La historia

Macedonia Historia - Historia

Macedonia Historia - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A lo largo de su historia, el actual territorio de Macedonia ha sido una encrucijada tanto para los comerciantes como para los conquistadores que se movían entre el continente europeo y Asia Menor. Cada una de estas potencias en tránsito dejó su huella en la región, dando lugar a una rica y variada tradición cultural e histórica.

El antiguo territorio de Macedonia incluía, además de las áreas de la actual Macedonia, gran parte del actual norte de Grecia y el suroeste de Bulgaria. Este antiguo reino alcanzó su apogeo durante el reinado de Alejandro III ("el Grande"), quien extendió la influencia de Macedonia sobre la mayor parte de Asia Menor, el Levante, Egipto, Mesopotamia, Persia e incluso partes de la India. Después de la muerte de Alejandro en el 323 a. C., el Imperio de Macedonia declinó gradualmente, hasta que fue conquistado en el 168 a. C. y los romanos lo convirtieron en provincia en el 148 a. C.

Después de la caída del Imperio Romano Occidental, el territorio de Macedonia cayó bajo el control del Imperio Bizantino en los siglos VI y VII. Fue durante este período que grandes grupos de personas eslavas emigraron a la región de los Balcanes. Los serbios, búlgaros y bizantinos lucharon por el control de Macedonia hasta finales del siglo XIV, cuando el territorio fue conquistado por los turcos otomanos; permaneció bajo el dominio turco hasta 1912.

Después de más de cuatro siglos de gobierno, el poder otomano en la región comenzó a decaer y, a mediados del siglo XIX, Grecia, Bulgaria y Serbia competían por la influencia en el territorio. Durante este tiempo, surgió y creció un movimiento nacionalista en Macedonia. La segunda mitad del siglo XIX estuvo marcada por esporádicos levantamientos nacionalistas, que culminaron con el levantamiento de Ilinden del 2 de agosto de 1903. Los revolucionarios macedonios liberaron la ciudad de Krushevo y establecieron la efímera República de Krushevo, que fue sofocada por las fuerzas otomanas después 10 días. Tras la derrota de la Turquía otomana ante los países aliados de los Balcanes (Bulgaria, Serbia, Montenegro y Grecia) durante la Primera Guerra de los Balcanes en el otoño de 1912, los mismos aliados lucharon en la Segunda Guerra de los Balcanes por la división de Macedonia. El Tratado de Bucarest de agosto de 1913 puso fin a este conflicto al dividir el territorio entre Bulgaria, Grecia y Serbia. El Tratado de Versalles de 1919 sancionó la división de Macedonia entre el Reino de los serbios, croatas y eslovenos, Bulgaria y Grecia. A raíz de la Primera Guerra Mundial, la Macedonia de Vardaria (la actual zona de Macedonia) se incorporó al recién formado Reino de los serbios, croatas y eslovenos.

Durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial, Bulgaria e Italia ocuparon Macedonia. Muchas personas se unieron a movimientos partidistas durante este tiempo y lograron liberar la región en 1944. Después de la guerra, Macedonia se convirtió en una de las repúblicas constituyentes de la nueva República Federativa Socialista de Yugoslavia bajo el mando del mariscal Tito. Durante este período, florecieron la cultura y el idioma macedonios.

A medida que el comunismo cayó en toda Europa del Este a fines del siglo XX, Macedonia siguió a sus otras federaciones asociadas y declaró su independencia de Yugoslavia a fines de 1991. La nueva constitución macedonia entró en vigencia el 20 de noviembre de 1991 y pidió un sistema de gobierno basado en un parlamentario. democracia. El primer gobierno de coalición elegido democráticamente fue dirigido por el primer ministro Branko Crvenkovski de la Unión Socialdemócrata de Macedonia (SDSM) e incluyó al Partido para la Prosperidad Democrática (PDP), de etnia albanesa. Kiro Gligorov se convirtió en el primer presidente de una Macedonia independiente.

Macedonia fue la única república de la ex Yugoslavia cuya secesión en 1991 no se vio empañada por conflictos armados étnicos o de otro tipo. Durante el período yugoslavo, la identidad étnica macedonia se manifestó en el sentido de que la mayoría de la población eslava de Macedonia se identificaba como macedonios, mientras que varios grupos minoritarios, en particular la etnia albanesa, buscaban conservar su propia cultura política y su idioma distintivos. Aunque las tensiones interétnicas hervían a fuego lento bajo la autoridad yugoslava y durante la primera década de su independencia, el país evitó los conflictos por motivos étnicos hasta varios años después de la independencia.

En las elecciones parlamentarias de noviembre de 1998, el SDSM perdió su mayoría. Surgió un nuevo gobierno de coalición bajo el liderazgo del primer ministro Ljubco Georgievski de la Organización Revolucionaria Interna de Macedonia-Partido Democrático para la Unidad Nacional de Macedonia (VMRO-DPMNE). La coalición inicial incluía al Partido Democrático de Albanos (DPA), de etnia albanesa.

Kiro Gligorov, el primer presidente de una Macedonia independiente, también fue el primer presidente de una ex república yugoslava en renunciar a su cargo. Su presidencia terminó en noviembre de 1999 después de 8 años en el cargo, de acuerdo con los términos de la constitución macedonia. Gligorov fue sucedido por el ex viceministro de Relaciones Exteriores Boris Trajkovski (VMRO), quien derrotó a Tito Petkovski (SDSM) en la segunda vuelta de las elecciones para la presidencia el 14 de noviembre de 1999. La elección de Trajkovski fue confirmada por un voto parcial del 5 de diciembre de 1999. -votar en 230 colegios electorales, que la Corte Suprema de Macedonia ordenó debido a irregularidades electorales.

Los agravios de las minorías étnicas rápidamente comenzaron a ganar vigencia política a fines de 2000, lo que llevó a muchos miembros de la comunidad étnica albanesa de Macedonia a cuestionar la protección de las minorías bajo el gobierno y su participación en él. Las tensiones estallaron en hostilidades abiertas en Macedonia en febrero de 2001, cuando un grupo de personas de etnia albanesa cerca de la frontera con Kosovo llevó a cabo provocaciones armadas que pronto se convirtieron en una insurgencia. Con el fin de luchar por mayores derechos civiles para las personas de etnia albanesa en Macedonia, el grupo se apoderó del territorio y lanzó ataques contra las fuerzas gubernamentales. Muchos observadores atribuyeron otros motivos al llamado Ejército de Liberación Nacional (NLA), incluido el apoyo a la criminalidad y la afirmación del control político sobre las áreas afectadas. La insurgencia se extendió por el norte y el oeste de Macedonia durante el primer semestre de 2001. Bajo mediación internacional, se negoció un alto el fuego en julio de 2001, y la coalición gubernamental se amplió en julio de 2001 para incluir a los principales partidos de oposición.

La coalición ampliada de líderes políticos gobernantes de etnia macedonia y etnia albanesa, con la facilitación de diplomáticos de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), negoció y luego firmó el Acuerdo Marco de Ohrid en agosto de 2001, que puso fin a los combates. El acuerdo pedía la implementación de cambios constitucionales y legislativos, que sientan las bases para la mejora de los derechos civiles de los grupos minoritarios. El parlamento macedonio adoptó los cambios constitucionales descritos en el acuerdo en noviembre de 2001. La gran coalición se disolvió tras la firma del Acuerdo Marco de Ohrid y la aprobación de nuevas enmiendas constitucionales. Actualmente se están realizando esfuerzos para implementar las disposiciones restantes del Acuerdo Marco de Ohrid con asistencia internacional. Una coalición liderada por el primer ministro Georgievski, que incluía al DPA y varios partidos más pequeños, terminó la legislatura.

En las elecciones de septiembre de 2002, una coalición preelectoral dirigida por el SDSM ganó la mitad de los 120 escaños del parlamento. Branko Crvenkovski fue elegido Primer Ministro en coalición con el partido Unión Democrática para la Integración (DUI) de etnia albanesa y el Partido Liberal-Democrático (PLD).

El 26 de febrero de 2004, el presidente Trajkovski murió en un accidente aéreo. Las elecciones presidenciales se celebraron el 14 y 28 de abril de 2004. El entonces primer ministro Branko Crvenkovski ganó las elecciones y fue investido presidente el 12 de mayo de 2004. El parlamento eligió a Hari Kostov, ex ministro del Interior, como primer ministro el 2 de junio de 2004.

MAS HISTORIA


Rica en historia y despojada de ella: artefactos robados de Macedonia

Cerca de 3.000 artefactos históricos registrados y no registrados han sido sacados ilegalmente de Macedonia por ejércitos invasores y organizaciones criminales. Algunos de los objetos más impresionantes se conservan en museos de todo el mundo y colecciones privadas.

Durante las guerras de los Balcanes, los ejércitos y agentes del estado griegos, serbios y búlgaros viajaron a Macedonia en busca de información sobre sitios arqueológicos e iglesias que contienen valiosos artefactos.

Objetos ceremoniales y religiosos, iconos cristianos y tallas de madera, escrituras religiosas, estatuas antiguas, joyas, cascos antiguos y más se pueden encontrar en los museos de Atenas, Belgrado y Sofía.

Según las investigaciones de las autoridades macedonias, alrededor de 10.000 artefactos religiosos fueron robados de Macedonia hasta 2014.

Traer estos artefactos de regreso a casa es una batalla cuesta arriba & # 8211 quizás una tarea imposible, sin embargo, Macedonia Times hará el gesto simbólico de presentar algunos de los objetos más singulares y la historia detrás de su robo.


Compartir este:

Como esto:


Macedonia del Norte: Historia

Tras el fin del dominio del Imperio Otomano, Macedonia se divide entre la actual Serbia, Bulgaria y Grecia.

Macedonia está ocupada por Bulgaria durante la Primera Guerra Mundial.

Tras el final de la Primera Guerra Mundial, Macedonia se convierte en parte de Serbia, que se une al Reino de los serbios, croatas y eslovenos.

El Reino de los serbios, croatas y eslovenos pasa a llamarse Reino de Yugoslavia.

La Alemania nazi invade Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la derrota de los nazis. Se establece la federación socialista yugoslava.

Macedonia se convierte en una de las repúblicas de la nueva República Federativa Socialista de Yugoslavia. Las otras repúblicas incluyen Serbia, Eslovenia, Montenegro, Croacia y Bosnia.

Macedonia se declara independiente tras un referéndum de votantes. Grecia se niega a reconocer a la nación, ya que se opone al nombre de Macedonia, que es el nombre de una de sus propias provincias.

Grecia impone restricciones comerciales a Macedonia como parte de la disputa por el nombre.

Grecia reconoce la independencia de Macedonia y levanta las restricciones comerciales.

Macedonia se convierte en candidata a la adhesión a la Unión Europea.

Macedonia cambia oficialmente su nombre a "Macedonia del Norte".

Macedonia del Norte firma un protocolo de adhesión para convertirse en estado miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).


Macedonia del Norte, Grecia: reescritura de la historia después de Prespa

Más de 2.000 años después de la muerte de Alejandro Magno, dos adolescentes que llevaban el nombre del legendario conquistador reclamaron su legado.

“Alejandro el Grande es nuestro héroe”, dijo Aleksandar *, de 16 años, de la ciudad de Bitola en Macedonia del Norte, cerca de la frontera con Grecia. Si bien Grecia tenía a Aristóteles y Sófocles, dijo el adolescente, la herencia de Alejandro Magno, "el rey de la antigua Macedonia", pertenecía a su país.

A 30 minutos en auto de Bitola, al otro lado de la frontera en la aldea griega de Niki, Alexandros, de 16 años, insistió en que Alejandro Magno era un héroe griego - "hablaba el idioma griego" - y desestimó la afirmación de Macedonia del Norte sobre su legado. . "No he visto sus libros de texto, pero algunas personas dicen que están robando nuestra historia", dijo.

Desde los Balcanes occidentales hasta el Medio Oriente y Asia central, el legado de Alejandro Magno sobrevive en el folclore, las monedas antiguas, los monumentos en ruinas y en los nombres otorgados a un puñado de ciudades e innumerables niños varones. Sin embargo, en ninguna parte se cuestiona el legado del conquistador como en la región donde comenzó su imperio.

Alexandros vive en la provincia de Macedonia en el noroeste de Grecia, hogar del lugar de nacimiento de Alejandro Magno. Aleksandar es ciudadano de Macedonia del Norte, el país vecino que surgió de la desintegración de Yugoslavia en 1991.

El nombre de la república recientemente independiente, Macedonia, encendió una disputa de décadas con Grecia, bloqueando su camino hacia la Unión Europea (UE) y enredando su destino en cuestiones de identidad e historia antigua.

La disputa se resolvió oficialmente hace dos años el 17 de junio de 2018, cuando los mandatarios de ambos países ratificaron el Acuerdo de Prespa, llamado así por el lago cuyas orillas acogió la ceremonia de firma.

El nombre, Macedonia del Norte, se acordó como un compromiso para calmar los temores griegos de que su vecino del norte tuviera planes territoriales sobre su provincia noroccidental. Mientras tanto, el pueblo de Macedonia del Norte conservaba el derecho a referirse a sí mismo y a su idioma como "macedonio".

Y lo que es más importante, Grecia puso fin a su oposición a la solicitud de adhesión a la UE que había estado estancada durante mucho tiempo.


La firma del Acuerdo de Prespa en junio de 2018 marcó la culminación de años de diplomacia. Foto: EPA-EFE / NIKOS ARVANITIDIS

Entre otras disposiciones, el Acuerdo de Prespa preveía la formación de una comisión conjunta para revisar aspectos del currículo de historia en cada país que son disputados por el otro. Durante el último siglo, comisiones bilaterales similares han ayudado a Francia y Polonia a llegar a un acuerdo con Alemania sobre la enseñanza de su pasado problemático compartido.

Esta historia de BIRN, basada en entrevistas con historiadores y miembros de la comisión, examina cómo las diferencias en el pasado distante se han visto atrapadas en las corrientes de la diplomacia en los Balcanes. La mayoría de estas diferencias aún deben resolverse porque el trabajo de los historiadores de la comisión conjunta ha dependido de los ciclos electorales nacionales y del incierto progreso de Macedonia del Norte hacia la adhesión a la UE.

"Para los historiadores macedonios, la principal motivación para participar en este proceso radica en el hecho de que podría facilitar la entrada de su país en la Unión Europea", dijo Ulf Brunnbauer, director académico del Instituto Leibniz de Estudios de Europa Oriental y Sudoriental en Ratisbona. , Alemania. "Si la estructura de oportunidades cambia, todo se va a pique".

"Reproducir estereotipos dañinos"

Si bien el acuerdo de Prespa fue aclamado por la UE, resultó impopular en ambos lados de la frontera, lo que provocó protestas callejeras de nacionalistas y grupos de extrema derecha. Debilitado por las acusaciones de traición, ninguno de los gobiernos que ratificó el acuerdo sigue en el cargo.

El hecho de que el acuerdo en sí haya perdurado estos dos años es testimonio del trabajo de sus partidarios y de la extraordinaria influencia de la UE en la región. Sin embargo, su supervivencia está lejos de estar asegurada.

Macedonia del Norte solicitó su adhesión a la UE en 2004 y fue reconocida oficialmente como candidata al año siguiente. Sin embargo, se le prohibió embarcarse en las negociaciones de adhesión, el siguiente paso hacia la adhesión, debido a la disputa sobre su nombre con Grecia.

Cuando un nuevo gobierno, encabezado por el primer ministro Zoran Zaev, firmó el Acuerdo de Prespa en 2018, calculó que el costo político interno de un acuerdo impopular sería superado por los beneficios percibidos de superar un obstáculo para la UE.

Pero en los dos años transcurridos desde la firma del acuerdo, han aparecido nuevos obstáculos que ponen en duda el objetivo de la adhesión a la UE y, por tanto, la viabilidad de Prespa.

Se esperaba ampliamente que una reunión en la cumbre de líderes de la UE en octubre pasado recompensara la apuesta política de Zaev al iniciar conversaciones de adhesión con Macedonia del Norte.

El hecho de que la cumbre no lo hiciera, ante el veto de Francia, reveló que los países más poderosos del bloque se habían enfrentado a su mayor proyecto de política exterior: la expansión a los Balcanes Occidentales.

Aunque la UE revocaría su decisión este año, habiendo aplacado las preocupaciones de Francia, el retroceso temporal subrayó la fragilidad de las esperanzas de adhesión de Macedonia del Norte.

Para los macedonios, sirvió como un recordatorio de que cualquiera de los 27 miembros de la UE podría usar el veto, o la mera amenaza de veto, en cualquier momento durante un largo proceso de adhesión como herramienta para obtener concesiones o para obtener ventajas políticas internas. .


Los manifestantes nacionalistas y de extrema derecha se enfrentaron con la policía antidisturbios griega en la ciudad de Salónica. Foto: EPA-EFE / ORESTIS PANAGIOTOU

Los macedonios también se han visto envueltos en una disputa de larga data sobre el pasado con su vecino del este, Bulgaria. En 2018, ambos países establecieron una comisión conjunta para discutir la revisión de los libros de texto de historia.

Al igual que Grecia, Bulgaria es miembro de la UE, con el poder de vetar a nuevos miembros. Aunque ha apoyado abiertamente las esperanzas de la UE en Macedonia del Norte, sus poderes de veto le otorgan cierta influencia en los argumentos a lo largo de la historia.

La disputa entre los dos países se ha centrado una vez más en una única figura del pasado, reivindicada por ambos países como propia: el héroe revolucionario Goce Delcev, que encabezó un levantamiento contra el dominio otomano a principios del siglo XX.

Petar Todorov, profesor asistente del Instituto de Historia Nacional de Skopje y miembro de la delegación macedonia en la comisión con Bulgaria, dijo que estaba "triste" que el gobierno búlgaro "negara la identidad étnica y cultural de su nación más cercana".

Dijo que era necesario revisar la enseñanza de la historia en los Balcanes, incluido su propio país. "Los planes de estudio escolares en la región reproducen estereotipos dañinos sobre otras culturas, lo que genera nacionalismo y discurso de odio ... Es hora de dejar atrás los enfoques etnocéntricos tradicionales y despolitizar la forma en que enseñamos el pasado".

Es probable que las demandas del Acuerdo de Prespa se debatan de nuevo a medida que Macedonia del Norte se prepara para las elecciones de este verano. Aunque el partido opositor VMRO-DPMNE ha suavizado su oposición al acuerdo, ha dejado abierta la posibilidad de renegociar el pacto, en caso de que surja la oportunidad.

"Historia como ideología nacional"

La agitación política y los movimientos de población a gran escala han sido un sello distintivo de la historia de los Balcanes. El colapso del imperio otomano, la Primera y la Segunda Guerra Mundial y las guerras de los Balcanes a principios y finales del siglo XX fueron acompañadas de enormes migraciones, tanto voluntarias como forzadas.

Como resultado, los estados nacionales forjados a lo largo de líneas étnicas y lingüísticas todavía contienen grandes minorías étnicas y lingüísticas. Tanto Bulgaria como Grecia, por ejemplo, han acogido en su territorio a minorías que se consideran étnicamente macedonias. La propia Macedonia del Norte tiene una importante minoría étnica albanesa, que representa aproximadamente una cuarta parte de la población.

“En un contexto europeo, los Balcanes se caracterizan por un alto grado de discontinuidad política”, dijo a BIRN Brunnbauer, del Instituto Leibniz de Estudios de Europa del Este y Sudeste de Ratisbona. “Como contrarrespuesta, creo que muchas personas han desarrollado mitos de ascendencia que se remontan a la antigüedad e incluso más allá.

Quieren defender la idea de continuidad, decir que sus antepasados ​​vinieron de este lugar y, por lo tanto, es su lugar, incluso si saben que sus antepasados ​​vinieron de otro lugar ”.


El líder macedonio Zoran Zaev (izquierda) y el primer ministro búlgaro Boyko Borissov (derecha) rinden homenaje a Goce Delcev, un revolucionario que resistió el dominio otomano. Foto: EPA-EFE / GEORGI LICOVSKI.

Esta actitud a menudo se reflejaba en los libros de texto de la región, dijo Brunnbauer, donde la historia era poco más que una forma de "ideología para justificar el estado". Como resultado, dijo, las narrativas históricas oficiales a menudo estaban "en total conflicto con la realidad étnica, demográfica, social e histórica de los Balcanes".

Desde la época de Alejandro Magno, el territorio de la actual Macedonia del Norte ha sido parte de los imperios romano, bizantino y otomano, por nombrar solo algunos. En los últimos 100 años, también se ha gobernado desde las capitales de las actuales Serbia y Bulgaria.

Según Brunnbauer, países como Macedonia del Norte enfrentan un problema adicional al forjar una historia nacional. “Habiendo alcanzado la estadidad más tarde que otros”, dijo, “están en desventaja porque todo lo que les es querido ya se lo han quitado otros”.

Vecinos lejanos

La plaza principal de Skopje, la capital de Macedonia del Norte, está dominada por una enorme estatua de un guerrero a caballo, moldeada con la popular imagen de Alejandro Magno.

Otras estatuas, que surgen de fuentes iluminadas por focos, parecen mostrar al padre y a la madre del conquistador.

Estos monumentos a un pasado antiguo se construyeron hace apenas una década como parte de un cambio de imagen neobarroco de los espacios públicos de Skopje, llevado a cabo por el gobierno liderado por VMRO-DPMNE que precedió a la coalición liderada por los socialdemócratas de Zaev.

Grecia trató los nuevos monumentos como una incursión a su herencia helénica, una forma de apropiación cultural, y una señal más de que su vecino del norte tenía intenciones sobre su provincia.

"El pueblo de Macedonia del Norte debería decir con orgullo que sus orígenes son eslavos [en lugar de helénicos]", dijo Markos Bolaris, viceministro de Relaciones Exteriores del ex gobierno griego de Syriza y exjefe de la delegación griega en el comité conjunto de revisión libros de texto de historia.

"En cambio, se ha creado una mitología política en Macedonia del Norte para objetivos geopolíticos y geoestratégicos".


La construcción de Skopje de una estatua parecida a Alejandro el Grande fue considerada una provocación por Grecia. Foto: EPA / GEORGI LICOVSKI

Sin embargo, los historiadores de Macedonia del Norte apuntan a artefactos y registros antiguos para respaldar su reclamo sobre el legado de Alejandro Magno. "Decenas de miles de monedas de los reyes macedonios están esparcidas por el territorio del país", dijo Viktor Lilchic, profesor de arqueología en la Universidad St Cyril and Methodius en Skopje.

Alejandro el Grande, agregó, también había construido varios fuertes en tierras que hoy pertenecían a Macedonia del Norte.

Las delegaciones de Grecia y Macedonia se han reunido un total de cuatro veces desde que se firmó el Acuerdo de Prespa. Dado que la composición de cada delegación la decide su respectivo gobierno, el trabajo de la comisión se ha visto ralentizado por los ciclos electorales. Su sesión más reciente, en mayo de 2019, fue seguida por una pausa para las elecciones griegas del verano pasado.

Las decisiones de la UE sobre la apertura de conversaciones de adhesión con Macedonia del Norte, así como la pandemia de coronavirus, provocaron más retrasos. El trabajo de la comisión conjunta está ahora en suspenso mientras Macedonia del Norte se prepara para otra elección, programada para el 15 de julio.

Las elecciones fueron convocadas por el gobierno de Zaev el año pasado, después de que la UE rechazara su solicitud para abrir conversaciones de adhesión.

No es sorprendente que el debate sobre la antigüedad dominó las primeras reuniones de la comisión conjunta para la revisión de los libros de texto de historia. "Los representantes de Skopje fueron bastante vocales", recuerda Spyridon Sfetas, profesor de historia en la Universidad Aristóteles de Tesalónica en Salónica, quien asistió a las reuniones como miembro de la delegación griega.

“Presentamos nuestras líneas rojas en la mesa. Lo más importante para nosotros fue separar a los macedonios actuales de los macedonios antiguos ”, dijo a BIRN. “Es ridículo buscar la continuidad histórica entre los dos”.

Un comunicado oficial de la delegación macedonia dijo que no estaba comentando sobre la comisión debido a "la sensibilidad del proceso de negociación". Los miembros individuales de la delegación contactados por BIRN se hicieron eco de esto, diciendo que no estaban autorizados a hablar con la prensa.

Sin embargo, los documentos vistos por BIRN sugieren que los negociadores macedonios pidieron que los libros de texto de historia griega mencionen su país y su pasado con mayor detalle.

Sfetas reconoció que el plan de estudios de Grecia tendía a enfatizar sus vínculos con Europa sobre cualquier vínculo con los Balcanes. "Los estudiantes griegos ni siquiera saben que había un estado llamado Yugoslavia", dijo. “Los Balcanes nos son desconocidos. Podemos ser vecinos, pero estamos distantes ... Ahora debemos escribir algo sobre la historia de la región ”.


Una estatua de Alejandro Magno domina el puerto de Salónica, Grecia. Foto: EPA-EFE / DIMITRIS TOSIDIS

Construcción de continuidad

Todor Cepreganov, un historiador macedonio que ha producido libros de texto para el ministerio de educación, criticó el trabajo de la comisión, argumentando que la noción misma de negociar sobre la verdad histórica era errónea. “La historia es una ciencia de los hechos, no hay líneas rojas en la historia. Las líneas rojas solo existen en política, y estas comisiones son políticas ”.

Sin embargo, un experto internacional en el uso de comisiones conjuntas para revisar libros de texto enfatizó que el proceso depende inevitablemente de las condiciones políticas, y que la selección de los miembros de la comisión constituye en sí misma un acto político. “Es obvio si alguien [un miembro potencial de la comisión] está dispuesto y es capaz de hacer cambios o si opondrá resistencia”, dijo Falk Pingel, profesor del Instituto George Eckert para la Investigación Internacional de Libros de Texto, con sede en Alemania.

Según Brunnbauer, del Instituto Leibniz de Estudios de Europa del Este y Sudeste, la comisión debería tener cuidado de no centrarse en cuestiones de verdad histórica, especialmente cuando la historia en cuestión tiene varios miles de años. “Cuanto más retrocedemos en el pasado, más dificultades tenemos para encontrar las fuentes adecuadas”, dijo. "Hay muchas cosas que no podemos saber".

Dijo que había una tendencia entre los responsables de la formulación de políticas detrás de comisiones similares a creer que "si pudieran obtener los hechos correctos, establecerían una verdad conjunta". Sin embargo, la historiografía moderna era “muy consciente del hecho de que no hay una verdad, sino diferentes perspectivas que se pueden emplear ... Además, las narrativas cambian con los tiempos, por lo que lo que hoy consideramos la verdad podría ser muy diferente en 20 años . "

Brunnbauer, que no participó en la comisión conjunta, se mostró particularmente escéptico ante cualquier intento, ya sea por parte de griegos o macedonios, de reclamar una “línea directa de continuidad” entre las poblaciones actuales y las que vivieron allí en la antigüedad. “En una región caracterizada por grandes migraciones y migraciones forzadas y todo tipo de procesos de asimilación”, dijo, “simplemente no es concebible que alguien pueda reclamar la ascendencia de alguien que vivió allí hace más de 2.000 años”.

La comisión cumplirá mejor su propósito, argumentó, si se enfocara en ayudar a los escolares de ambos países a apreciar las perspectivas de los demás. En este caso, los libros de texto de historia podrían “argumentar que la antigüedad es importante para la identidad nacional, para la construcción de la continuidad”.

“En el mejor de los casos, estos proyectos pueden crear empatía”, dijo a BIRN. “Pueden ayudarnos a comprender por qué los miembros de una nación diferente tienen una visión diferente de una historia que también consideramos nuestra historia”, dijo a BIRN.


Esta breve historia de Grecia se compila aquí como una introducción a los lectores web y para proporcionar los antecedentes históricos que & rsquos necesitaba para apreciar todos los temas de la civilización griega antigua. No fue una tarea fácil comprimir la historia de la Antigua Grecia en un formato conciso que fuera apropiado tanto para la lectura en línea como para una descripción general precisa del tema. Esta historia se divide en las principales eras de la historia griega:

Mitología

La Acrópolis de Atenas

Si buscamos una ubicación, un símbolo general que defina el mayor logro de la civilización griega que define su esplendor, sin duda llegaríamos a la Acrópolis de Atenas. En parte porque Atenas siempre estuvo a la vanguardia de los logros griegos, pero sobre todo porque el arte y la arquitectura en la roca árida representan la conclusión lógica de casi mil años de desarrollo cultural. La Historia de la Acrópolis se divide aquí en los siguientes temas:

El ágora de Atenas

Desde el siglo VI y hasta el siglo II a. C., el Ágora como corazón del gobierno, como lugar público de debate, como lugar de culto y como mercado, jugó un papel central en el desarrollo de los ideales atenienses y proporcionó un ambiente saludable donde el sistema político democrático único dio sus primeros pasos vacilantes en la tierra.

Delphi

Delfos estuvo habitada desde la época micénica (siglos XIV-XI a.C.) por pequeños asentamientos dedicados a la deidad Madre Tierra. La adoración de Apolo como dios de la luz, la armonía y el orden se estableció entre los siglos XI y IX. Lentamente, durante los siguientes cinco siglos, el santuario creció en tamaño e importancia. Durante el siglo VIII. ANTES DE CRISTO. Delphi se hizo conocido internacionalmente por los poderes Oraculares de Pythia.

Dodona

Dodona es un importante oráculo griego antiguo, segundo en fama solo después de Delfos. Se encuentra en un paso estratégico en las laderas orientales del imponente monte Tomaros, cerca de la moderna ciudad de Ioannina en el oeste de Epiros. Estaba dedicado a Zeus y Dione, y los griegos creían que era el más antiguo de los oráculos.

Historia de la Creta minoica

La evidencia arqueológica da testimonio de la habitación de la isla desde el séptimo milenio a.C.Después del quinto milenio a.C. encontramos la primera evidencia de cerámica hecha a mano que marca el comienzo de la civilización Evans, el famoso arqueólogo que excavó en Knossos, llamado & quotMinoico & quot en honor al legendario rey. Minos.

Cultura minoica

Historia de Olimpia

El santuario de Olimpia (Ολυμπία) está situado en un valle sereno y fértil entre los ríos Alpheios y Kladeos en el oeste del Peloponeso, en Elis. Fue sede de los Juegos Olímpicos durante mil años en la antigüedad.

Los juegos Olimpicos

Para los antiguos griegos, los Juegos Olímpicos existían desde tiempos míticos, pero no se puede identificar con certeza ningún momento definitivo de su inauguración. La primera Olimpiada se celebró en 776 a. C., y este es el año que proporciona la primera cronología precisa de la historia griega. Los Juegos Olímpicos se llevaron a cabo cada cuatro años durante la segunda (o posiblemente la primera) luna llena en agosto, y las festividades duraron cinco días.


Contenido

Como muchos países. los países modernos de Macedonia y Grecia estaban habitados por pueblos en guerra. Finalmente, estas tribus formaron reinos dentro del área conocida como Grecia y Macedonia. Las principales etnias surgieron en la región, los minoicos, búlgaros, tracios, dorios y micénicos. Los griegos y macedonios de hoy en día. Felipe II formó el Reino de Macedonia, una ciudad-estado del norte de Grecia. Alejandro Magno era el hijo de Felipe II, que conquistó uno de los territorios más grandes de la historia derrotando a los persas, uno de los grandes rivales de los griegos. Más al norte, los eslavos comenzaron a acumularse en el año 680 d.C. En 1014, los macedonios derrotaron a Bulgaria.

SR Macedonia de Yugoslavia

Cuando se formó Yugoslavia, Macedonia se convirtió en parte de Yugoslavia. Aunque Macedonia era una región, el área de la parte norte de la región conocida como "Macedonia" fue anexada por Yugoslavia mientras que la parte sur fue anexada por Grecia. Cuando se formó la Segunda Yugoslavia como resultado de la ayuda de la Unión Soviética, Macedonia existía como SR Macedonia, que estaba bajo control soviético, aunque Yugoslavia era un país independiente.

Reclamación griega del nombre "Macedonia"

Macedonia había estado usando el símbolo griego antiguo que era una estrella solar amarilla. La República de Macedonia también había estado adoptando símbolos griegos antiguos que los griegos consideraban una provocación y un fraude. El gobierno griego, así como la gente del sur y el centro de Macedonia, demandaron al gobierno macedonio como resultado. El 11 de septiembre de 1995 en la ciudad de Nueva York, políticos y delegados de Grecia, Yugoslavia, Bulgaria y la Unión Soviética se reunieron para discutir las políticas de nombres. During the first meet on September 11, it was decided that SR Macedonia keep its name and be referred to as "SR Macedonia". In the second meeting on September 12, it was decided that Macedonia be annexed to Greece. On September 13, 1995 it was decided that Macedonia would become an independent country.The political capital was moved from Skopje to Thessaloniki, the capital of Macedonia as it was when it was a Greek province. The Soviet Union, Bulgaria and the United States paid a total of $120,000,000 to the Greek, Macedonian, Yugoslavian and Bulgarian governments to grant Macedonia its independence. The region known as macedonia which had been divided amongst Yugoslavia, Greece and Bulgaria was now an independent country. Greeks were put into power and decided to restore Greece's old monarchy-system.

Under the Meurius Administration 1995-2000

Soon after Macedonian independence, the new government of Macedonia began a pogrom to Hellenize the country and purge it of Slavic influence. Macedonia's new Prime Minister, Chilon Meurius of the right-wing Macedonian Nationalisty (Greek: Μακεδονικό Εθνικιστικό Κόμμα) Party ordered that "Macedonian language" be officially used for the Hellenic language spoken in the southern and central parts, and banned Slavic Macedonian from being spoken in public the country. Meurius also ordered that all political candidates for any position, including military and law enforcement must be fluent in Greek.

In addition, Meurius ordered that the Slavic Macedonian language cease being referred to as "Macedonian", and ordered it to be labelled as Bulgarian, due to the identical similarities between the two languages. However, the Bulgarian government opposed the idea, recognizing Slavic Macedonian as a separate language. 

Post-Meurius Era 2000-present

Protests became widespread in Macedonia to oust Chilon Meurius out of power. In 2000, the Macedonian Parliament held a voting referendum on whether to impeach Meurius, out of a voting body of 200. Members of the European Union and the United Nations also pressured Meurius to step down. On October 13, 2000, the results were in, Meurius was unable to get past 101 supporting votes, 154 votes were in favor of him getting impeached while 46 supported him to remain Prime Minister until the 2001 federal elections.

Chilon Meurius was officially impeached as a result. An emergency election was held to vote for an interim Prime Minister, an election which was won by Hyginos Linus, of the center-right Justice Party of Macedonia. 

In the 2001 federal elections, Hyginos Linus was replaced by the victorious candidate Nereus Theron of the Macedonian Nationalist Party. Theron promoted Macedonian nationalism, and worked to "unite" both Greek Macedonians and Slavic Macedonians of the country under one national banner. Theron stated that both Greeks and Slavs are extremely important to Macedonia's history, and that both cultures shaped Macedonia under a common Orthodox culture.

Theron also increased military budget-spendings, and collaborated with Russia, seeing Russia as an important ally, a move highly supported by Slavic Macedonians. While Theron participated in the Iraqi War on the side of the coalition against Saddam Hussein, he stated that his anti-Israel stance, claiming that the Israeli government was persecuting Orthodox Christians. This led to the Skopje Bombings of 2004, committed by Jewish extremists. As a result, political relations between Israel and Macedonia turned sour. Macedonian tourists in Jerusalem and Palestine's various Orthodox monastaries underwent frequent harrassment by Israeli authorities.

Due to this, Theron placed the Jewish communities in Macedonia under strict military supervision, enacting curfews and punishments for those who violated the curfews. In addition, a total of five Jewish temples across the nation were reported to have been shut down, after being raided by Macedonian soldiers and police.

Cities across Macedonia began banning Jews from running for any public positions. 

In 2007, Gjorge Ivanov won the federal elections and became the first Slavic leader of the country ever since Macedonia's days as a Yugoslav state. Under the Ivanov Administration, the Macedonian government worked to develop closer ties with Russia. This led to suspicions that Ivanov was going to try to destroy the Hellenic culture of Macedonia, and replace it with Slavic influence. However, Ivanov stated that his strong allyiance with Russia was for military means, and not anti-Hellenic sentiments.


Government Structure

Macedonia’s parliament, the Sobranie, consists of a single house with 120 members who are elected to four-year terms. Elections to the Macedonian parliament are based on proportional representation using an open party list system. In this type of election voters vote for lists of candidates—which are drawn up by political parties or coalitions before the election—as well as for individual candidates on each list. There are six election districts in Macedonia that each elect twenty representatives, so each party can draw up six lists (one for each district) that can have as many as twenty names on each. Then, when the votes are counted, each party is allocated seats based on the number of votes it received in each district. Macedonia uses the D’Hondt method, a complex mathematical process, for allocating the seats, but the end result is that the parties that received the most votes get the most seats. The seats allocated to each party are then filled by the candidates on the party’s list who received the most individual votes.

The party or coalition that receives the largest number of seats in the Sobranie has the power to elect a prime minister, who chooses a cabinet of ministers to help him or her exercise executive power. Unlike in most parliamentary democracies, in Macedonia the prime minister and his cabinet are not chosen from the members of the parliament.

The president is elected directly by the people to a five-year term of office. Presidential elections generally take place in two rounds. If no candidate receives a majority of the vote in the first round, the top two finishers from that round go head-to-head in a second round. The president’s powers are limited—most executive power lies with the prime minister and the cabinet—but the president is the commander-in-chief of the country’s armed forces. A person can serve no more than two terms in a row as president.

Macedonia has two high courts: a Constitutional Court and a Supreme Court. The Constitutional Court protects Macedonians’ constitutional rights, including the right to free speech ensures that Macedonians are not discriminated against based upon their race, religion, or other such factors and resolves disputes between the legislative, executive, and judicial branches of the government. The Supreme Court is the highest appeals court in the country, with responsibility for hearing cases that have been appealed from the three Courts of Appeal. Beneath the Courts of Appeal are twenty-seven Courts of the First Instance, which is where legal cases are first heard. All of the courts are overseen by the Judicial Council of the Republic, a seven-person committee elected by the Parliament. This council nominates judges, who are then confirmed by Parliament. Most judges are elected for life. The exceptions are the judges of the Constitutional Court, who are permitted to serve only a single nine-year term.

At the local level, Macedonia is divided into eighty-five opstini (municipalities) that are self-governing in regards to affairs within each opstina.


Macedonia - History

A common aphorism in the Balkans suggests the region "has so much history, it doesn't need a future." Nowhere is the weight of history more profound than in Macedonia, where the burden of the past intrudes into every human effort made toward building the present. Macedonia and its surrounding area are so rich in history that it seems impossible to summarize. Throughout its history, the present-day territory of Macedonia has been a crossroads for both traders and conquerors moving between the European continent and Asia Minor. Each of these transiting powers left its mark upon the region, giving rise to a rich and varied cultural and historical tradition.

Although much has been written about Macedonia, for many years every writer on the subject of Macedonia extended his own definition to such territorial area as seemed convenient or expedient to him to include within her borders. In the 19th Century, the widest definition of Macedonia was furnished by the Bulgars. This was because in the eyes of the Bulgars the frontiers of Macedonia proper were too narrow for their extensive pretensions in the Balkan Peninsula. Several Bulgarian writers even went so far as to include practically the whole of the Turkish Empire in Europe under the head of Macedonia. Non-Bulgarian writers on the subject likewise enlarged the definition of Macedonia, either from ignorance, or out of political consideration for this country or that, or because they took their cue from the Bulgars, or because it did not occur to them to devote special study to the definition of what ought to be understood under Macedonia, and to establish this by critical investigation.

The liberation of Serbia and Greece entailed many changes in the geographical conceptions of the Balkan Peninsula. Cartographers were confused because the old geographical names ceased to tally with the names of new States. Even the Balkan Peninsula was without a name since then, for the whole of its extent had been called 'the Ottoman Empire in Europe,' 'European Turkey,' etc., because with small exceptions it all belonged to Turkey.

In the 21st Century, the question of "where is Macedonia?" remains, in the form of what has come to be called "the name issue". The position of the Government of Greece is that the area known as historical Macedonia refers to the Ancient Kingdom of Macedonia at the time of King Philip (4th century BC), father of Alexander the Great. Almost 90% of that territory is located today within the region of Greek Macedonia.

Geographical Macedonia in modern times (primarily since the latter part of the 19th century), refers to a wider geographical region in the Southern Balkans which lies today inside Greece, the Former Yugoslav Republic of Macedonia [FYROM], Bulgaria and Albania. The size of the Macedonian lands in four neighbouring countries is estimated today at approximately 66600 sq. klm, shared by Greece (33850 sq.k.), FYROM (25713 sq. k), Bulgaria (6450sq.k.) and the remaining area in Albania. The late 20th century breakdown of the Socialist Federal Republic of Yugoslavia and the emergence of the FYROM as an independent State triggered renewed concerns over the constitutional name and, more particularly, over the political purposes for which the Government of the FYROM has employed it. FYROM's present residents have no historical cultural or linguistic ties with ancient Macedonia.

Macedonia was long the center of Balkan woes. That unhappy land was a maelstrom into which wars had thrown fragments of all the Balkan peoples. There they were churned about and ground together until they were hopelessly intermingled. Mutually hostile Turks, Albanians, Slavs and Greeks, embittered by violent conflicts of religious and racial traditions, had been stewing together in this Balkan cauldron for centuries, but the melting pot produced only confusion and discord.

After the fall of the Western Roman Empire, the territory of Macedonia fell under the control of the Byzantine Empire in the 6th and 7th centuries. It was during this period that large groups of Slavic people migrated to the Balkan region. For over 2000 years many peoples fought against each other and against new invaders. Conquering peoples in turn were conquered and trampled into the dust by the victors.

In its earliest history, Macedonia was ruled by the Bulgars and the Byzantines, who began a long tradition of rivalry over that territory. Slavs invaded and settled Byzantine Macedonia late in the sixth century, and in AD 679 the Bulgars, a Turkic steppe people, crossed into the Balkans and directly encountered the Byzantine Empire. The Bulgars commingled with the more numerous Slavs and eventually abandoned their Turkic mother tongue in favor of the Slavic language. The Byzantines and Bulgars ruled Macedonia alternately from the ninth to the fourteenth century, when Stefan Dusan of Serbia conquered it and made Skopje his capital.

The Ottoman Turks conquered the territory in the 15th century it remained under Ottoman Turkish rule until 1912.In recent centuries, Macedonia furnished many of the battlefields on which Christians fought the Turks. Turkish misrule and tyranny, continued over hundreds of years, implanted greed, deceit, fear, distrust, and violence as common characteristics of the people. The only effective law in Macedonia is the law of force.

After more than four centuries of rule, Ottoman power in the region began to wane, and by the middle of the 19th century, Greece, Bulgaria, and Serbia were competing for influence in the territory. During this time, a nationalist movement emerged and grew in Macedonia. The latter half of the 19th century, continuing into the early part of the 20th century, was marked by sporadic nationalist uprisings, culminating in the Ilinden Uprising of August 2, 1903.

Macedonian revolutionaries liberated the town of Krushevo and established the short-lived Republic of Krushevo, which was put down by Ottoman forces after 10 days. Following Ottoman Turkey's defeat by the allied Balkan countries -- Bulgaria, Serbia, Montenegro, and Greece -- during the First Balkan War in autumn 1912, the same allies fought the Second Balkan War over the division of Macedonia. The August 1913 Treaty of Bucharest ended this conflict by dividing the territory between Bulgaria, Greece, and Serbia. The 1919 Treaty of Versailles sanctioned partitioning the geographic region of Macedonia among the Kingdom of Serbs, Croats, and Slovenes Bulgaria and Greece. In the wake of the First World War, Vardar Macedonia (the present-day area of the Republic of Macedonia) was incorporated into the newly formed Kingdom of Serbs, Croats, and Slovenes.

Throughout much of the Second World War, Bulgaria and Italy occupied Macedonia. Many citizens joined partisan movements during this time and succeeded in liberating the region in late 1944. Following the war, Macedonia became one of the constituent republics of the new Socialist Federal Republic of Yugoslavia under Marshall Tito. During this period, Macedonian culture and language flourished.

As communism fell throughout Eastern Europe in the late 20th century, Macedonia followed its other federation partners and declared its independence from Yugoslavia in late 1991. After independence, Prime Minister Nikola Kljusev remained Prime Minister, heading a government of experts, and Kiro Gligorov remained President. Macedonia was the only republic of the former Yugoslavia whose secession in 1991 was not clouded by ethnic or other armed conflict, although the ethnic Albanian population declined to participate in the referendum on independence. The new Macedonian constitution took effect November 20, 1991 and called for a system of government based on a parliamentary democracy. The first democratically elected coalition government was led by Prime Minister Branko Crvenkovski of the Social Democratic Union of Macedonia (SDSM).


Greek foreign minister Dora Bakoyani, a racist and denier of the existence of the Macedonians, does not know how to count. Gets an “F” on a simple math test, but heads the Greek foreign ministry

Greek foreign Minister Dora Bakoyani was clearly lost and dazed when asked about Greece’s lack of minority rights for Macedonians, Albanians, Turks, Roma, and Vlach, and its non-ratification of key international human rights treaties dealing with minority rights. She did not know what to respond with and ended with a confused non-relevant “explanation”. Toward the [&hellip]


Ver el vídeo: THE MACEDONIC EMPIRE:Origin and decadence. (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Bak

    Considero, que estás equivocado. Lo sugiero para discutir. Escríbeme por PM, hablamos.

  2. Mijas

    un montón de trama gráfica follando

  3. Casper

    Felicitaciones, solo tienes un gran pensamiento.

  4. Nikotaur

    ¡Eso es algo así!

  5. Mooney

    Es simplemente una idea magnífica



Escribe un mensaje