La historia

Túnez

Túnez



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Túnez fue una república independiente en el norte de África hasta que fue ocupada por el ejército francés en 1881. Un fuerte movimiento nacionalista bajo el liderazgo de Habib Bourguiba, surgió en la década de 1930. Fue encarcelado por las autoridades francesas en 1934 y después de que Henri-Philippe Petain firmara el armisticio con la Alemania nazi en junio de 1940, fue trasladado a la Francia ocupada por los alemanes.

El 8 de noviembre de 1942, el ejército estadounidense, bajo el mando del general Dwight D. Eisenhower, invadió Túnez como parte de la Operación Antorcha. Las tropas aliadas estaban a sólo 80 millas de Túnez cuando el ejército alemán contraatacó y obtuvo una victoria en Medjez el Bab. El 25 de noviembre, 24.000 soldados alemanes ocuparon la mayor parte del norte de Túnez.

Las fuerzas aliadas lideradas por el general Kenneth Anderson llegaron a menos de 12 millas de Túnez antes de ser atacadas en Djedeida por el general Walther Nehring y el Deutsches Afrika Korps. Un nuevo intento de los aliados de llegar a Túnez fue detenido por el mal tiempo el 24 de diciembre de 1942.

El general Jurgen von Arnium llegó ahora para tomar el control de las fuerzas alemanas en Túnez. En enero de 1943 se le unió el general Erwin Rommel y su ejército en el sur de Túnez. Rommel se estaba retirando de Egipto y estaba siendo perseguido por el general Bernard Montgomery y el 8º ejército.

Montgomery pasó ahora varias semanas en Trípoli acumulando suministros. Arnium y Rommel decidieron aprovechar esta oportunidad para atacar a las fuerzas aliadas lideradas por el general Kenneth Anderson en Faid Pass (14 de febrero) y Kasserine Pass (19 de febrero). El Deutsches Afrika Korps luego se dirigió a Thala, pero se vieron obligados a retirarse después de encontrarse con una gran fuerza aliada el 22 de febrero de 1943.

El general Harold Alexander fue enviado ahora para supervisar las operaciones aliadas en Túnez, mientras que el general Erwin Rommel fue puesto al mando de las fuerzas alemanas. El 6 de marzo de 1943, Rommel atacó a los aliados en Medenine. El general Bernard Montgomery y el 8º ejército rechazaron el ataque y los alemanes se vieron obligados a retirarse. Rommel ahora estaba a favor de una retirada total, pero Adolf Hitler lo rechazó.

El 9 de marzo, Rommel abandonó Túnez por motivos de salud y fue reemplazado por el general Jurgen von Arnium como comandante del Deutsches Afrika Korps. Arnium ahora se concentró en defender un arco de 160 kilómetros a lo largo del noreste de Túnez.

En abril de 1943, los aliados tenían más de 300.000 hombres en Túnez. Esto les dio una ventaja de 6 a 1 en tropas y una superioridad de 15 a 1 en tanques. El bloqueo aliado del Mediterráneo también dificultó que el ejército alemán recibiera cantidades adecuadas de combustible, municiones y alimentos.

Los aliados decidieron ahora hacer otro esfuerzo para tomar Túnez. El general Omar Bradley, que había reemplazado al general George Patton, como comandante del 2º Cuerpo, se unió al general Bernard Montgomery para la ofensiva. El 23 de abril, la fuerza de 300.000 hombres avanzó a lo largo de un frente de 40 millas. Al mismo tiempo, hubo un ataque de distracción por parte del 8º Ejército en Enfidaville.

El 7 de mayo de 1943, las fuerzas británicas tomaron Túnez y el ejército estadounidense capturó Bizerte. El 13 de mayo, todas las fuerzas del Eje en Túnez se rindieron y más de 150.000 fueron hechos prisioneros.


Túnez

Geografía: Oficialmente conocida como República de Túnez (Al Jamhuriyah at-Tunisiyah en árabe), Túnez se encuentra en la cima del continente africano, bordeado por el Mar Mediterráneo a lo largo de sus lados más septentrional y oriental. Ciento treinta y siete kilómetros al suroeste de Sicilia, Túnez está a dos horas en avión desde París o Ginebra ya solo 45 minutos en avión desde Roma. Con Argelia al oeste y al sur y Libia al sureste, Túnez tiene 1.298 kilómetros de costa. Con 163.610 kilómetros cuadrados y mdash, un poco más grande que el estado estadounidense de Georgia y mdash, Túnez es el más pequeño de los países del norte de África. Sin embargo, en términos de historia y cultura, Túnez es posiblemente el más rico. Ubicado estratégicamente en la encrucijada del Mediterráneo, África y Medio Oriente y a poca distancia de Europa, Túnez ha sido durante mucho tiempo el escenario de interacciones entre innumerables tribus y pueblos de África, Asia y Europa, ya que han comerciado entre sí. , extraídos de las civilizaciones de los demás y a veces conquistados, y construyeron sus fortunas personales y colectivas.

Antecedentes culturales e historia del amplificador: Túnez es el hogar de una impresionante variedad de tradiciones culturales y tesoros arqueológicos que dejaron la gran variedad de pueblos que han vivido en este rincón norte de África a lo largo del tiempo y los indígenas bereberes y otras tribus africanas y los invasores y comerciantes que llegaron a lo largo de los siglos. Vándalos, bizantinos, fenicios, romanos, judíos, árabes, andaluces y españoles, turcos otomanos y franceses. Con una población del 98 por ciento de musulmanes árabes sunitas, alrededor del 1 por ciento de cristianos europeos y alrededor del 1 por ciento de judíos y otros, Túnez es uno de los pocos países del norte de África o del Medio Oriente en la actualidad donde personas de diferentes religiones viven en tolerancia y respeto mutuos. En los últimos años, el gobierno tunecino ha tomado precauciones especiales para proteger a la población judía de Túnez, que para el año 2000 había disminuido a alrededor del 1 por ciento de su tamaño en 1948 debido a las emigraciones principalmente a Israel y Francia después de incidentes de violencia en Túnez asociados con la población árabe. Choques judíos en el Medio Oriente. A pesar de estos retrocesos periódicos a la paz étnica que ocurrieron tan recientemente como en 1985, el Túnez contemporáneo tiene la reputación de adaptarse con éxito a los intereses, necesidades y gustos de los diversos pueblos que visitan y viven en el país.

Tesoros arqueológicos encontrados en el noreste Cap Bon El área de Túnez justo enfrente de Sicilia en Kerkouane y Kelibia, dos antiguas ciudades púnicas (fenicias), indican que civilizaciones altamente desarrolladas habían echado raíces a lo largo de la costa noreste de Túnez siglos antes del nacimiento de Cristo. La ciudad fenicia de Cartago (ahora un suburbio de Túnez, la capital de Túnez) fue fundada en 814 a. C. por la reina Dido, también llamada Elyssa, hermana del rey fenicio Pigmalión de Tiro, una antigua ciudad en lo que hoy es la costa libanesa. Ricamente dotadas de tesoros arquitectónicos y restos de utensilios y cerámica utilizados por fenicios de todas las clases, las ruinas púnicas de Cartago, Kelibia y Kerkouane son elegantes recordatorios de que en Túnez han existido civilizaciones bien desarrolladas durante milenios. A pesar del horror quizás debido a la riqueza y el cuidado con que estas ciudades fueron construidas y las diversas ocupaciones practicadas por sus pueblos, las ciudades púnicas fueron destruidas por los invasores romanos durante tres guerras muy sangrientas libradas por los fenicios contra Roma en los tres siglos antes de Cristo. Justo antes del comienzo de la era cristiana, los romanos establecieron su primera colonia en el continente africano en "Ifriqiya", su nombre para la actual Túnez.

La colonia romana de Ifriqiya floreció a partir del 146 a. C. hasta 439 d.C., con una economía basada en el comercio y la agricultura. (Las secciones del acueducto romano de 90 millas que una vez llevó agua desde Zaghouan a los habitantes de la ciudad en la Cartago reconstruida por los romanos todavía son visibles hoy en el campo fuera de Túnez.) Los romanos, susceptibles a la conquista, fueron alcanzados en 439 d.C. barcos que salieron de España. Menos de un siglo después de la conquista vándalo, Cartago fue retomada en 533 d.C. por los bizantinos, invasores cristianos de la Constantinopla del emperador Justiniano, la ciudad destinada a convertirse más tarde en Estambul, Turquía. Los bizantinos también duraron solo un siglo en Túnez, sucumbiendo a una invasión árabe musulmana en Sbeitla en 647.

Los años 647-698 d.C. marcaron el inicio de la era árabe musulmana en Túnez. La ciudad de Kairouan, en la región central del Sahel, fue fundada en 670, y los árabes tomaron Cartago en 698. El Islam siguió expandiéndose durante los siguientes siglos en lo que hoy es Túnez con el establecimiento de la dinastía de los Aghlabides y la construcción de la Mezquita Zitouna (Oliva) en Túnez. Kairouan se convirtió en el centro político e intelectual de la Magreb (África del Norte) en este momento. Los aglabidas fueron seguidos por las dinastías fatimida y ziride desde 909-1159, y desde 1159-1230 los almohades unificaron los países del Magreb con los musulmanes andaluces en lo que hoy es España.

En 1236 los Hafsides, vasallos de los almohades, declararon su independencia de sus gobernantes y establecieron una nueva dinastía en Túnez que duró hasta 1574, cuando los turcos otomanos anexaron Túnez a su imperio. Túnez permaneció bajo control turco hasta 1705 cuando se fundó la dinastía husseinita, que duró hasta que Túnez se convirtió en república el 25 de julio de 1957.

A finales del siglo XIX, cuando las potencias coloniales europeas se extendieron por África y decidieron entre ellos quién controlaría qué territorios africanos, Túnez cayó en manos de los franceses, quienes marcaron la consolidación de sus esfuerzos por controlar Túnez con un tratado impuesto a las autoridades locales el pasado mes de mayo. 12 de diciembre de 1881, lo que convierte a Túnez en un protectorado francés y, en esencia, en una colonia de Francia. La fuerte resistencia tunecina a la dominación francesa fue evidente a lo largo de los 75 años de colonización francesa. La lucha anticolonial se intensificó con la fundación del partido Destour en 1920 y fue revitalizada por el Partido neo-Destour, fundado en 1934.

Cuando los países de África comenzaron a declarar y ganar su independencia de los colonizadores europeos durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, Túnez fue uno de los primeros en declarar su independencia. El 20 de marzo de 1956, Túnez se independizó de Francia y un año después, el 25 de julio de 1957, el país se proclamó república y Habib Bourguiba como primer presidente. La primera constitución republicana de Túnez fue adoptada casi dos años después, el 1 de junio de 1959. Cuatro años después, el 15 de octubre de 1963, los franceses evacuaron la ciudad costera norteña de Bizerte, la última base militar extranjera en Túnez. Bourguiba permaneció como presidente hasta el 7 de noviembre de 1987, cuando en un cambio constitucional el primer ministro Zine El Abidine Ben Ali lo sucedió en el cargo, habiendo sido declarado senil por varios médicos y por lo tanto incompetente para continuar en el servicio. Ben Ali fue investido como presidente de la República el 7 de noviembre de 1987 por el parlamento tunecino para cumplir el resto del mandato del ex presidente Bourguiba. once años hasta su muerte natural en el año 2000. El 2 de abril de 1989 marcó las primeras elecciones legislativas y presidenciales bajo Ben Ali, durante las cuales el Jefe de Estado fue elegido oficialmente presidente por el electorado tunecino. El 20 de marzo de 1994 y nuevamente el 24 de octubre de 1999, Ben Ali fue reelegido Presidente de la República de Túnez.

Condiciones sociales: Gran parte de la población relativamente pequeña de Túnez de 9,5 millones de personas vive en las ciudades, pueblos y zonas rurales de la costa norte y este y en la región central del Sahel. La región montañosa occidental está algo menos poblada, y aún menos tunecinos viven en la mitad sur del país donde comienza el desierto del Sahara, aunque incluso en el desierto sur los asentamientos y ciudades han florecido durante siglos. Aproximadamente el 65% de la población de Túnez vivía en zonas urbanas en 1999. Con una densidad de población de sólo 60 personas por kilómetro cuadrado, Túnez ha logrado avances significativos en la superación del desafío de educar a una población rural que ha incluido un número suficiente de pastores nómadas y pequeños agricultores. esparcidos por el campo para haber hecho realmente problemático la construcción de escuelas accesibles. En 1995, aproximadamente dos tercios de los tunecinos de 15 años o más estaban alfabetizados (podían leer y escribir) y el 78,6 por ciento de la población masculina y el 54,6 por ciento de las niñas y mujeres. La alfabetización desde entonces ha seguido aumentando. En 1999, aproximadamente el 80 por ciento de los hombres tunecinos y casi el 60 por ciento de las mujeres tunecinas de 15 años o más estaban alfabetizados. La alfabetización de los jóvenes fue significativamente más alta, con un 92 por ciento de los jóvenes de 15 a 24 años alfabetizados en 1998. A finales de la década de 1990, la tasa de alfabetización de mujeres adultas era sólo el 70 por ciento de la tasa de hombres, sin embargo, ya que la igualdad de las mujeres con los hombres en términos de Las tasas de matrícula y finalización escolar han sido un fenómeno muy reciente, especialmente en las zonas rurales. La participación femenina en el gobierno y las empresas aumenta constantemente. El mayor estatus y participación de las mujeres en la fuerza laboral remunerada se refleja en el hecho de que en 1997, más del 12 por ciento de los administradores y gerentes eran mujeres y más del 35 por ciento de los trabajadores profesionales y técnicos eran mujeres.

La población tunecina, estimada en 9.593.402 en julio de 2000, tuvo una tasa de crecimiento ese año de sólo 1,17 por ciento, resultado de programas de planificación familiar muy conscientemente organizados en las últimas décadas del siglo XX que comenzaron durante la presidencia de Bourguiba, la región más importante de Túnez. -amado primer presidente. Bourguiba hizo mucho para emancipar a las mujeres y fortalecer los derechos de las mujeres en Túnez. En 1961, el gobierno tunecino introdujo una política de apoyo al uso de métodos anticonceptivos y en 1967 se legalizaron los abortos. La prevalencia de la anticoncepción (el porcentaje de mujeres casadas entre 15 y 49 años que usan anticonceptivos con regularidad) era del 60 por ciento a fines de la década de 1990. La tasa de fecundidad total en Túnez en 1999 era de 2,5 (es decir, una mujer que tuviera hijos durante toda su edad fértil con la tasa de fecundidad actual produciría 2,5 hijos). Aproximadamente 3 de cada 10 tunecinos en 2000 tenía 14 años o menos, mientras que casi dos tercios de la población tenía entre 15 y 64 años y alrededor del 6 por ciento de la población de Túnez tenía 65 años o más.

Mucho mejor que la mayoría de los demás países africanos en términos de atención prenatal y salud maternoinfantil, Túnez tenía una tasa de mortalidad infantil de 24 por 1000 nacidos vivos en 1999, la mitad de la tasa de la región del Norte de África y Oriente Medio. En 1999, la tasa de mortalidad de menores de cinco años era del 30 por 1000, menos de la mitad de la tasa de 63 para la región de África del Norte y Oriente Medio. La esperanza de vida media de los tunecinos en el año 2000 era de 73,7 años (72,1 para los hombres, 75,4 para las mujeres). Sin embargo, con 807 médicos por cada millón de ciudadanos tunecinos, Túnez todavía enfrenta desafíos formidables para mejorar su sistema de salud pública hasta el punto en que todos los ciudadanos de Túnez tienen relativamente las mismas posibilidades de recibir atención médica de alta calidad. Los métodos utilizados por los médicos tunecinos pueden ser paralelos, y en algunos casos superar, a los utilizados por los médicos en Occidente, ya que los médicos tunecinos se han beneficiado de una importante asistencia al desarrollo y programas de formación médica en el extranjero, así como de la educación médica en Túnez. Sin embargo, esta escasez de médicos significa que incluso la atención adecuada puede no estar disponible para los muchos pacientes que a fines de la década de 1990 podrían encontrarse sentados durante horas (a veces todo el día, incluso con citas) en los pocos centros de salud especializados que tratan a pacientes con enfermedades crónicas y enfermedades potencialmente fatales (p. ej., la Institut Salah Azaiz en Túnez, reconocido como el principal centro de tratamiento del cáncer del norte de África por la Organización Mundial de la Salud). El gobierno tunecino reconoce la necesidad de ampliar la calidad y la amplitud de la atención sanitaria, incluso a través de iniciativas privadas, para que todos los tunecinos, independientemente de su condición social, puedan recibir la atención que necesitan. La cuestión de dónde se pueden encontrar los recursos suficientes para financiar tal expansión sigue sin respuesta.

Estatus economico: Durante siglos, la economía tunecina fue principalmente agrícola. Sin embargo, el gran sector de servicios que se desarrolló a finales del siglo XX en Túnez, en gran parte vinculado a la industria turística en vigoroso crecimiento, llevó a una reestructuración de la fuerza laboral tunecina, donde el 23 por ciento de la fuerza laboral estaba empleada en la industria en 1995. alrededor del 55 por ciento en trabajos de servicios y sólo el 22 por ciento en agricultura. A fines de la década de 1990, la economía tunecina disfrutó de una tasa de crecimiento anual de aproximadamente el 6,2 por ciento del producto interno bruto (PIB), y el ingreso anual per cápita de Túnez en 1999 fue de aproximadamente $ 2,100. A pesar de las importantes exportaciones de productos alimenticios y agrícolas, textiles, productos de cuero y petróleo, gas y derivados, Túnez requirió una inyección de 148 millones de dólares estadounidenses en asistencia para el desarrollo en el extranjero en 1998 para satisfacer las necesidades básicas de su población y las demandas del rápido desarrollo de Túnez y cada vez más privatizando el sector económico. No obstante, la tasa de pobreza de Túnez se redujo notablemente del 40 por ciento en 1960 a sólo el 7 por ciento en 2000, gracias a una combinación de esfuerzos diligentes del gobierno de Túnez para erradicar la pobreza, un clima económico en mejora y una importante asistencia internacional para el desarrollo. Sin embargo, la pobreza rural sigue siendo un desafío a superar. En 1995, alrededor del 13,9 por ciento de la población rural vivía en la pobreza en comparación con el 3,6 por ciento en las zonas urbanas, y más del 70 por ciento de los tunecinos empobrecidos eran rurales, en parte debido al desafío de extender las escuelas a las zonas rurales, una situación superada en gran medida por el inicio del nuevo milenio.

El Banco Mundial resumió la situación económica de Túnez en 2000 señalando que Túnez había seguido un plan de desarrollo económico dirigido por el estado hasta mediados de la década de 1980, haciendo hincapié en el desarrollo de los recursos humanos y la equidad de género. En 1986, Túnez enfrentó crecientes desequilibrios financieros, una mala cosecha y el colapso de los precios del petróleo. Con el acceso al poder del presidente Ben Ali en 1987, Túnez revisó su estrategia económica y comenzó a implementar una serie de reformas económicas apoyadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que fueron diseñadas para mantener una estructura macroeconómica estable, mejorar la asignación de recursos mediante la liberalización gradual del comercio. , inversiones y precios, y liberar recursos del sector privado. Si bien el gobierno tunecino continuó manteniendo ciertos controles económicos, los subsidios estatales se redujeron y los esfuerzos de liberalización se expandieron en la década de 1990, y las reformas condujeron a mejoras graduales pero constantes en la economía tunecina.


Índice

Geografía

Túnez, en la protuberancia más septentrional de África, avanza hacia Sicilia para marcar la división entre el Mar Mediterráneo oriental y occidental. Dos veces el tamaño de Carolina del Sur, limita al oeste con Argelia y con Libia al sur. Las llanuras costeras en el este se elevan a una escarpa de norte a sur que se inclina suavemente hacia el oeste. El desierto del Sahara se encuentra en la parte más al sur. Túnez es más montañoso en el norte, donde la cordillera del Atlas continúa desde Argelia.

Gobierno
Historia

Túnez fue colonizada por los fenicios en el siglo XII a.C. Hacia los siglos VI y V a.C. , la gran ciudad-estado de Cartago (derivado del nombre fenicio de "ciudad nueva") dominaba gran parte del Mediterráneo occidental.Las tres guerras púnicas entre Roma y Cartago (la segunda fue la más famosa, enfrentando al general romano Escipión Africano contra Aníbal de Cartago) llevaron a la destrucción completa de Cartago en el año 146 a. C.

Excepto por un intervalo de conquista vándalo en 439-533 d.C., Cartago fue parte del Imperio Romano hasta la conquista árabe de 648-669. Luego fue gobernado por varias dinastías árabes y bereberes, seguidas por los turcos, quienes lo tomaron en 1570-1574 y lo convirtieron en parte del Imperio Otomano hasta el siglo XIX. A finales del siglo XVI, fue un bastión de los piratas de Berbería. Las tropas francesas ocuparon el país en 1881, y el bey, el gobernante tunecino local, firmó un tratado reconociéndolo como protectorado francés.

La agitación nacionalista obligó a Francia a reconocer la independencia y soberanía de Túnez en 1956. La asamblea constituyente depuso al bey el 25 de julio de 1957, declaró a Túnez república y eligió a Habib Bourguiba como presidente. Bourguiba mantuvo una política exterior pro-occidental que le ganó enemigos. Túnez se negó a romper relaciones con Estados Unidos durante la guerra árabe-israelí en junio de 1967. Preocupado por los complots fundamentalistas islámicos contra el estado, el gobierno intensificó los esfuerzos para erradicar el movimiento, incluida la censura y la detención frecuente de sospechosos.

En 1987, el anciano Bourguiba fue declarado mentalmente incapacitado para continuar como presidente y fue destituido de su cargo en un golpe de estado incruento. Fue sucedido por el general Zine al-Abidine Ben Ali, cuyo mandato ha estado marcado por la represión, un pobre historial de derechos humanos, el aumento del fundamentalismo islámico y crecientes sentimientos antioccidentales entre la población. Ben Ali fue reelegido en octubre de 1999 con el 99% de los votos en unas elecciones criticadas por muchos observadores de derechos humanos. En mayo de 2000, el Partido de la Asamblea Constitucional Democrática de Ben Ali arrasó en las elecciones locales con el 92% de los votos, en una contienda que muchos líderes de la oposición boicotearon. Sin embargo, la economía de Túnez siguió mejorando a fines de la década de 1990, lo que convirtió al país en uno de los más atractivos de África para los inversores extranjeros. En mayo de 2002, se aprobó un referéndum que puso fin al límite de tres mandatos para la presidencia. Le permitió a Ben Ali, quien se ha desempeñado como presidente durante más de 15 años, postularse por dos mandatos más. Los partidos de oposición protestaron. En octubre de 2004, el presidente fue reelegido con el 94% de los votos. Ali ganó un quinto mandato en octubre de 2009, obteniendo el 89,6% de los votos.

Las protestas derriban al presidente Ben Ali

En diciembre de 2010, un graduado universitario que trabajaba como vendedor ambulante se prendió fuego en la ciudad de Sidi Bouzid para protestar contra el desempleo, la corrupción y la continuidad del estado policial. Una serie de otras protestas siguió y se extendió por todo el país. Hasta 10.000 personas salieron a las calles de Túnez, la capital. El presidente Ben Ali intentó sofocar las protestas con la promesa de nuevas elecciones, pero no hasta 2014, y la creación de 300.000 puestos de trabajo, pero las manifestaciones continuaron y la policía tomó represalias con armas de fuego, porras y gases lacrimógenos. Hasta 80 manifestantes murieron en la violencia.

Después de 23 años en el poder, Ben Ali renunció y abandonó el país el 14 de enero de 2011. Su renuncia solo complicó los disturbios políticos en Túnez. El primer ministro Mohamed Ghannouchi dijo que asumiría el poder, pero al día siguiente se retractó de ese plan y estableció un gobierno de unidad con Fouad Mebazaa, presidente del Parlamento, como presidente interino. La oposición rechazó al gobierno y continuó con sus protestas, diciendo que se otorgaron puestos de alto nivel a miembros del partido de Ben Ali, mientras que los ministerios de bajo rango estaban reservados para la oposición. El 27 de febrero, el primer ministro Ghannouchi renunció en medio de protestas en curso y continuas críticas de que estaba demasiado vinculado al régimen de Ben Ali. Fue reemplazado por Beji Caid-Essebsi, un ex ministro del gobierno. Respondió a las demandas de la oposición y levantó la prohibición de 20 años sobre el principal partido islamista y congeló los activos de Ben Ali. Sin embargo, no disolvió el Parlamento ni suspendió la constitución.

En junio, Ben Ali y su esposa, Leila Trabelsi, fueron declarados culpables en ausencia de corrupción y sentenciados a 35 años de prisión y multados con 66 millones de dólares.

Las primeras elecciones democráticas de Túnez en más de 50 años se consideran libres y justas

Las primeras elecciones libres de Túnez desde la independencia en 1956 se llevaron a cabo el 23 de octubre de 2011. La participación de los votantes se estimó en un 90% y la elección se consideró justa. Los votantes seleccionaron una asamblea que redactará un proyecto de constitución y establecerá el procedimiento para las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales. Ennahda (Renacimiento), un partido islamista moderado, anteriormente proscrito, prevaleció, obteniendo alrededor del 41% de los votos. Rachid Ghannouchi, el líder de Ennahda, dijo que el partido está comprometido con la democracia y el pluralismo y no implementará estrictos códigos morales musulmanes en los ciudadanos. En noviembre, Hamadi Jbeli, secretario general del partido islamista Ennahda, fue nombrado primer ministro y Moncef Marzouki, disidente durante mucho tiempo, se convirtió en presidente.

Ennahda formó un gobierno de coalición con partidos laicos de centro izquierda y prometió abstenerse de implementar la ley islámica o mencionarla en la nueva constitución. Sin embargo, el desempleo ha aumentado bajo el nuevo gobierno, la economía se ha hundido y el extremismo islámico se ha extendido, alimentando el descontento popular. Además, los ultraconservadores salafistas, que promueven la ley islámica, quemaron rejas y amenazaron con demoler santuarios que consideran sacrílegos. Ennahda ha sido acusada de tolerar la violencia contra secularistas e instituciones secularistas llevada a cabo por los salafis. El descontento popular con Ennahda creció durante el verano de 2013 porque el gobierno avanzó poco en la constitución y no había fijado una fecha para las elecciones, y se intensificó después de la destitución del presidente egipcio Mohamed Morsi, miembro islamista de los Hermanos Musulmanes, en julio. 2013. Ennahda respondió trabajando diligentemente en un borrador de constitución y estableciendo un comité para supervisar las elecciones. Sin embargo, la oposición, formada por partidos laicos, frustró los intentos de Ennahda de avanzar en ambos. En octubre, Ennahda acordó dimitir y entregar el poder a un gobierno provisional, liderado por tecnócratas, que dirigirá el país a través de elecciones en la primavera de 2014.

La violencia continuó durante 2012 y alcanzó su punto máximo a principios de 2013 tras el asesinato en febrero del líder opositor de izquierda Chokri Belaid, que había sido crítico con los islamistas. Decenas de miles de manifestantes antigubernamentales marcharon por Túnez después de su muerte, diciendo que el gobierno y su plataforma religiosa alimentaron la matanza. El primer ministro Hamadi Jebali, líder de Ennahda, pidió al gabinete liderado por los musulmanes que renunciara y fuera reemplazado por tecnócratas no partidistas, pero el partido lo rechazó y él renunció. El ministro del Interior, Ali Larayedh, asumió el cargo de primer ministro interino y formó un gobierno. Mohamed Brahmi, miembro de la Asamblea Nacional y líder del opositor Partido Popular, fue asesinado en julio de 2013. El gobierno dijo que un grupo militante vinculado a al-Qaeda era el responsable, y la oposición culpó al gobierno por permitir que tales extremistas islámicos seguir operando en el país.

Cuando Túnez estaba al borde de una espiral hacia el caos político, los enemigos políticos Ghannouchi, el líder del partido islamista Ennahda, y Beji Caid Essebsi, un exministro de Relaciones Exteriores que se desempeñó como primer ministro interino en el período de transición posterior al levantamiento de 2011, se reunieron con varios veces y llegó a un acuerdo en diciembre de 2013 que nombró al ministro de industria Mehdi Jomaa como primer ministro. Presidirá el gobierno hasta que se celebren elecciones en algún momento de 2014. El compromiso fue una impresionante muestra de fortaleza política por parte de Ghannouchi y Essebsi, que anteponen el futuro del país al suyo.

Gobierno aprueba nueva constitución islamistas expulsados ​​del poder

Después de dos años de arduas negociaciones entre laicos e islamistas, la Asamblea Nacional Constituyente votó abrumadoramente a favor de la nueva constitución en enero de 2014. Ennahda abandonó su requisito de que la constitución reconociera a Túnez como un estado islámico que observa la ley Sharia, y los laicos acordaron que el documento diría que el Islam es la religión nacional. La constitución también establece que Túnez es un estado civil con una separación de poderes entre el presidente y el parlamento, reconoce a hombres y mujeres como iguales, pide paridad para las mujeres en los órganos electos y protege la libertad de religión y expresión. Túnez fue ampliamente elogiado por producir una constitución justa y progresista, una de las más liberales de Oriente Medio.

En las elecciones de octubre de 2014, la coalición secularista Nidaa Tounes (Llamada tunecina) ganó 85 de los 217 escaños en el parlamento, derrotando a Ennahda, el partido gobernante islamista, que obtuvo 69 escaños. Ennahda fue criticada por no haber logrado levantar la economía mediocre y por no poder detener la propagación del yihadismo en el país. Nidaa Tounes está dirigida por Beji Caid Essebsi, un exministro de gobierno de 88 años que encabezó el gobierno interino en 2011. Las elecciones se consideraron justas y libres de irregularidades.

Las elecciones presidenciales de noviembre estuvieron más cerca de lo esperado. Essebsi se impuso sobre Moncef Marzouki, 39,5% contra 33,4%, y es necesaria una segunda vuelta. Marzouki, un ex disidente, se ha desempeñado como presidente interino desde 2011. Prometió preservar las reformas democráticas que resultaron de la revolución y advirtió que el país volvería al autoritarismo si Nidaa Tounes ocupaba tanto la presidencia como el primer ministro. Essebsi ganó la segunda vuelta electoral, 55,7% contra 44,3%, y muchos de sus oponentes se hicieron eco de la preocupación de Marzouki.

Dos ataques a turistas en tres meses

Al menos 20 personas murieron en marzo de 2015 cuando hombres armados iniciaron un tiroteo en el Museo Nacional del Bardo en la capital, Túnez. Las fuerzas de seguridad mataron a dos de los hombres armados, Yassine Laabidi y Hatem Khachnaoui. Los funcionarios dijeron que creen que un cómplice escapó. El Estado Islámico y un grupo extremista más pequeño, Okba Ibn Nafaa, se atribuyeron la responsabilidad del ataque. Las víctimas eran pasajeros de un crucero, y las autoridades tunecinas creen que los hombres armados tenían como objetivo la industria turística del país, una fuente sustancial de ingresos para Túnez.

"Querían atacar un sector económico que es muy importante para Túnez, un sector que ya está en dificultades, y tratar de hundir de una vez por todas el desarrollo económico del país", dijo el primer ministro Habib Essid.

El 26 de junio de 2015, un hombre armado, identificado como Seifeddine Rezgui, de 23 años, abrió fuego en el complejo de Port El Kantaoui y mató a 38 turistas. Fue el segundo ataque a turistas en Túnez en tres meses. El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de ambos ataques.


Contenido

En el siglo XVI, el control del Mediterráneo occidental fue disputado entre españoles y turcos. Ambos estaban confiados debido a los recientes triunfos y la consiguiente expansión. En 1492, España había completado su secular reconquista de la península ibérica, a la que siguieron los primeros asentamientos españoles en América. España luego formuló una política africana: una serie de presidios en ciudades portuarias a lo largo de la costa africana. [1] [2] Por su parte, los turcos otomanos habían cumplido su ambición a largo plazo de capturar Constantinopla en 1453, luego invadieron con éxito los Balcanes (1459-1482) y más tarde conquistaron Siria y Egipto (1516-1517). . Luego, los corsarios turcos se hicieron activos desde bases en el Magreb. [3] [4]

España capturó y ocupó varios puertos en el norte de África, incluidos Mers-el-Kebir (1505), Orán (1509), Trípoli (1510) y Bougie (1510). España también estableció relaciones de tratado con media docena de otros. Entre estos acuerdos estaban los de Argel (1510), que incluían la ocupación española de la isla costera del Peñón de Argel, con Tlemcen (1511), una ciudad de unos 40 km. tierra adentro, y con Túnez, cuya alianza española se prolongó intermitentemente durante décadas. Cerca de Túnez, el puerto de Goletta fue ocupado más tarde por fuerzas españolas que construyeron allí un presidio grande y fuerte. También construyeron un acueducto a Túnez para uso de la kasbah. [5] [6] [7] [8]

La dinastía Hafsid había gobernado Túnez desde 1227, gozaba de prestigio cuando era el estado líder del Magreb, o apenas sobrevivía en tiempos desfavorecidos. El comercio extensivo con los comerciantes europeos continuó durante algunos siglos, una actividad que dio lugar a tratados estatales. Sin embargo, los hafsidas también albergaban corsarios que asaltaban la navegación mercante. Durante el siglo XV los hafsidas emplearon como guardaespaldas una fuerza cristiana de cientos, casi todos catalanes. En el siglo XVI, el gobierno de Hafsid se debilitó, limitado a menudo a Túnez. Los últimos tres sultanes de Hafsid al-Hasan, su hijo Ahmad y su hermano Muhammad firmaron tratados incompatibles con España. [9] [10] [11]

Sin embargo, la alianza intercultural de Hafsid con España no fue tan inusual como podría parecer, dados los numerosos tratados entre musulmanes y cristianos, a pesar de las hostilidades recurrentes. [12] [13] [14] De hecho, a principios del siglo XVI, Francia se alió con los otomanos contra el rey español Carlos. [15] [16] Como resultado indirecto de la política africana de España, algunos gobernantes musulmanes alentaron a las fuerzas turcas a entrar en la región para contrarrestar la presencia española. Sin embargo, los gobernantes hafsid de Túnez llegaron a ver a los turcos y sus aliados corsarios como una amenaza mayor y entraron en una alianza española, [17] como también lo hicieron los Sa'dids de Marruecos. [18] [19] No obstante, muchos musulmanes magrebíes prefirieron fuertemente el gobierno islámico, y la alianza española de Hafsid durante décadas no fue generalmente popular, de hecho, un anatema para algunos. [20] [21] Por otro lado, los sultanes de la dinastía Saadi de Marruecos enfrentaron con éxito a los iberos contra los turcos, logrando así permanecer gobernados por musulmanes e independientes del dominio otomano. [22] [23]

En esta lucha naval, el Imperio Otomano apoyó a muchos corsarios, que asaltaron la navegación comercial europea en el Mediterráneo. [24] Los corsarios más tarde harían de Argel su base principal. Los "arquitectos del dominio otomano en el Magreb" fueron Aruj [Oruç] (c.1474-1518) y su hermano menor Khizr "Khayr al-Din" [epíteto árabe] (c.1483-1546). [25] [26] Ambos fueron llamados Barbarroja ("barba roja"). Los hermanos musulmanes procedían de orígenes oscuros en la isla griega de Medelli o Mitilene [antigua Lesbos]. [27] [28] [29]

Después de adquirir experiencia de combate en el Mediterráneo oriental (durante el cual Aruj fue capturado y pasó tres años remos en una galera de los Caballeros de San Juan antes de ser rescatados), [30] los dos hermanos llegaron a Túnez como líderes corsarios. En 1504 habían firmado un acuerdo de corsario con el sultán Hafsid Mohammad b. al-Hasan (1493-1526). Con él, los "premios" (barcos, cargamentos y cautivos) se compartirían. Los hermanos operaban desde Goletta [Halq al Wadi]; dirigían operaciones similares desde Djerba en el sur, donde Aruj era gobernador. Durante estos años en España, los que seguían siendo no cristianos debían irse, incluidos los musulmanes en ocasiones Aruj empleó sus barcos para transportar a un gran número de andaluces moros al norte de África, especialmente a Túnez. Por estos esfuerzos, Aruj ganó elogios y muchos reclutas musulmanes. [29] [31] [32] [33] Dos veces Aruj se unió a los Hafsid en asaltos infructuosos a Bougie, en poder de España. Luego, los hermanos establecieron una base independiente en Djidjelli al este de Bougie, lo que atrajo la hostilidad de Hafsid. [25]

En 1516, Aruj y su hermano Khayr al-Din, acompañados por soldados turcos, se trasladaron más al oeste a Argel, donde logró arrebatarle el control al sheij de la tribu Tha'aliba, que había firmado un tratado con España. Mediante la astucia política dentro de la ciudad, en la que el jefe de la tribu y más tarde 22 notables fueron asesinados, el control de Argel pasó a los hermanos Barbarroja. Los hermanos turcos ya eran aliados otomanos. [34] Sin embargo, en 1518, cuando Aruj dirigió un ataque contra Tlemcen, entonces retenido por un aliado español (desde 1511), Aruj fue asesinado por las fuerzas tribales musulmanas y las españolas. [35] [36]

Su hermano menor Khayr al-Din heredó el control de Argel, pero abandonó esa ciudad y durante algunos años se estableció al este. Después de regresar a Argel, en 1529 capturó de España la isla costera del Peñón de Argel cuyos cañones habían controlado el puerto mediante la construcción de una calzada que uniera estas islas y creó un excelente puerto para la ciudad. [37] Khayr al-Din continuó dirigiendo incursiones a gran escala contra la navegación cristiana y contra las tierras costeras de la Europa mediterránea, apoderándose de muchas riquezas y capturando a muchos cautivos. Ganó varias batallas navales y se convirtió en una celebridad. En 1533 Khayr al-Din fue llamado a Constantinopla, donde el sultán otomano lo nombró Pasha y almirante [Kapudan-i Derya] sobre la armada turca [38] adquirió el control de muchos más barcos y soldados. En 1534 Khayr al-Din "aprovechando una revuelta contra el Hafsid al-Hasan "invadió por mar y capturó la ciudad de Túnez a los aliados de España. [39]

Sin embargo, al año siguiente, el emperador Carlos V (Carlos, Rey de España) (r. 1516-1556) organizó una flota al mando de Andrea Doria de Génova, compuesta predominantemente por italianos, alemanes y españoles, que procedió a reconquistar Túnez en 1535, después de que el sultán hafsid Mawlay Hasan fue restablecido. [40] [41] [42] Sin embargo, Khayr al-Din escapó. [43] A partir de entonces, como comandante supremo de las fuerzas navales del Imperio Otomano, Khayr al-Din estuvo mayormente preocupado por los asuntos fuera del Magreb. [44]

Pasaron algunas décadas hasta que en 1556 otro corsario turco Dragut (Turgut), que gobernaba en Trípoli, atacó Túnez desde el este y entró en Kairouan en 1558. [45] Luego, en 1569, Uluj Ali Pasha, un corsario renegado, [46] [47] [48] ​​ahora el sucesor de Khayr al-Din como el Beylerbey de Argel, avanzó con fuerzas turcas desde el oeste, y logró apoderarse del presidio español Goletta y la capital de Hafsid, Túnez. [49] [50] Después de la victoria naval clave de la armada cristiana en Lepanto en 1571, [51] Don Juan de Austria en 1573 volvió a tomar Túnez para España, restaurando el dominio de Hafsid. [52] Sin embargo, Uluj Ali regresó en 1574 con una gran flota y ejército, y capturó Túnez definitivamente. Luego envió en barco al sultán turco, encarcelado, al último gobernante de la dinastía Hafsid. [53] [54]

La tregua hispano-otomana de 1581 apaciguó la rivalidad mediterránea entre estas dos potencias mundiales. España mantuvo algunos de sus presidios y puertos magrebíes (por ejemplo, Melilla y Orán). [55] [56] Sin embargo, tanto el Imperio español como el otomano se habían preocupado en otros lugares. [57] Los otomanos reclamarían la soberanía sobre Túnez durante los próximos tres siglos, sin embargo, su control político efectivo en el Magreb demostraría ser de corta duración.

A falta de la entrada de los turcos al Mediterráneo occidental, la situación política favoreció al norte cristiano.En general, las distintas potencias europeas lideradas por España continuaron aumentando su liderazgo. En comparación, entre los estados locales del Magreb, las empresas estaban en declive y sus gobiernos eran débiles y divididos. El futuro a largo plazo parecía presentar la posibilidad, o probabilidad, de una eventual "reconquista" del norte de África desde el norte. En consecuencia, la intervención de otra potencia extranjera en ascenso, los correligionarios del este, a saber, los turcos otomanos bien armados, pareció crucial. Inclinó la balanza en el Magreb, permitiendo varios siglos de gobierno continuo de las instituciones musulmanas más antiguas, como se rehace según las nociones turcas. Además, la exitosa pero cuestionable táctica de montar incursiones en la navegación comercial europea por parte de los corsarios de Berbería encajaba bastante bien en la estrategia mediterránea seguida por la Puerta Otomana en Constantinopla. [58] [59] [60]

Turquía fue combatida con frecuencia por los gobernantes nativos del norte de África, y nunca ganó ningún control sobre Marruecos. Pero los turcos fueron, no obstante, un poderoso aliado de Berbería, desviando las energías cristianas hacia Europa del Este, amenazando las comunicaciones del Mediterráneo y absorbiendo aquellas fuerzas que de otra manera podrían han centrado su atención en la reconquista de África ". [61]

Así que, por primera vez, los otomanos entraron en el Magreb y finalmente establecieron su autoridad de gobierno, al menos indirectamente, a lo largo de la mayor parte de la costa sur del Mediterráneo. Durante el siglo XVI y los siguientes, su imperio fue ampliamente reconocido como el estado musulmán líder en el mundo: el enfoque principal del Islam. El Imperio Otomano fue "el líder de todo el Islam durante casi medio milenio". [62] [63] El sultán turco se convirtió en califa. [64]

Este contacto otomano enriqueció a Túnez con su cultura e instituciones islámicas distintivas, que diferían notablemente del conocido mundo árabe. Durante más de medio milenio, las doctrinas islámicas se han filtrado a través de la experiencia turca, cuyo origen étnico se encuentra en Asia central, lo que ha dado lugar a desarrollos únicos y nuevas perspectivas. Por ejemplo, los turcos escribieron sus propias sagas gazi de guerra fronteriza, sin duda siguiendo las tradiciones islámicas de las primeras conquistas árabes, pero informadas por leyendas propias derivadas de la vida en las estepas de Asia Central. [65] [66] [67] Debido a las exigencias del gobierno y su gran jurisdicción geográfica, el estado otomano tomó la delantera en los desarrollos legales musulmanes durante algunos siglos. [68] Las fuentes de la ley imperial incluían no sólo el fiqh islámico y los códigos romano-bizantinos heredados, sino también "las tradiciones de los grandes imperios turco y mongol de Asia Central". [69] Al jurista turco Ebu us-Suud Efendi (hacia 1490-1574) se le atribuyó la armonización para su uso en los tribunales otomanos del qanun (regulaciones del estado secular) y el şeriat (ley sagrada). [70] [71]

La literatura popular otomana y gran parte del aprendizaje de sus élites se expresó en el idioma turco. El turco se convirtió en el idioma de los negocios estatales en Túnez y sus sabores únicos se filtraron por toda la sociedad tunecina. [72] Después del árabe y el persa, es el tercer idioma del Islam y durante siglos ha "jugado un papel muy importante en la vida intelectual" de la cultura musulmana. [73] [74] Además, los turcos trajeron sus costumbres populares, como la música, la ropa y la cafetería (Kahvehane o "kiva han"). [75]

La nueva energía del dominio turco fue bienvenida en Túnez y otras ciudades, y la estabilidad del régimen fue apreciada por los ulama clericales. Aunque los otomanos preferían la escuela de derecho Hanifi, algunos juristas tunecinos maliki fueron admitidos en puestos administrativos y judiciales. Sin embargo, el gobierno siguió siendo el de una élite extranjera. En el campo, las eficientes tropas turcas lograron controlar las tribus sin comprometer las alianzas, pero su gobierno fue impopular. "La destreza militar de los otomanos les permite frenar a las tribus en lugar de aplacarlas. Una imagen de dominación turca y subordinación tunecina emergió en todas partes". [76] La economía rural nunca fue sometida a una regulación efectiva por parte de la autoridad central. Para obtener ingresos, el gobierno siguió dependiendo principalmente de las incursiones de corsarios contra el transporte marítimo en el Mediterráneo, una actividad entonces más "rentable" que el comercio. Con un acuerdo hispano-otomano en 1581, la atención de España se desvió y la actividad de corsarios aumentó. Sin embargo, el comercio pacífico y el comercio sufrieron. [77] [78] [79]

La introducción en Túnez de una casta gobernante de habla turca, cuyas instituciones dominaron la gobernanza durante siglos, afectó indirectamente la división persistente entre bereberes y árabes en las áreas colonizadas. Esta bipolaridad de la cultura lingüística había sido reactivada por la invasión en el siglo XI de los rebeldes Banu Hilal de habla árabe. Posteriormente, el árabe había ganado el predominio y el uso del bereber se había ido erosionando gradualmente. Entonces, esta presencia asertiva de una élite de habla turca pareció acelerar el hundimiento del habla bereber en Túnez. [80]

Después de la caída de Túnez ante el Imperio Otomano, el Pasha finalmente fue nombrado por el Porte. "Pasha" (Trk: paşa: "cabeza, jefe") es la nomenclatura imperial otomana que indica un alto cargo, un titular de autoridad civil y / o militar, por ejemplo, el gobernador de una provincia. Sin embargo, durante sus primeros años bajo los otomanos, Túnez fue gobernada desde la ciudad de Argel por un líder corsario que ostentaba el título otomano. Beylerbey (Trk: "bey of beys" del turco mendigar: "comandante gazi"]. [81] [82]

Cuando las fuerzas armadas leales a los otomanos comenzaron a llegar al Magreb, sus regiones costeras, en particular las de Argelia, estaban en desorden político y fragmentadas. [83] Uno de sus puertos marítimos casi independientes Argel [antigua Ikosim] se convirtió en uno de los primeros en caer bajo el control turco permanente (en 1516). [84] [85] Su captura temprana le dio a Argel cierto derecho a la primacía dentro del Imperio turco en expansión. Fue solo bajo los otomanos que Argel se convirtió en una ciudad favorecida. Antes, Argel no era particularmente importante, la costa central del Magreb (actual Argelia) en su mayor parte había permanecido durante mucho tiempo a la sombra de Túnez al este y de Marruecos o Tlemcen al oeste. [86] [87]

Durante el primer dominio otomano, Túnez perdió el control (en la década de 1520) sobre Constantino. El área estaba históricamente dentro de los dominios de Hafsid, pero cayó a los ataques dirigidos por el beylerbey Khayr al-Din de Argel. Más tarde, Túnez también perdió Trípoli (Tarabulus, en la actual Libia), gobernada por otro corsario turco, el renegado Dragut o Turgut Reis (1551). [89] [90] [91]

En 1518, el joven Barbarroja Khayr al-Din se convirtió en el primer otomano Beylerbey en Argel. Su gobierno fue autocrático, sin el consejo moderador de un consejo (diwan). Como Beylerbay, capturó Túnez en 1534, manteniéndolo solo un año. [92] En 1536, Khayr al-Din abandonó el Magreb y fue ascendido al mando de las flotas otomanas. Cuatro beylerbeys en sucesión (1536-1568) gobernaron luego en Argel y sobre áreas del norte de África caídas bajo el control otomano. [93] [94] El corsario renegado Uluj Ali (1519-1587) fue nombrado Pasha de Argel y su último Beylerbey en 1568 la Puerta le ordenó capturar Túnez. Quizás fue "con Khayr al-Din la figura más importante del dominio turco" del Magreb. En 1569, Uluj Ali tomó Túnez, manteniéndola durante cuatro años, pero en 1574 volvió a tomar posesión de la ciudad. [95] Túnez a partir de entonces permaneció bajo la Beylerbey en Argel, Uluj Ali, hasta su muerte en 1587. La oficina fue entonces abolida. [96]

Quizás debido en parte a estos breves períodos de dominio argelino sobre Túnez a principios de la era otomana, los gobernantes turcos posteriores en Argel más de una vez intentaron ejercer el control sobre los asuntos tunecinos por la fuerza, por ejemplo, durante los conflictos entre dinastías. Sin embargo, eventualmente, tal interferencia de Argel fue detenida cada vez. [97] [98] [99] [100]

los Beylerbey había "ejercido la autoridad de soberano en nombre del sultán otomano sobre [Túnez]. [El beylerbey] era la autoridad otomana suprema en el Mediterráneo occidental, y responsable de conducir la guerra contra los enemigos cristianos del imperio". [101] Cuando Uluj Ali murió, el sultán turco suspendió el cargo, normalizando de hecho la administración de las provincias del Magreb en reconocimiento del fin de la larga lucha con España. En su lugar, para cada provincia (actual Argelia, Libia, Túnez), [102] la oficina de bajá se estableció para supervisar el gobierno provincial. [103] [104]

Así, en 1587, un Pasha se convirtió en gobernador otomano de Túnez. Bajo el Pasha sirvió un Bey, entre cuyas funciones estaba la recaudación de ingresos estatales. De 1574 a 1591 un consejo (el Diwan), compuesto por militares turcos de alto rango (Trk: buluk-bashis) y notables locales, aconsejó el bajá. El idioma utilizado siguió siendo el turco. Con el dominio otomano permanente (impuesto en 1574), el gobierno de Túnez adquirió cierta estabilidad. El período anterior se había vuelto inseguro e incierto por la suerte de la guerra. [85] [105] [106]

Sin embargo, el control del nuevo pachá otomano sobre el poder en Túnez fue, si acaso, de corta duración. Cuatro años más tarde, en 1591, una revuelta dentro de las filas de las fuerzas de ocupación turcas (los janissaires) impulsó a un nuevo comandante militar, el Dey, que efectivamente tomó el lugar del Pasha y se convirtió en la autoridad gobernante en Túnez. El Pasha permaneció como una figura menor, que sin embargo continuó siendo nombrado de vez en cuando por la Puerta Otomana. [107] Sin embargo, en unas pocas décadas, el Bey de Túnez agregó a su oficina el título de Pasha poco después, el creciente poder del Bey comenzó a eclipsar al de los Dey. Finalmente, el Bey de Túnez se convirtió en la única autoridad gobernante. Los Beys de Túnez siempre se mantuvieron alejados de cualquier intento otomano de comprometer su control político sobre el poder. Sin embargo, los Beys, como gobernantes musulmanes, también fueron dignificados por el honor y el prestigio asociados con el título de Bajá, con su conexión directa con el Califa Otomano, cuyo significado religioso incluía ser el 'Comandante de los Fieles' (Arb: Amīr al-Mu'minīn). [108] [109] [110]

Los otomanos primero guarnecieron Túnez con 4.000 jenízaros tomados de sus fuerzas de ocupación en Argel, las tropas eran principalmente turcas, reclutadas en Anatolia. El cuerpo de jenízaros estaba bajo el mando inmediato de su Agha (Trk: "maestro"). Los oficiales subalternos fueron llamados deys (Trk: "tío materno") cada dey comandaba alrededor de 100 soldados. La Puerta Otomana no mantuvo a partir de entonces las filas de los jenízaros en Túnez, pero su propio Pasha designado para Túnez comenzó a reclutarlos de diferentes regiones. [111] [112]

Los jenízarosyeni-cheri o "tropas nuevas") eran una institución de élite peculiar del estado otomano, aunque derivaban de una práctica anterior. [113] Los jóvenes cristianos fueron reclutados a través de una práctica llamada devshirme [Trk: "recolectar"], a menudo de Grecia y los Balcanes, se sintieron impresionados por el entrenamiento militar y se vieron obligados a convertirse al Islam cuando maduraron y proporcionaron un cuerpo de soldados de élite. Mantenidos separados en sus cuarteles y matrimonio prohibido, estaban bajo un estricto código de aseo y vestimenta, y regulados por las reglas de la secta Hurufi (más tarde Bektashi Sufi). [114] Iniciado en el siglo XV como un tipo de esclavitud, los jenízaros más tarde llegaron a disfrutar de privilegios y podrían ascender a altos cargos. Un símbolo bien conocido de su fuerza colectiva fue el enorme kazán [Trk: "hervidor"], junto al cual comieron y hablaron de negocios. Finalmente, los musulmanes se convirtieron en miembros, los jenízaros obtuvieron el derecho a casarse y se convirtieron en una casta poderosa. Luego, eran susceptibles de alborotarse y saquear si no se apaciguaban, y "no menos de seis sultanes fueron destronados o asesinados a través de su agencia". Al principio, una pequeña élite de 10.000 en el siglo XIX antes de que la institución fuera cancelada "el número en la nómina [otomana] había llegado a más de 130.000". [115]

En el Magreb bajo control otomano, sin embargo, los jenízaros eran originalmente turcos o de habla turca. Existía cierta rivalidad entre los janissaires y los corsarios, que estaban compuestos en gran parte por renegados cristianos, y contra otros turcos. También los jenízaros veían con recelo, como potenciales combatientes enemigos, las fuerzas tribales locales y las milicias del Magreb. Llamado colectivamente el ojaq [Trk: "hogar"], el cuerpo de jenízaros mantuvo un alto grado de unidad y élan. [116] [117]

"Poseían un alto sentido de solidaridad grupal y un espíritu igualitario en las filas, y eligieron a su comandante en jefe, el aghay un diwan [consejo] que protegía los intereses de su grupo. Siendo turcos, disfrutaban de una posición privilegiada en el estado: no estaban sujetos al sistema regular de justicia en la regencia, y tenían derecho a raciones de pan, carne y aceite, a un salario regular y a una proporción del dinero. rendimientos de la piratería ". [118] [119]

En Túnez hasta 1591, se consideraba que el cuerpo de jenízaros estaba bajo el control del pachá otomano local. En 1591, los oficiales subalternos de enero (deys) derrocaron a sus oficiales superiores y luego obligaron al Pasha a reconocer la autoridad de uno de sus propios hombres. Este nuevo líder se llamaba Dey, elegido por sus compañeros deys. El Dey se hizo cargo de la ley y el orden en la capital y de los asuntos militares, convirtiéndose así en "el virtual gobernante del país". El cambio desafió al Imperio Otomano, aunque desde la perspectiva tunecina el poder político seguía estando bajo el control de extranjeros. El estado existente diwan (consejo) fue destituido, pero para aplacar la opinión local, algunos juristas tunecinos maliki fueron nombrados para algunos puestos clave (sin embargo, los juristas otomanos hanafíes todavía predominaban). El jenízaro Dey disfrutó de una amplia discreción, siendo bastante libre en el ejercicio de su autoridad, pero su alcance al principio se limitó a Túnez y otras ciudades. [120]

Dos Deys muy eficaces fueron 'Uthman Dey (1598-1610) y su yerno Yusuf Dey (1610-1637). Administradores capaces, demostraron tacto, realzando la dignidad de la oficina. Como no les gustaba el lujo, los fondos del tesoro se pusieron a disposición para proyectos públicos y nuevas construcciones (por ejemplo, una mezquita, una fortaleza, un cuartel y la reparación de acueductos). Las tribus rebeldes fueron sometidas. Se puso fin a un largo período de turbulencia social crónica en Túnez. La paz y el orden resultantes permitieron cierta prosperidad. La autoridad gobernante de Dey fue apoyada y dependiente de la Qaptan de la flota corsaria y el Bey quién recaudaba impuestos. [121]

Sin embargo, bajo Yusuf Dey, surgieron varios grupos de interés que maniobraron para flanquear sus estrategias dominantes. Muchos de ellos eran tunecinos, por ejemplo, los militares locales, los notables urbanos, incluidos los disueltos diwan, y la mayoría de las tribus rurales también incluidas, al menos en cierta medida, estaba el sultán lejano de Constantinopla. Durante las décadas de 1620 y 1630, el Bey turco local logró alistar a estas fuerzas sociales, aumentando así su autoridad y llegando a rivalizar con el Dey, para luego adelantarlo. Que el reinado político del Dey y sus jenízaros se había evaporado lentamente se demostró claramente cuando, en un intento por recuperar el poder, fracasó el levantamiento de 1673. [122] [123] [124]

La piratería puede denominarse "una actividad antigua, aunque no siempre honorable", que ha sido practicada en diferentes épocas y lugares por una amplia variedad de pueblos. [125] Un wikt: corsario (o corsario) se puede distinguir de un pirata en que el primero opera bajo una autoridad gubernamental explícita, mientras que el segundo no lleva papeles. [126] [127] La ​​región mediterránea durante la Baja Edad Media y el renacimiento se convirtió en el escenario de la piratería (y el corso) a gran escala practicada tanto por cristianos (dirigidos más a la navegación musulmana en el este) como por musulmanes (más activos fuera de la costa de Berbería en el oeste, con sus muchos objetivos de barcos mercantes cristianos). [128]

La primera "gran época de los corsarios berberiscos" se produjo en el siglo XVI, entre 1538 y 1571. El poder naval otomano en el Mediterráneo fue supremo durante estas décadas, tras su victoria naval en la Preveza. La supremacía otomana, sin embargo, se rompió efectivamente en Lepanto, aunque el poder marítimo otomano siguió siendo formidable. [129] A principios del siglo XVII, la actividad de los corsarios volvió a alcanzar su punto máximo. A partir de entonces, Argel comenzó a depender más del "tributo" de las naciones europeas a cambio de un pasaje seguro, en lugar de atacar a los buques mercantes uno por uno. Los tratados del Imperio Otomano con los estados europeos agregaron una capa de diplomacia conflictiva. [130] Por último, durante las guerras que siguieron a la Revolución Francesa (1789-1815), la actividad de los corsarios de Berbería aumentó brevemente, antes de terminar abruptamente. [131] [132] [133]

En el Argel del siglo XVI, bajo el nuevo régimen otomano, las costumbres y prácticas de los corsarios berberiscos preexistentes se transformaron y se convirtieron en instituciones impresionantes. La actividad se desarrolló mucho, con modos de reclutamiento, jerarquías corporativas, revisión por pares, financiamiento público y privado, apoyo comercial y de materiales, operaciones coordinadas y mercados de reventa y rescate. Las políticas desarrolladas en Argel proporcionaron un modelo ejemplar de negocio de corsarios (a menudo llamado el taife reisi, o "tablero de capitanes"), un último modelo seguido por Túnez y por Trípoli, e independientemente por Marruecos. [134] [135]

Las tripulaciones procedían de tres fuentes: renegados cristianos (incluidos muchos capitanes famosos o notorios), musulmanes extranjeros (muchos turcos) y algunos magrebíes nativos. Rara vez un nativo alcanzó un rango alto, con la excepción de Reis Hamida, un bereber kabyle durante los últimos años de la era corsaria. Los capitanes fueron seleccionados por los propietarios del barco, pero de una lista hecha por un Diwan de Riesi, un consejo autorizado compuesto por todos los capitanes corsarios activos. También se regulaba el lugar de residencia. "Los capitanes, tripulaciones y proveedores vivían en el barrio occidental de Argel, a lo largo del puerto y los muelles". [136] [137]

El capital privado generalmente proporcionaba los fondos para la actividad corsaria. Los inversores esencialmente compraron acciones de una determinada empresa comercial de corsarios. Dichos inversores procedían de todos los niveles de la sociedad, por ejemplo, comerciantes, funcionarios, jenízaros, comerciantes y artesanos. El financiamiento puso dinero disponible para el capital y los gastos del barco y la tripulación, es decir, provisiones y suministros navales, maderas y lonas, municiones. [138]

"Debido a las ganancias potenciales que se obtendrían de los premios corsarios, la suscripción de expediciones fue una propuesta atractiva. La participación accionaria se organizó de la misma manera que la de una sociedad anónima moderna, con el retorno a los individuos dependiente de su inversión. Este tipo de la inversión privada alcanzó su punto máximo en el siglo XVII, la 'edad de oro' ". [139]

Después de la "edad de oro" del corsario, el estado de Argel, principalmente bajo el control de sus jenízaros turcos, llegó a poseer muchos de los barcos corsarios y a financiar muchas de sus expediciones. Las reglas estrictas regían la división de los premios capturados en el mar. Primero vino Argel como el representante estatal de Alá, luego vinieron las autoridades portuarias, los agentes de aduanas y los que guardaban los santuarios, luego vinieron la parte debida a los propietarios de los barcos, el capitán y la tripulación. La carga mercante incautada se vendió "en subasta o, más comúnmente, a representantes comerciales europeos residentes en Argel, a través de los cuales incluso podría llegar al puerto de su destino original". [140]

El rescate o la venta de prisioneros capturados (y la subasta de cargamento) era la principal fuente de riqueza privada en Argel. El pago de los cautivos fue financiado y negociado por sociedades religiosas. [141] Las condiciones del cautiverio variaron, la mayoría se trabajó como mano de obra esclava. [142] Sin embargo, a menudo los maestros musulmanes concedieron a estos cristianos algunos privilegios religiosos. [143] A principios del siglo XVII, en Argel estaban detenidos más de 20.000 prisioneros cristianos, procedentes de más de una docena de países. [144] "Para la gente de Berbería, los cautivos eran una fuente de mayor beneficio que saqueaban las mercancías". Sin embargo, en Túnez, la actividad de los corsarios nunca llegó a ser de suma importancia, ya que permaneció durante mucho tiempo en Argel. [145] [146]

El Bey (turco: comandante gazi) en Túnez era un oficial principal que "supervisaba la administración interna y la recaudación de impuestos". En particular, los deberes de Bey incluían el control y la recaudación de impuestos en las áreas rurales tribales. Dos veces al año, expediciones armadas (mahallas) patrullaba el campo, mostrando el brazo de la autoridad central. A tal efecto, el Bey había organizado, como fuerza auxiliar, la caballería rural (sipahis), en su mayoría árabes, reclutados en lo que se denominó "gobierno" (makhzan) tribus. [147] [148] [149]

Ramdan Bey había patrocinado a un corso llamado Murad Curso desde su juventud. [150] Después de la muerte de Ramdan en 1613, Murad siguió a su benefactor al cargo de Bey, que ejerció con eficacia (1613-1631). Eventualmente también fue nombrado Pasha, para entonces un puesto ceremonial, pero su posición como Bey siguió siendo inferior a la Dey. Su hijo Hamuda Bey (r. 1631-1666), con el apoyo de los notables locales de Túnez, adquirió ambos títulos, el de Pasha y el de Bey. En virtud de su título de Pasha, el Bey llegó a disfrutar del prestigio social de la conexión con el Sultán-Califa en Constantinopla. En 1640, a la muerte de Dey, Hamuda Bey maniobró para establecer su control sobre los nombramientos para ese cargo. Como consecuencia, el Bey se convirtió en el gobernante supremo de Túnez.

Bajo Murad II Bey (reinó 1666-1675), hijo de Hamuda, el Diwan De nuevo funcionó como consejo de notables. Sin embargo, en 1673, los deys de jenízaros, al ver que su poder decaía, se rebelaron. Durante los combates subsiguientes, los jenízaros y las fuerzas urbanas comandadas por los deys lucharon contra los Muradid Beys apoyados en gran parte por fuerzas rurales bajo los jeques tribales y con el apoyo popular de los notables de la ciudad. Cuando los Beys aseguraron la victoria, también lo hicieron los líderes beduinos rurales y los notables tunecinos, que también salieron triunfantes. El idioma árabe volvió al uso oficial local. Sin embargo, los muradíes continuaron usando el turco en el gobierno central, acentuando su estatus de élite y su conexión otomana.

A la muerte de Murad II Bey, la discordia interna dentro de la familia Muradid llevó a la lucha armada, conocida como las Revoluciones de Túnez o la Guerra de Sucesión de Muradid (1675-1705). Los gobernantes turcos de Argelia intervinieron más tarde en nombre de un lado en esta lucha nacida del conflicto interno que permanecieron estas fuerzas argelinas después de que la lucha se desaceleró, lo que resultó impopular. Persistió la lamentable situación de discordia civil e injerencia argelina en Túnez. El último Muradid Bey fue asesinado en 1702 por Ibrahim Sharif, quien luego gobernó durante varios años con el respaldo de Argelia. [151] [152] [153] Por tanto, la dinastía de los Muradid Beys puede estar fechada entre 1640 y 1702.

Se produjo un cambio económico gradual durante la era Muradid (c.1630s-1702), ya que las incursiones de corsarios disminuyeron debido a la presión de Europa y el comercio comercial basado en productos agrícolas (principalmente cereales) aumentó debido a la integración de la población rural en las redes regionales. . El comercio mediterráneo, sin embargo, continuó siendo realizado por compañías navieras europeas. Los Beys, para sacar el máximo provecho del comercio de exportación, instituyeron monopolios gubernamentales que mediaron entre los productores locales y los comerciantes extranjeros. Como resultado, los gobernantes y sus socios comerciales (provenientes de élites dominadas por extranjeros y bien conectadas con la casta gobernante de habla turca) tomaron una parte desproporcionada de las ganancias comerciales de Túnez. [154] Esto impidió el desarrollo de intereses comerciales locales, ya fueran terratenientes rurales o estratos de comerciantes adinerados. La división social persistió, y las familias importantes de Túnez fueron identificadas como una casta gobernante "turca". [155]

  1. ^ En la formulación de un Política africana para España, el clero había abogado por intentar una conquista completa, sin embargo, el rey Fernando finalmente se decidió por objetivos limitados que involucraban solo el mantenimiento de fuertes fuertes en una serie de ciudades portuarias. Henry Kamen, Imperio. Cómo España se convirtió en potencia mundial 1492-1763 (Nueva York: HarperCollins 2003) págs. 29–31. Después de la reconquista, varias de estas ciudades portuarias, por ejemplo, Orán, fueron favorables a la influencia española. Kamen (2003) en 29-30.
  2. ^ J. H. Elliot, España imperial. 1469-1716 (Nueva York: reimpresión de St. Martin de 1963 Meridian 1977) págs. 52–55.
  3. ^ Wayne S. Vucinich, El Imperio Otomano: su historial y legado (Princeton: C. Van Nostrand 1965) en 15-18.
  4. ^ Stanford J. Shaw, Historia del Imperio Otomano y la Turquía moderna (Universidad de Cambridge 1976) en el volumen I: 55–66, 83–85.
  5. ^ Henry Kamen, Imperio. Cómo España se convirtió en potencia mundial 1492-1763 (Nueva York: HarperCollins 2003) en 30–31 (Mers-el-Kebir), 32–33 (Orán), 31–32 (Bougie y Trípoli), 32 (Argel).
  6. ^ Charles-André Julien, Histoire de l'Afrique du Nord (París: Payot 1931, 1961), traducido como Historia del norte de África. Desde la conquista árabe hasta 1830 (Londres: Routledge, Kegan Paul 1970) en 279, 294 (Tlemcen), 282–284, 297–300 (Túnez).
  7. ^ William Spencer, Argel en la era de los corsarios (Universidad de Oklahoma 1976) en 15-17, 22.
  8. ^ Chisholm, Hugh, ed. (1911). "Túnez § La ciudad natal". Encyclopædia Britannica. 27 (11a ed.). Prensa de la Universidad de Cambridge. pag. 392. Goletta fue ocupada por los españoles mucho después de que la usaran los hermanos turcos Aruj y Khayr al-Din (ver más abajo).
  9. ^ Julian, Historia de África del Norte (1961 1970) en 148 (corsarios), 153 (guardaespaldas catalán), 158 (comerciantes europeos).
  10. ^ Jamil M. Abun-Nasr, Una historia del Magreb (Universidad de Cambridge 1971) en 148 (corsarios del siglo XIV: cristianos y musulmanes), 148-149 (soberanía de Hafsid del siglo XV sobre Tlemcen), 163-165 (primeros tratados españoles), 177 (últimos tres sultanes hafsidas en el siglo XVI).
  11. ^ Spencer, Argel en la era de los corsarios (1976) en 11 (tratado comercial entre Túnez y Aragón), 15 (piratería: europea y norteafricana), 17 (centro temprano de Hafsid que facilitó a los corsarios turcos).
  12. ^ Se sabía que el líder español del siglo XI Ruy Díaz de Bivar luchó junto a los musulmanes, incluso del lado de los musulmanes contra los cristianos, por ejemplo, por Almutamiz contra García Ordóñez. Su epíteto el Cid que significa "señor" se deriva de Siyyidi una expresión del árabe. Cf., Poema de Mio Cid (Madrid: Ediciones Rodas [1954] 1972) págs. 58-62 y nota 15.
  13. ^ Durante los años 1538-1540, el rey Carlos de España negoció con Khayr al-Din Pasha (el joven Barbarroja). Abun-Nasr, Una historia del Magreb (1971) págs. 165, 169.
  14. ^Fernand Braudel, La Méditerranée et le Monde Méditerranéen à l'Epoque de Philippe II (París: Librairie Armand Colin 1949, 2a ed. 1966), traducido como El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II (Nueva York: Harper & amp Row 1973, 1976) en II: 1144-1165. Esta actitud flexible española continuó en el siglo XVI, por ejemplo, Felipe II de España (r. 1556-1598) "por su parte siempre había mantenido relaciones diplomáticas con los turcos". Este rey español finalmente llegó a un tratado con el Imperio Otomano. Braudel en 1143 (cita).
  15. ^ Stanford J. Shaw, Historia del Imperio Otomano y la Turquía moderna (Universidad de Cambridge 1976) en I: 91, 102-103.
  16. ^ En los acuerdos franco-otomanos había más que meras disposiciones contra España. Francia también obtuvo privilegios comerciales en Oriente y un protectorado sobre los destinos de peregrinación cristianos allí. Lucien Romier, L'Ancienne France: des Origenes a la Revolution (París: Hachette 1948), traducido y 'completado' por A.L.Rouse como Una historia de Francia (Nueva York: St. Martin's Press 1953) págs. 198-199.
  17. ^ Cf., Kenneth J. Perkins, Túnez. Encrucijada de los mundos islámico y europeo (Boulder: Westview 1986) en 51–52, 53–54.
  18. ^ Abdallah Laroui, L'Histoire du Maghreb: Un essai de synthèse (París: Libraire François Maspero 1970), traducido como Una historia del Magreb. Un ensayo interpretativo (Universidad de Princeton 1977) en 250-251. España logró una alianza tácita con Sa'did Marruecos alrededor de 1549.
  19. ^ Esta alianza española con Sa'did Marruecos se renovó en 1576 y nuevamente con Ahmad al-Mansur (1578-1609). Henri Terrasse, Histoire du Maroc (Casablanca: Editions Atlantides 1949-1950), traducido como Historia de Marruecos (Atlantides 1952) en 120-124.
  20. ^ Jamil M. Abun-Nasr, Una historia del Magreb (1971) págs. 162-163. Sin embargo, el profesor Abun-Nasr afirma aquí:

"[E] l humor religioso de los musulmanes en el Magreb a principios del siglo XVI era de intolerancia hacia los no musulmanes y, como sus propios gobernantes no podían protegerlos contra los cristianos, dieron la bienvenida a la ayuda musulmana externa. En los sentimientos religiosos de los musulmanes magrebíes, los hermanos Barbarroja lograron establecerse en el Magreb desde el que gradualmente extendieron hacia el interior su propio control, así como la autoridad del sultán otomano que llegaron a aceptar. Es un error suponer que los turcos fueron aceptados voluntaria o fácilmente como gobernantes en cualquiera de los países del Magreb oriental y central que llegaron a controlar ". Abun-Nasr (1971) en 162-163.

"[Esta] situación infundió en la teología de Magriban una tensión intransigente comparable a la rigurosidad de la doctrina jarijita. [Un conocido teólogo] llegó al extremo de declarar infieles a los andaluces que opinaban que la vida en España era preferible a . el Magrhib, con el argumento de que un verdadero musulmán siempre debería preferir vivir bajo un príncipe musulmán. Estos puntos de vista habrían sido condenados por los teólogos musulmanes durante los períodos de fortaleza y prosperidad ".

"[E] l sultán juzgó el momento oportuno para llevar las conquistas africanas dentro del marco normal de la organización otomana, y transformó Tripolitania, Túnez y Argelia en tres regencias [Trk: iyala] administrado por pashas sujeto a reemplazo periódico. Estas medidas supusieron la abolición de la Beylerbey de Argel. [reemplazado] por un bajá en un puesto de tres años. Las provincias de Berbería dejaron de ser un bastión del Imperio turco frente al Imperio español: se convirtieron en provincias ordinarias, solo que más remotas ".

"La autoridad estaba conferida al ocak (literalmente, "hogar" en turco) la guarnición militar. . No sólo los nativos del norte de África fueron excluidos de los puestos en el gobierno militar, sino que también fueron excluidos los kul oğlari, hijos de miembros de la ocak por mujeres nativas ".


Túnez: Historia

La costa de Túnez fue colonizada en el 10%. BC por fenicios. En el sexto ciento. A. C., Cartago subió al poder, pero fue conquistada por Roma (siglo II a. C.), y la región se convirtió en uno de los graneros de Roma. Fue sostenido por vándalos (siglo V d. C.) y bizantinos (siglo VI). En el séptimo ciento. fue conquistada por los árabes, quienes fundaron Al Qayrawan. La región se conoció como Ifriqiya y la población bereber se convirtió al Islam. Las sucesivas dinastías musulmanas gobernaron, interrumpidas por rebeliones bereberes. Los reinados de los aglabíes (siglo IX) y de los ziridas (desde 972), seguidores bereberes de los fatimíes, fueron especialmente prósperos. Cuando los ziríes enfurecieron a los fatimíes en El Cairo (1050), estos últimos devastaron Túnez.

Las costas fueron controladas brevemente por los normandos de Sicilia en el siglo XII. En 1159, Túnez fue conquistada por los califas almohades de Marruecos. Los almohades fueron sucedidos por los bereberes hafsidas (c. 1230-1574), bajo los cuales Túnez prosperó. En los últimos años de los Hafsid, España se apoderó de muchas de las ciudades costeras, pero fueron recuperadas para el Islam por los turcos otomanos. Bajo sus gobernadores turcos, los beys, Túnez alcanzó una independencia virtual. A finales del siglo XVI. la costa se convirtió en un bastión pirata (ver Estados de Berbería). La dinastía de beys de Hussein, establecida en 1705, duró hasta 1957.

En el siglo XIX. las fuertes deudas que habían contraído los beys dieron a las potencias europeas motivos para intervenir. Francia, Gran Bretaña e Italia se hicieron cargo de las finanzas de Túnez en 1869. Varios incidentes, incluidos los ataques de los tunecinos a Argelia (una posesión francesa desde 1830), llevaron a una invasión francesa de Túnez. El bey se vio obligado a firmar los tratados de Bardo (1881) y Mersa (1883), que preveían la organización de un protectorado bajo un general residente francés. Italia se opuso al protectorado, que tenía intereses económicos y un grupo considerable de ciudadanos en Túnez. La actitud de Italia se hizo cada vez más beligerante y, en los años inmediatamente anteriores a la Primera Guerra Mundial, se hicieron amenazas de anexión.

Un movimiento nacionalista se desarrolló con bastante rapidez en Túnez. En 1920 se organizó el partido Destour (Constitucional). En 1934, una facción más radical, liderada por Habib Bourguiba, formó el partido Neo-Destour. En la Segunda Guerra Mundial, Túnez quedó bajo el dominio de Vichy después de la caída de Francia (junio de 1940). Las principales batallas de la guerra en el norte de África se libraron en Túnez (ver Norte de África, campañas en). Después de la guerra se intensificó la agitación nacionalista. En 1950, Francia otorgó a Túnez un alto grado de autonomía. La población francesa en Túnez, sin embargo, se opuso a nuevas reformas y las negociaciones se rompieron. Bourguiba fue arrestado (1952) y su encarcelamiento precipitó una ola de violencia.

En 1955, Francia otorgó a Túnez un autogobierno interno completo. La independencia total se negoció en 1956 y Habib Bourguiba se convirtió en primer ministro. El país se convirtió en república en 1957 cuando el bey, Sidi Lamine, fue depuesto por votación de la asamblea constituyente, que luego nombró presidente a Bourguiba. Bourguiba siguió una política exterior generalmente pro-occidental, pero las relaciones con Francia se tensaron por la independencia de Argelia, que Túnez apoyó, y la evacuación de las tropas francesas de Túnez. Las instalaciones navales francesas en Bizerte fueron escenario de un violento enfrentamiento en 1961 Francia finalmente acordó evacuarlas en 1963.

Las relaciones entre Túnez y Argelia se deterioraron después de que este último obtuvo su independencia de Francia en 1962, y las disputas fronterizas entre los dos países no se resolvieron hasta 1970. El apoyo de Bourguiba a un acuerdo negociado con Israel en el conflicto árabe-israelí provocó tensiones en sus relaciones con otros países árabes. A nivel nacional, las políticas de Bourguiba enfatizaron la modernización y el crecimiento económico planificado. En 1962 se inició un plan de reforma agraria, que incluía la formación de cooperativas, pero se detuvo en 1969 debido a la dura implementación y la corrupción.

La década de 1970 vio un creciente conflicto dentro del partido gobernante Destour entre liberales y conservadores, así como manifestaciones públicas contra el gobierno. Sin embargo, el gobierno socialista de Bourguiba disfrutó de un largo período de relaciones favorables con Francia y se convirtió en una influencia moderadora en la Liga Árabe. En 1981, Bourguiba autorizó la formación legal de partidos políticos de oposición, lo que indica un posible cambio en el rumbo de la democracia, y en 1981 se celebraron por primera vez elecciones legislativas multipartidistas. En 1986, seis partidos de oposición tenían personalidad jurídica. No obstante, la década de 1980 se caracterizó en gran medida por el malestar popular y las dificultades laborales, así como por la búsqueda del sucesor del anciano Bourguiba.

En 1987, Bourguiba fue derrocado por el general Zine El Abidine Ben Ali, aparentemente por razones de senilidad. El nuevo régimen restauró las relaciones diplomáticas con Libia y firmó un tratado de cooperación económica con Libia, Argelia, Mauritania y Marruecos (véase Magreb). Ben Ali se movió inicialmente hacia las reformas liberales, pero después de las elecciones de 1989, en las que los activistas islámicos tuvieron una fuerte actuación, instituyó medidas represivas contra ellos. Durante la campaña electoral de 1994, el gobierno arrestó a disidentes políticos y prohibió la participación del partido islámico Al Nahda. Al presentarse sin oposición y respaldado por todos los partidos legales de la oposición, Ben Ali obtuvo casi el 100% de los votos.

En 1999, Ben Ali fue reelegido nuevamente con casi el 100% de los votos y enfrentó un desafío simbólico de dos candidatos de la oposición. Una enmienda constitucional, aprobada en 2002 en referéndum por un margen similar, permitió al presidente postularse por más de dos mandatos. En 2004 y 2009, Ben Ali fue reelegido con una parte desequilibrada (94% y 89%) de los votos; de nuevo se enfrentó solo a una oposición simbólica. Las victorias aplastantes de Ben Ali y el partido del gobierno estuvieron marcadas por intimidación y acusaciones creíbles de manipulación de votos.

En diciembre de 2010, comenzaron las protestas contra el gobierno de Ben Ali, provocadas por la autoinmolación de un vendedor sin licencia a quien la policía confiscó su puesto y alimentó la ira por el alto desempleo, el aumento de los precios y la corrupción del gobierno. Las manifestaciones continuaron durante el mes siguiente y se intensificaron después de que la policía mató a varios manifestantes. El gobierno de Ben Ali se derrumbó en cuestión de semanas y se exilió en enero de 2011. Más tarde fue condenado en rebeldía por malversación de fondos y otros cargos.

Se formó un gobierno interino, con Fouad Mebazza, el presidente del parlamento, como presidente y Mohamed Ghannouchi permaneciendo como primer ministro. Aunque el gabinete incluía a miembros de la oposición, algunos se opusieron a la presencia de ex funcionarios del partido gobernante en el gobierno y el entorno político permaneció inestable. Ghannouchi renunció al mes siguiente y Beji Caid Essebsi lo sucedió. Las elecciones para una asamblea constituyente (para redactar una nueva constitución y formar un gobierno interino) estaban previstas para julio, pero posteriormente se pospusieron hasta octubre de 2011.

El islamista moderado Ennahda, dirigido por Rachid Ghannouchi, ganó más de dos quintas partes de los escaños en la asamblea, y la mayoría del resto de los escaños fue para varios partidos de centro izquierda e independientes. Ennahda formó una coalición con partidos laicos de oposición, y en diciembre, Moncef Marzouki, del Congreso por el partido de la República, fue elegido presidente. Ennahda, Hamadi Jebali, fue nombrado primer ministro. Un proyecto de constitución que redujo los derechos de las mujeres provocó protestas contra el gobierno liderado por los islamistas en agosto de 2012, y el plazo de un año para la adopción de una nueva constitución pasó posteriormente sin un acuerdo sobre un texto. Los partidos laicos preocupados por la persistente violencia islamista renunciaron al gobierno después del asesinato en febrero de 2013 de Chokri Belaid, un político laico. Ennahda se negó a respaldar el intento de Jebali de formar un gobierno tecnocrático, y después de su renuncia, Ali Larayedh de Ennahda se convirtió (en marzo) en primer ministro de un nuevo gobierno con dos partidos laicos, varios puestos prominentes en el gabinete fueron a parar a independientes.

El asesinato del político opositor Mohamed Brahmi en julio provocó una nueva ronda de protestas contra el gobierno y llama a un gobierno de unidad nacional. En septiembre, Ennahda aceptó las conversaciones propuestas por el Cuarteto de Diálogo Nacional sobre el establecimiento de un gobierno provisional, la adopción de una constitución y la celebración de nuevas elecciones, en octubre se finalizó una hoja de ruta para el proceso y, en enero de 2014, Medhi Jomaa, un ex ministro de industria, se convirtió en primer ministro interino. También en enero, la asamblea constituyente aprobó una nueva constitución, que redujo los poderes del presidente.

En las elecciones de octubre de 2014, Nidaa Tunis, una alianza de exfuncionarios de Ben Ali, empresas, intelectuales y sindicalistas, ganó el mayor número de escaños, con Ennahda en segundo lugar. En las elecciones presidenciales de noviembre, el ex primer ministro interino Essebsi, el candidato de Nidaa Túnez, ocupó el primer lugar, y Marzouki, segundo, Essebsi ganó la segunda vuelta de diciembre. En febrero de 2015, se formó un gobierno que incluía a Nidaa Tunis, Ennahda y dos partidos adicionales, con Habib Essid como primer ministro. Militantes islamistas tunecinos atacaron sitios turísticos en ataques mortales (marzo, junio) en 2015, que perjudicaron a la industria turística en los años siguientes, y hubo enfrentamientos con militantes a lo largo de la frontera con Libia en marzo de 2016.

En julio de 2016, el deterioro de las condiciones económicas hizo que Essid perdiera un voto de censura. Un gobierno de unidad encabezado por Youssef Chahed asumió el cargo en agosto, pero posteriormente experimentó tensiones en el gabinete, que continuaron en 2018. Un paquete de ayuda del Fondo Monetario Internacional dependiente de los cambios de política económica llevó en 2018 a la introducción de medidas de austeridad, que provocaron protestas a veces violentas. en enero de 2018. En noviembre de 2018, Chahed, que había roto con Essebsi y Nidaa Tunis y formó el bloque de la Coalición Nacional, formó un nuevo gobierno que no incluía a Nidaa Tunis. Essebsi murió en julio de 2019 y el presidente del parlamento, Mohamed Ennaceur, se convirtió en presidente interino.

En octubre, Kais Saied, un profesor jubilado y conservador social que se postuló como independiente pero que contaba con el apoyo tanto de izquierdas como de islamistas, fue elegido presidente después de una segunda vuelta. En las elecciones parlamentarias, Ennahda se convirtió en el partido más numeroso pero perdió una cuarta parte de sus escaños Corazón de Túnez, un nuevo partido liderado por el empresario Nabil Karoui (que perdió la segunda vuelta presidencial), quedó segundo y Nidaa Tunis perdió casi todos sus escaños. Un nuevo gobierno, encabezado por Elyes Fakhfakh y apoyado por Ennahda y otros nueve partidos, finalmente se formó en febrero de 2020 Heart of Tunisia no apoyó al gobierno. En julio, sin embargo, Fakhfakh renunció después de que fue acusado de un conflicto de intereses (porque poseía acciones en una empresa que había recibido contratos gubernamentales) y Ennahda amenazó con convocar un voto de censura.

La enciclopedia electrónica de Columbia, 6ª ed. Copyright © 2012, Columbia University Press. Reservados todos los derechos.

Ver más artículos de la Enciclopedia sobre: Geografía política de Túnez


Geografía

El clima en el extremo norte es templado, disfrutando de un clima mediterráneo, con inviernos suaves y lluviosos y veranos calurosos y secos. El terreno natural es fértil, los campos a menudo interrumpidos por bosques, por ejemplo, con alcornoques, robles y pinos. Bizerta, en la costa norte, tiene un puerto grande y desarrollado. Cerca se encuentra el gran lago de Ichkeul, una parada privilegiada utilizada por cientos de miles de aves migratorias. [20] El fértil valle del río Medjerda (Wadi Majardah) (antiguamente llamado el Bagradas) fluye hacia el este y desemboca en el mar al norte de Túnez. Medjerda y sus alrededores han sido muy productivos a lo largo de la historia y hoy siguen siendo tierras de cultivo valiosas. El grano se cultiva en la parte alta de la Medjerda, mientras que en la parte baja de la Medjerda y en los alrededores de Túnez, viñedos y hortalizas. [21]

A lo largo de la costa oriental del mar, el sahel disfruta de un clima moderado, menos precipitaciones pero con mucho rocío, estas costas albergan actualmente huertos (predominantemente olivos, también varios árboles frutales) y pastoreo de ganado. Las ciudades portuarias de Hammamet, Sousse, Monastir, Mahdia están aquí más al sur son Sfax [Safaqis], Gabès [Qabis] y también la isla de Djerba. En Djerba y sus alrededores se encuentran tierras que continúan el Sahel. La riqueza mineral se extrae de varios sitios, por ejemplo, fosfatos (cerca de Gafsa) e hidrocarburos (en el sur del desierto). Cerca de la montañosa frontera argelina en el oeste se eleva el punto más alto de Túnez, Jebel ech Chambi a 1544 metros. Desde esta zona, el tell alto desciende hacia el noreste hasta la costa, continuando por el cabo Bon, al este de Túnez. Llamó al Dorsale, La cordillera de Túnez está interrumpida por varios pasos, incluido el Kasserine. [22]

Entre la costa sahel y en las altas montañas se encuentra el desangrado, llanuras áridas estacionalmente que están menos pobladas, pero donde se encuentra la ciudad sagrada de Kairouan. En el sur cercano, cortando de este a oeste a través del país de tierras bajas, se encuentran los lagos de sal de Túnez (llamados chotts o rompe), que continúan hacia el oeste hasta el interior de Argelia. Esta región forma la calidad de Djerid donde se cultivan dátiles en cantidades sustanciales, debido al uso de acuíferos subsuperficiales. Más al sur se encuentra el desierto del Sahara, aquí Túnez toca el borde noreste de vastas dunas de arena que comprenden el Grand Erg Oriental. [23] [24] [25]

Hasta la llegada de los otomanos, Túnez incluía tierras adicionales al oeste y al este. La región que rodea a Constantina, Argelia (antiguamente, el oeste de Numidia) fue gobernada anteriormente principalmente desde Túnez. Las costas de Trípoli, Libia [también llamada Tarabulus] también habían estado, antes de los turcos, en una larga asociación política con Túnez. [26]

Hoy, Túnez tiene 163,610 kilómetros cuadrados (63,170 millas cuadradas). Tiene frente al mar Mediterráneo al norte y al este, Libia se extiende al sureste y Argelia al oeste. La capital, Túnez, se encuentra cerca de la costa, aproximadamente entre la desembocadura del río Medjerda al norte y Cap Bon (Watan el-Kibli). Con una población de aproximadamente 800.000 habitantes, Túnez ha sido la principal ciudad de la región durante más de ocho siglos. La segunda ciudad más grande es Sfax, que se destaca por su industria, con unas 350.000 personas. [25]


Judíos en países islámicos: Túnez

Túnez fue el único país árabe que estuvo bajo la ocupación alemana directa durante la Segunda Guerra Mundial. Según Robert Satloff, & ldquoDe noviembre de 1942 a mayo de 1943, los alemanes y sus colaboradores locales implementaron un régimen de trabajo forzado, confiscación de propiedades, toma de rehenes, extorsión masiva, deportaciones y ejecuciones. Exigieron que miles de judíos en el campo usaran la Estrella de David, y crearon comités especiales de líderes judíos similares a los de Judenrat para implementar las políticas nazis bajo amenaza de encarcelamiento o muerte. & Rdquo 1a

Después de que Túnez obtuvo la independencia en 1956, se promulgaron una serie de decretos gubernamentales antijudíos. En 1958, el gobierno abolió el Consejo de la Comunidad Judía de Túnez y Rusia y las antiguas sinagogas, cementerios y barrios judíos fueron destruidos para su renovación. & rdquo 2



Gran Sinagoga de Túnez

La situación cada vez más inestable provocó que más de 40.000 judíos tunecinos emigraran a Israel. En 1967, la población judía del país se había reducido a 20.000.

Durante la Guerra de los Seis Días, los judíos fueron atacados por turbas árabes y se quemaron sinagogas y tiendas. El gobierno denunció la violencia y el presidente Habib Bourguiba se disculpó con el rabino principal. El gobierno hizo un llamamiento a la población judía para que se quedara, pero no les impidió irse. Posteriormente, 7.000 judíos emigraron a Francia.

En 1982, hubo ataques contra judíos en las ciudades de Zarzis y Ben Guardane. Según el Departamento de Estado, el gobierno tunecino actuó de manera decisiva para brindar protección a la comunidad judía. & Rdquo 3

En 1985, un guardia tunecino abrió fuego contra fieles en una sinagoga en Djerba, matando a cinco personas, cuatro de ellas judías. Desde entonces, el gobierno ha tratado de evitar una mayor tragedia dando a los judíos tunecinos una gran protección cuando es necesario. Después de Israel y el 1 de octubre de 1985, el bombardeo de la sede de la OLP cerca de Túnez, y el gobierno tomó medidas extraordinarias para proteger a la comunidad judía. 4 Después de la tragedia del Monte del Templo en octubre de 1990, el gobierno colocó fuertes medidas de seguridad alrededor de la sinagoga principal de Túnez. 5

Djerba tiene un jardín de infancia judío. También hay seis escuelas primarias judías (tres ubicadas en Túnez, dos en Djerba y una en la ciudad costera de Zarzis) y cuatro escuelas secundarias (dos en Túnez y dos en Djerba). La escuela Essouani, administrada por el gobierno, y la escuela secundaria Houmt Souk en Djerba, son las únicas escuelas públicas donde estudiantes judíos y musulmanes estudian juntos. Los estudiantes judíos pueden optar por asistir a clases de religión en una escuela judía en Djerba. También hay yeshivot en Túnez y Djerba.

La comunidad tiene dos hogares para ancianos. El país tiene varios restaurantes kosher y cinco rabinos oficiantes: el rabino principal en Túnez, un rabino en Djerba y otros cuatro en Túnez. La mayoría de la comunidad judía observa las leyes de kashrut.

& ldquoMuchos turistas vienen a visitar la sinagoga Djerba & rsquos El Ghirba en el pueblo de Hara Sghira. Aunque la estructura actual fue construida en 1929, se cree que ha habido una sinagoga de uso continuo en el sitio durante los últimos 1.900 años. Los judíos tunecinos tienen muchos rituales y celebraciones únicos y coloridos, incluida la peregrinación anual a Djerba que tiene lugar durante Lag BaOmer. El Museo del Bardo de Túnez contiene una exposición que trata exclusivamente de objetos rituales judíos. & Rdquo 6

& ldquoEl gobierno promovió la educación contra los prejuicios y la tolerancia a través de una serie de conferencias sobre la tolerancia religiosa. Los líderes de la comunidad judía informaron que el gobierno protegió activamente las sinagogas, particularmente durante las fiestas judías, pagó el salario del gran rabino y subsidió parcialmente los costos de restauración y mantenimiento de algunas sinagogas. & Rdquo 7

El 11 de abril de 2002, un camión de gas natural explotó en la pared exterior de la sinagoga Ghriba en la isla turística de Djerba. Al principio, los funcionarios tunecinos dijeron que el camión golpeó accidentalmente la pared de la sinagoga, pero un grupo vinculado a la red Osama bin Laden & rsquos Al-Qaeda se atribuyó la responsabilidad de llevar a cabo lo que en realidad fue un ataque terrorista en la sinagoga más antigua de África. La explosión mató a 17 personas, incluidos 11 turistas alemanes. 8

Durante los disturbios políticos y las protestas, que comenzaron en diciembre de 2010 y continuaron durante los primeros meses de 2011, y dieron como resultado la destitución del antiguo presidente tunecino Zine El Abidine Ben Ali en enero de 2011, también se llevaron a cabo manifestaciones fuera de una de las antiguas sinagogas de Túnez y rsquos. . En videos de la reunión, los manifestantes fueron filmados cantando, & ldquoIqbal al Yahud!& rdquo (traducción: & ldquo¡La muerte de los judíos! & rdquo). 9

El clima político en Túnez es incómodo para los residentes judíos en la actualidad, con ataques antisemitas y vandalismo en aumento en los últimos años. Los tunecinos han saqueado y profanado más de 100 lápidas judías desde principios de 2013, y en mayo de 2014, la sinagoga Beith El en Túnez fue violentamente vandalizada en un ataque antisemita. El 11 de marzo de 2014, un barco de Norwegian Cruise Line atracó en el puerto de Túnez para dejar a sus pasajeros y rsquos durante el día, y el gobierno tunecino prohibió a los pasajeros israelíes a bordo desembarcar mientras que a todos los demás pasajeros se les permitió bajar del barco. . En retribución, Norwegian Cruise Lines ha declarado que están indignados por la situación, han cancelado todas las futuras escalas en el puerto de Túnez y nunca planean regresar allí de nuevo.

El último restaurante kosher en Túnez y la capital de rsquos cerró en noviembre de 2015, debido a la preocupación por la seguridad de sus clientes debido a las amenazas terroristas. Después de ser advertido por el gobierno tunecino, el propietario cerró en medio de amenazas de seguridad contra él y su establecimiento.

Hoy en día, los 1.000 judíos componen la minoría religiosa indígena más grande del país. Un tercio de la población judía vive en la capital y sus alrededores, y el resto vive en la isla de Djerba y en la ciudad vecina de Zarzis.

Sinagoga de Zarzis

A partir de 2019, informó el Departamento de Estado, & ldquogrupos judíos dijeron que continuaban adorando libremente, y el gobierno continuaba brindando seguridad a las sinagogas y los costos de restauración y mantenimiento parcialmente subsidiados. Los empleados del gobierno mantuvieron el cementerio judío en Túnez, pero no los ubicados en otras ciudades, incluidas Susa y El Kef. & Rdquo 10

Del 21 al 24 de mayo de 2019, una delegación de la embajada de Estados Unidos, incluido el embajador, participó en la peregrinación de Lag B & rsquoOmer a la sinagoga de El-Ghriba y se reunió con líderes judíos. El embajador y los funcionarios de la embajada luego asistieron a un iftar multirreligioso cerca de la sinagoga organizado por el ministro de turismo que incluía al primer ministro y los ministros de asuntos religiosos y cultura. Al mismo tiempo, se abrió una nueva escuela para 120 niñas de la comunidad judía en Djerba.

El Departamento también señaló que, & ldquoEn septiembre, el Instituto Aleph, una organización judía internacional que ayuda a las personas en las cárceles, expresó su preocupación por el posible antisemitismo en el tratamiento de dos detenidos judíos detenidos en el país, incluida la ciudadana judía Ilane Racchah, que permaneció en prisión preventiva de julio de 2018 a octubre de 2019 y cuyo caso seguía pendiente al cierre del año. El juez de instrucción publicó comentarios en las redes sociales que `` parecen antisemitas '' al hacer referencia a la religión de Racchah y rsquos y `` la historia de judíos y árabes '' a su juicio. el sábado o las festividades judías, y las horas limitadas impedían que la familia le llevara las comidas a tiempo. & rdquo

En 2021, Edy Cohen informó sobre tendencias inquietantes en Túnez, comenzando con el presidente tunecino Kais Saied acusando a Israel de estar en guerra con el mundo musulmán durante su campaña y diciendo que los líderes musulmanes que normalizan las relaciones con los sionistas deberían ser procesados ​​por traición. Después de su elección, dijo Cohen, Saied dirigió su fuego contra los judíos tunecinos, a quienes llamó ladrones. Cohen señala que más tarde se disculpó y afirmó que sus palabras habían sido sacadas de contexto.

Cohen también informó que Lassaad Hajjem, el alcalde musulmán de las islas Midoun frente a Djerba, agregó los nombres de los sitios islámicos en Arabia Saudita, Al-Riad y Al-Suani, a los barrios judíos. También colocó un letrero cerca de la entrada a los barrios judíos que dice: & ldquoAl-Quds [Jerusalén] es la capital de Palestina. & Rdquo El letrero indica la distancia a & ldquoAl-Quds & rdquo como 3.090 kilómetros y muestra la bandera palestina. 11

Fuentes:
1 Sergio DellaPergola, & ldquoWorld Jewish Population, 2020, & rdquo en Arnold Dashefsky e Ira M. Sheskin (eds.), Anuario judío estadounidense, 2020, Dordrecht: Springer, (2021).
1a. Robert Satloff, & ldquoIn Search of & ldquoRighteous Arabs, & rdquo Commentary, (4 de julio de 2004).
2 Maurice Roumani, El caso de los judíos de los países árabes: un tema desatendido, (Tel Aviv: Organización Mundial de Judíos de Países Árabes, 1977), págs.33 Norman Stillman, Los judíos de las tierras árabes en los tiempos modernos, (NY: Jewish Publication Society, 1991), pág. 127.
3 Informes nacionales sobre prácticas de derechos humanos correspondientes a 1982, (DC: Departamento de Estado, 1983), págs. 1290-91.
4 Informes nacionales sobre prácticas de derechos humanos correspondientes a 1985, (DC: Departamento de Estado, 1986), pág. 1321.
5 Informes nacionales sobre prácticas de derechos humanos correspondientes a 1990, (DC: Departamento de Estado, 191), págs. 1664-65.
6 comunidades judías del mundo.
7 Informe del Departamento de Estado de EE. UU. Sobre prácticas de derechos humanos para 2009.
8 El Correo de Washington, (17 y 23 de abril de 2002).
9 Solomonia.com
Cuidado, Steve. & ldquoAmenazas de seguridad medias, Tunis & # 39s only Kosher restaurant shutters, & rdquo NPR (4 de noviembre de 2015).
10 & ldquo2019 Report on International Religious Freedom: Tunisia, & rdquo Departamento de Estado de EE. UU., (10 de junio de 2020).
11 Edy Cohen, & ldquoTunisian Jewish Are in Inmediate Danger, & rdquo BESA, (14 de marzo de 2021).

Fotos: Gran Sinagoga - Maherdz, dominio público a través de Wikimedia Commons.
Zarzis - Chesdovi, CC BY-SA 3.0 a través de Wikimedia Commons.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


Si bien el levantamiento en Túnez condujo a algunas mejoras en el país desde una perspectiva de derechos humanos, no todas las naciones que presenciaron tal agitación social y política en la primavera de 2011 cambiaron para mejor.

Más notablemente, en Egipto, donde los primeros cambios que surgieron de la Primavera Árabe dieron muchas esperanzas después del derrocamiento del presidente Hosni Mubarak, el gobierno autoritario aparentemente ha regresado. Tras la controvertida elección de Mohamed Morsi en 2012, un golpe de Estado liderado por el ministro de Defensa, Abdel Fattah el-Sisi, instaló a este último como presidente en 2013, y permanece en el poder hoy.


Hamam realmente

  • Los hombres suelen acudir al hammam en la primera mitad del día y las mujeres, según la tradición tunecina, al final de la tarde.
  • Al elegir el baño oriental, no compre un boleto en el hammam del hotel. Es mejor preguntar a los lugareños a dónde van. En el hammam de la ciudad todo es real, y el masaje y la exfoliación lo harán en la mejor tradición de Túnez.
  • Visitar hamam puede ser durante todo el recorrido en Túnez. Restricciones sobre la salud de prácticamente ninguna para este procedimiento.

La gente y la sociedad

Población

Nacionalidad

sustantivo: Tunecino (s)

adjetivo: tunecino

Grupos étnicos

Árabe 98%, europeo 1%, judío y otros 1%

Idiomas

Árabe (oficial, uno de los idiomas del comercio), francés (comercio), bereber (tamazight)

Nota: a pesar de no tener un estatus oficial, el francés juega un papel importante en el país y lo hablan aproximadamente dos tercios de la población

Religiones

Musulmanes (sunitas oficiales) 99,1%, otros (incluye cristianos, judíos, musulmanes chiítas y bahá'ís) 1%

Afiliación religiosa MENA

Perfil demográfico

El Gobierno de Túnez adoptó medidas en el decenio de 1960 para reducir el crecimiento de la población y la desigualdad de género a fin de mejorar el desarrollo socioeconómico. Mediante la introducción de un programa nacional de planificación familiar (el primero en África) y el aumento de la edad legal para contraer matrimonio, Túnez redujo rápidamente su tasa de fecundidad total de alrededor de 7 hijos por mujer en 1960 a 2 en la actualidad. A diferencia de muchos de sus vecinos del norte de África y del Medio Oriente, Túnez pronto pasará de ser un país con un gran número de jóvenes a tener una estructura de edad de transición, caracterizada por tasas de fertilidad y mortalidad más bajas, una tasa de crecimiento de la población más lenta, una edad media en aumento y una esperanza de vida media más larga.

Actualmente, la considerable población joven en edad de trabajar está ejerciendo presión sobre el mercado laboral y los sistemas educativos y sanitarios de Túnez. El elevado desempleo persistente entre la creciente población activa de Túnez, en particular su creciente número de graduados universitarios y mujeres, fue un factor clave en los levantamientos que llevaron al derrocamiento del régimen de BEN ALI en 2011. A corto plazo, el gran número de jóvenes desempleados de Túnez, Las deficiencias de los adultos en edad de trabajar en la educación primaria y secundaria y la falta constante de creación de empleo y los desajustes de habilidades podrían contribuir a futuros disturbios. A más largo plazo, una tasa de fecundidad baja sostenida reducirá las futuras cohortes de jóvenes y aliviará la presión demográfica sobre el mercado laboral de Túnez, pero aún será necesario abordar los obstáculos relacionados con el empleo y la educación.

Túnez tiene una historia de emigración laboral. En la década de 1960, los trabajadores emigraron a países europeos para escapar de las malas condiciones económicas y para satisfacer la necesidad europea de mano de obra poco calificada en la construcción y la fabricación. El Gobierno de Túnez firmó acuerdos laborales bilaterales con Francia, Alemania, Bélgica, Hungría y los Países Bajos, con la expectativa de que los trabajadores tunecinos finalmente regresaran a casa. Al mismo tiempo, un número creciente de tunecinos se dirigió a Libia, a menudo ilegalmente, para trabajar en la industria petrolera en expansión. A mediados de la década de 1970, con los países europeos comenzando a restringir la inmigración y las tensiones entre Túnez y Libia, los migrantes económicos tunecinos se volvieron hacia los países del Golfo. Después de las expulsiones masivas de Libia en 1983, los migrantes tunecinos buscaron cada vez más la reunificación familiar en Europa o se mudaron ilegalmente al sur de Europa, mientras que Túnez se convirtió en un punto de tránsito para los migrantes subsaharianos que se dirigían a Europa.

Tras el derrocamiento de BEN ALI en 2011, la migración ilegal de jóvenes tunecinos desempleados a Italia y luego a Francia se disparó a decenas de miles. Otros miles de trabajadores tunecinos y extranjeros que escapaban de la guerra civil en Libia inundaron Túnez y se unieron al éxodo. Un acuerdo de readmisión firmado por Italia y Túnez en abril de 2011 ayudó a frenar la salida, dejando a Túnez y las organizaciones internacionales para repatriar, reasentar o alojar a alrededor de 1 millón de libios y nacionales de terceros países.

Estructura por edades

0-14 años: 25,28% (hombres 1.529.834 / mujeres 1.433.357)

15-24 años: 12,9% (hombres 766,331 / mujeres 745,888)

25-54 años: 42,85% (hombres 2.445.751 / mujeres 2.576.335)

55-64 años: 10,12% (hombres 587,481 / mujeres 598,140)

65 años y más: 8.86% (hombres 491.602 / mujeres 546.458) (2020 est.)


Ver el vídeo: Historia de TÚNEZ República TUNECINA en 18 minutos (Agosto 2022).