La historia

Cachorro siberiano congelado durante 14.300 años es un gran avance en el ARN

Cachorro siberiano congelado durante 14.300 años es un gran avance en el ARN



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Por Svetlana Skarbo / Siberian Times

Nunca antes se había llevado a cabo una secuenciación de ARN - ácido ribonucleico - desde tan lejos en el tiempo. Encontrar ARN en el cachorro conservado en permafrost en Tumat en 2015 es un descubrimiento científico importante. Era un lobo o un híbrido lobo-perro domesticado, los científicos no pueden estar seguros. En otras palabras, este cánido del Pleistoceno pudo haber sido una mascota antigua.

Encontrar el ARN del cachorro congelado

Los expertos pueden ser más precisos sobre una cosa: ha revelado un secreto que equivale a un avance científico significativo. A diferencia del ADN, el ARN tiene una vida útil relativamente corta. Sin embargo, se ha desbloqueado en esta antigua criatura de Tumat, en la República de Sakha, también conocida como Yakutia.

Ha renunciado a un secreto que equivale a un avance científico significativo. (Tiempos de Siberia)

El ADN codifica la copia impresa de los genes y puede sobrevivir miles de años si las condiciones son las adecuadas. Pero el ARN se considera de corta duración: es la copia funcional de un gen. El análisis de ADN muestra qué tipo de genes tenía una especie, mientras que el ARN explica qué genes estaban funcionando y cuáles estaban en silencio.

Ahora, el Dr. Oliver Smith, de la Universidad de Copenhague, y sus colegas analizaron el ARN del hígado, cartílago y tejido muscular del antiguo animal.

  • Un nuevo estudio sugiere que el hombre y el perro han sido amigos cercanos durante 33.000 años
  • Los entierros de perros de 2.000 años en Siberia revelan la relación entre los pueblos antiguos y sus mascotas
  • El cerebro de un cachorro antiguo está bien conservado, ya que el perro muestra los dientes después de 12.400 años

"Los científicos demostraron que el ARN secuenciado del tejido hepático del cachorro Tumat era verdaderamente representativo del ARN del animal, con muchas transcripciones específicas del hígado que coincidían con muestras más modernas de lobos y perros", informó sci-news.com

"El transcriptoma del cánido es el ARN más antiguo secuenciado con diferencia, superando al siguiente transcriptoma más antiguo en al menos 13.000 años".


Un equipo conjunto de investigadores rusos y coreanos realiza una autopsia del cachorro en marzo de 2016 (Siberian Times).

Importancia del descubrimiento

El Dr. Smith dijo:

“Los investigadores del ADN antiguo se han mostrado reacios a intentar secuenciar el ARN antiguo porque generalmente es más inestable que el ADN y más propenso a la degradación enzimática. Sin embargo, tras nuestros recientes éxitos en la secuenciación de ARN antiguo a partir de material vegetal, especulamos que un espécimen animal bien conservado, congelado en el permafrost, podría retener suficiente material para secuenciar. Para nuestro deleite, descubrimos que no solo encontramos ARN de varios tejidos, sino que en algunos casos la señal era tan fuerte que podíamos distinguir entre tejidos de una manera que tiene sentido biológico ”.

  • De los perros osos poderosos a los bulldogs sin aliento: cómo la manipulación humana ha cambiado la forma de los caninos para siempre
  • Investigador presenta evidencia del preciado papel de los perros prehistóricos en el Ártico siberiano
  • ¡Guau, guau! ¡La historia de 45 millones de años de los perros y nosotros!

Él explicó:

“Sabiendo que el ARN actúa como intermediario entre el ADN y las proteínas, los cuales son más estables, podría ser tentador preguntarse: '¿Y qué?' Pero creemos que el futuro del ARN antiguo tiene un gran potencial. Por ejemplo, muchos de los más relevantes clínicamente virus hoy en día tienen genomas de ARN, y la etapa de ARN es a menudo crucial para comprender las complejidades y complejidades de la regulación genética. Esto podría tener repercusiones cuando se habla de las tensiones ambientales y las tensiones que impulsan la evolución ".

Los hallazgos se publicaron originalmente en la revista. Biología PLoS .


    Hallan collar dorado con punta de serpiente de la Edad de Hierro en Estonia

    /> Un aficionado a los detectores de metales ha descubierto un raro collar de oro de 1.700 años en Estonia. El 8 de septiembre, Jegor Klimov estaba explorando un campo en el antiguo sitio de sacrificio de Saaremaa como parte de un equipo de búsqueda dirigido por la arqueóloga Marika Mägi cuando su detector de metales alertó. El equipo ya había decidido empacar e irse, pero Klimov comenzó a excavar y reveló un destello amarillo revelador. Los arqueólogos se unieron y excavaron un anillo de oro enrollado con una cabeza de serpiente en un extremo.

    El collar data de la Edad del Hierro romana, alrededor del siglo III d.C. Los anillos del cuello de este período eran marcas de alto rango en Escandinavia, cuanto más complejo era el diseño y la construcción, más elitista era el usuario. Casi todos los que se han descubierto fueron encontrados en pantanos ninguno de ellos fue encontrado en tumbas. Se han encontrado algunos anillos más simples para los brazos y el cuello en los entierros de cremación. Los estudios de artefactos han encontrado que los objetos enterrados en pantanos no eran, por regla general, los mismos que los enterrados en tumbas. Los depósitos votivos eran más preciosos, los mejores objetos posibles dedicados como sacrificios en lugares sagrados. De los aproximadamente 60 anillos de oro para el cuello de la Edad del Hierro escandinava, casi todos se han encontrado en Suecia y Dinamarca. Se han encontrado unos pocos en Finlandia y uno en Polonia. Este es el primero de este tipo que se encuentra en cualquier otro lugar de los estados bálticos.

    Se han descubierto muy pocos artefactos de este período en Estonia y los objetos de oro de cualquier período son extremadamente raros en el registro arqueológico de Estonia. Literalmente, se pueden contar con los dedos de una mano. Con 175 gramos de peso, esta pieza es el artefacto arqueológico de oro más pesado y valioso jamás encontrado en Estonia y debe haber pertenecido a alguien del rango más alto entre la élite nórdica. Su descubrimiento apoya la hipótesis de que lo que ahora es el oeste y el noroeste de Estonia tuvo un contacto cultural significativo con los pueblos del Mar Báltico y Escandinavia, así como con las tribus de los actuales estados bálticos y Rusia.

    La pieza de Saaremaa pudo haber sido una pulsera, un collar en espiral o un collar. Es difícil de decir porque, como es común con los objetos sacrificados, se deformó deliberadamente, pero su gran peso y longitud sugieren que probablemente era un anillo para el cuello.

    & # 8220 Se puede decir que este es probablemente el hallazgo individual más valioso, en el sentido material, que se haya desenterrado en Estonia, & # 8221 Mägi explicó a la transmisión de noticias de ETV & # 8220Aktuaalne kaamera & # 8221 & # 8220. los usaba, eran un símbolo de pertenencia a los escalones más altos de la sociedad. Entonces estas no son pulseras normales. Cómo terminó este brazalete en particular en Saaremaa es una pregunta emocionante por derecho propio, y es probable que nunca obtengamos una respuesta real. Este es un tipo de joyería que en toda Escandinavia se considera uno de los elementos más importantes de la Edad del Hierro romana, y está asociado con el poder real y las familias reales. & # 8221


    El Blog de Historia

    Parks Canada ha lanzado la primera película tomada dentro de los restos del HMS. Terror. Un vehículo operado por control remoto exploró el interior del barco, grabando videos de alta definición de las cabinas y los artefactos asombrosamente bien conservados que aún están en su lugar.

    Durante siete días, en condiciones climáticas excepcionales, los espacios interiores del naufragio del HMS Terror fueron explorados científica y sistemáticamente por primera vez. El equipo de arqueología subacuática de Parks Canada realizó siete inmersiones con ROV y exploró 20 cabinas / compartimentos en el barco, en busca de descubrir una mejor comprensión del destino de la expedición Franklin. El equipo obtuvo imágenes claras de más del 90 por ciento de la cubierta inferior del barco, que incluye las viviendas de la tripulación.

    El equipo de arqueología subacuática de Parks Canada informa que el HMS Terror ha sido bien conservado por las frías aguas profundas de Terror Bay y las capas de sedimento protector. De hecho, la sedimentación proporciona las mejores condiciones para la conservación, ya que permite un ambiente con menos oxígeno (anaeróbico), lo que ayuda a preservar los orgánicos, como el papel.

    En las cabañas de los oficiales, el equipo de arqueología subacuática de Parks Canada descubrió camas y escritorios en su lugar, además de estantes con algunos artículos. Otros hallazgos incluyen: estantes con platos y botellas de vidrio (vasos y copas) en lo que se cree que fue la despensa del comedor de los oficiales y filas de estantes con platos, tazones y vasos, todos intactos, en el área delantera donde se ubicaron los alojamientos. porque los marineros comunes habrían sido localizados.

    La cabina Captain & # 8217s es el espacio mejor conservado de toda la cubierta inferior. El equipo de arqueología subacuática de Parks Canada descubrió que una cantidad significativa de sedimento se ha filtrado a través de las ventanas de la galería de popa, cubriendo una buena parte de los artefactos y probablemente preservando lo que se encuentra debajo. Se identificaron el escritorio del Capitán, gabinetes de mapas con cajones cerrados, cajas que probablemente contienen instrumentos científicos, un trípode completo (similar al trípode de un topógrafo) y un par de termómetros. El único espacio en la cubierta inferior que permanece inaccesible es el dormitorio del Capitán, detrás de la única puerta cerrada en esta cubierta.

    El HMS Tinieblas Eternas fue el buque insignia comandado por Sir John Franklin en su condenada expedición de 1845 para encontrar el Pasaje del Noroeste. los Terror estaba al mando del capitán Francis Crozier. Los barcos quedaron varados en el hielo frente a la isla King William en septiembre de 1846 y la tripulación abandonó ambos barcos. Una nota dejada por Francis Crozier en abril de 1848 registra que 105 de los 129 miembros originales de la tripulación habían abandonado los barcos. Para cuando escribió la carta, 24 de los 105 ya estaban muertos, entre ellos Sir John Franklin. Crozier guardó la carta en un montículo de piedra en la isla King William y se dirigió hacia un río con los tripulantes supervivientes. La hipotermia, el hambre y las enfermedades los mataron a todos. Lo poco que sabemos de cómo la expedición encontró su horrible final nos ha llegado por la carta (descubierta por la expedición McClintock en 1859), los testigos inuit y los restos de tres cuerpos enterrados en la isla King William.

    Muchas docenas de expediciones y 168 años después, el naufragio del HMS Tinieblas Eternas fue descubierto en el Estrecho de Victoria por la Arctic Research Foundation (ARF) en 2014. Los restos del HMS Terror fue descubierto en Terror Bay en septiembre de 2016. No se han recuperado artefactos del Terror sin embargo, pero varios objetos de la Tinieblas Eternas, sobre todo la campana del barco y # 8217, han sido.

    El estado excepcional de los contenidos de Terror haga que sea probable que las inmersiones futuras recuperen documentos escritos como los registros del barco # 8217 que arrojarán nueva luz sobre la desafortunada expedición. La temperatura del agua es constantemente de 0 grados Celsius o menos, no hay penetración de luz y los sedimentos han proporcionado una capa adicional de protección.

    Cámara funeraria romana intacta encontrada debajo de una casa en España

    Las obras de reforma de una vivienda particular en la localidad andaluza de Carmona, a 32 kilómetros al este de Sevilla, han revelado una cámara funeraria romana intacta que data del siglo I a.C. y el siglo I d.C. La familia descubrió un pequeño arco cuando derribaron una pared en su patio. La apertura conducía a un columbario, una cámara subterránea construida para contener urnas cinerarias.

    Hay ocho loculi (nichos) en la pared, seis de los cuales contienen urnas. Las urnas están hechas de tres materiales diferentes: dos tipos de piedra caliza y vidrio. Las urnas de vidrio están encerradas dentro de contenedores protectores de plomo.

    Tres de las urnas tienen inscripciones en la superficie, posiblemente los nombres de los fallecidos. El contenido incluye cenizas y fragmentos de huesos, pero también pertrechos personales como unguentaria, pequeños frascos que se utilizan para contener aceites, cosméticos y perfumes. En los loculi y en el piso se encontraron cuencos, platos, vasijas de vidrio y cerámica que contenían ofrendas funerarias.

    La cámara en sí está en condiciones excepcionales. La bóveda y las paredes están pintadas con líneas rojas que se cruzan.

    Juan Manuel Romàn, arqueólogo empleado por el ayuntamiento, destacó & # 8220la destacada importancia del descubrimiento & # 8221.

    "Han pasado 35 años desde que se encontró una tumba en un estado de conservación tan magnífico", dijo y agregó que no parecía haber sufrido ningún deterioro a lo largo de los siglos desde que fue sellada.

    & # 8220Apenas hay dos dedos de sedimentación, & # 8221, agregó.

    Los artefactos han sido recuperados y se conservarán para su futura exhibición en el museo arqueológico. El destino del columbario no está determinado por el momento.

    José Avilés, de 39 años, el dueño de la casa al que los vecinos conocen como Pepe dijo a los medios locales que estaba asombrado por el hallazgo. & # 8220Nunca imaginamos cuando estábamos construyendo una extensión de la casa que deberíamos encontrar algo así & # 8221, dijo.

    "Todo sucedió muy rápido, pero nuestra intención es mantener la cámara abierta, preservarla y protegerla y de alguna manera incorporarla a la casa", dijo.

    & # 8220Pero nosotros & # 8217 tendremos que ver qué dicen los equipos arqueológicos & # 8221, agregó.

    Puede ver más de cerca la cámara y la entrada en este video.

    El mayor tesoro de monedas normandas encontrado en Somerset

    Jueves 29 de agosto de 2019

    El mayor tesoro de monedas del período inmediatamente posterior a la conquista normanda jamás descubierto ha sido descubierto en Somerset. Contiene cinco veces más monedas con la cabeza de Guillermo el Conquistador que el número total conocido antes del hallazgo. Es el tesoro normando más grande de cualquier tipo encontrado desde 1833.

    Fue descubierto por los detectores de metales Adam Staples y Lisa Grace en un campo virgen en una granja en Chew Valley, Somerset, en enero. Estaban mostrando a sus amigos cómo usar su nuevo equipo cuando el detector los alertó de la presencia de la primera moneda, un centavo de plata de Guillermo el Conquistador. Durante las siguientes cinco horas, los tres desenterraron miles más. Los metieron en un balde, notificaron al oficial de enlace de hallazgos locales como lo exige la ley y los llevaron directamente al Museo Británico.

    La mayoría de las monedas son centavos de plata de Guillermo el Conquistador (r. 1066-1087) y el último rey anglosajón de Inglaterra, Harold II (r. Enero de 1066-14 de octubre de 1066). El reinado de Harold fue tan corto que sus monedas son muy raras. Con más de mil de ellos encontrados juntos en este tesoro, es probable que haya monedas en la mezcla que no se hayan visto antes e incluso marcas de ceca de monetarios previamente desconocidos. También hay medio centavo (literalmente, centavos de plata cortados por la mitad) y algunas monedas con el retrato de Eduardo el Confesor (r. 1042-enero de 1066) que formaban parte de un plan de evasión de impuestos.

    Gareth Williams, el curador de la acuñación medieval temprana del [M] useum británico, dijo que el tesoro de 2.528 monedas era inusualmente grande y & # 8220massically importante & # 8221 para arrojar luz sobre la historia del período.

    & # 8220 Uno de los grandes debates entre los historiadores es hasta qué punto hubo continuidad o cambio, tanto en los años inmediatamente posteriores a la conquista como en un período más largo & # 8221, dijo. & # 8220Las monedas nos ayudan a comprender cómo los cambios bajo el gobierno normando afectaron a la sociedad en su conjunto. & # 8221

    Tres de las monedas han sido identificadas como & # 8220mules & # 8221, una combinación de dos tipos de monedas, esencialmente una forma temprana de evasión de impuestos por parte del monedero, la persona que las hizo.

    Estas monedas tienen diseños y lenguaje que se relacionan tanto con Harold como con William, y hubieran sido fáciles de pasar por moneda de curso legal ya que el anglosajón promedio era analfabeto y las imágenes estilizadas de los reyes parecían similares.

    El tesoro debe haber sido enterrado antes de 1072, y probablemente solo dos o tres años después de la conquista normanda de 1066. El valor de las monedas en ese momento habría sido suficiente para comprar 500 ovejas, por lo que una cantidad considerable de riqueza. Durante esos tiempos turbulentos, esconder la riqueza portátil en un agujero en el suelo era la opción segura.

    Actualmente, las monedas están siendo evaluadas y catalogadas por expertos del Museo Británico. Se llevará a cabo una investigación forense para determinar si el tesoro califica como tesoro según los términos de la Ley del Tesoro de 1996. (No hay duda). Un comité de valoración del tesoro determinará el valor justo de mercado de las monedas. Los museos tendrán la oportunidad de aumentar el monto del valor de tasación que será compartido 50/50 por los buscadores y el propietario.

    Seis niños nobles sacrificados encontrados en Perú

    Miércoles 28 de agosto de 2019

    Los arqueólogos han descubierto los restos de otros seis niños sacrificados en la antigua ciudad de Huanchaco en la costa norte del Perú. Tenían marcas de cortes en el tórax de cuando sus corazones se movieron y fueron colocados en tumbas frente al océano. Algunos de los esqueletos todavía tienen restos de piel y cabello.

    Las tumbas fueron desenterradas en el barrio Pampa la Cruz de la ciudad, donde se encontraron 56 esqueletos en junio del año pasado, pero a diferencia de los hallazgos anteriores, estos niños fueron enterrados con artefactos preciosos, joyas de oro y plata y tocados de plumas y textiles. Estos son marcadores de rango, una indicación de que los niños provenían de familias nobles y sacerdotales ricas.

    "Este es el sitio más grande donde se han encontrado los restos de niños sacrificados", dijo el martes a la AFP el arqueólogo jefe Feren Castillo.

    Castillo dijo que los niños, que tenían entre cuatro y 14 años, fueron sacrificados en un ritual para honrar la cultura chimú y los dioses.

    & # 8220 Fueron sacrificados para apaciguar el fenómeno de El Niño, & # 8221 y muestran signos de haber sido asesinados durante el clima húmedo, dijo.

    Añadió que aún puede haber más por encontrar.

    & # 8220Es incontrolable, esto con los niños. Dondequiera que caves, hay & # 8217s otro & # 8221, dijo Castillo.

    Hoy en día, Huanchaco es un popular destino de playa en las afueras de la ciudad colonial de Trujillo. Ha sido habitado por una cronología de culturas peruanas desde que el Salinar pescó allí por primera vez entre el 400 y el 200 a.C. La cultura Chimú gobernó el área desde mediados del siglo IX hasta que fueron conquistados por los incas en 1470. En el momento de los sacrificios masivos & # 8212 1200 a 1400 d.C. & # 8212 Huanchaco era el principal puerto de la capital Chimú, Chan Chan. .

    /> Los últimos hallazgos elevan el recuento total de niños sacrificados descubiertos en el sitio hasta 227. También se han encontrado los restos óseos de más de 50 hombres adultos, probablemente guerreros, pero su fecha va desde el siglo VIII hasta el siglo XV. , por lo que no formaron parte del gran evento de sacrificio que se cobró la vida de los niños y más de 200 camélidos, que se cree que eran llamas.

    Piedras prehistóricas encontradas en Auvernia

    La excavación preventiva antes de la construcción de la carretera cerca de Veyre-Monton en Auvernia, en el centro de Francia, ha desenterrado decenas de menhires prehistóricos y un túmulo funerario que contiene un esqueleto humano. Los hallazgos podrían oscilar entre 6.000 a. C. (el período Neolítico) hasta el 1000 a.C. (la Edad del Bronce). Es la primera vez que se descubre un complejo de piedras en pie en Auvernia o en el centro de Francia, para el caso.

    Hay 30 monolitos de uno a 1,6 metros de altura (aprox. 3 & # 82173 & # 8243-5 & # 82173 & # 8243) dispuestos en una alineación aproximadamente rectilínea de más de 500 pies. Los más grandes están agrupados en la parte superior de una pendiente en el norte del sitio, los más pequeños se encuentran más cerca unos de otros en la parte inferior de la pendiente. El diseño curado a lo largo de un eje norte-sur habría hecho que las piedras fueran muy visibles en el paisaje prehistórico. Los menhires rectilíneos están alineados con otro grupo de cinco bloques de piedra que forman un arco o forma de herradura, y seis piedras espaciadas regularmente forman un círculo de 50 pies de diámetro.

    Todos los monolitos fueron deliberadamente derribados, empujados a pozos. Algunos de ellos resultaron dañados. Algunos estaban cubiertos de tierra. Esto parece haber sido una práctica establecida, ya que se ha encontrado en otros sitios de monumentos monolíticos. Es posible que la eliminación de los menhires representara un cambio en las creencias culturales.

    /> Uno de los menhires de la alineación principal es único entre sus compañeros. Es una roca caliza (las otras son basálticas) y ha sido tallada. Las tallas sugieren una forma femenina antropomórfica: hombros redondeados en la parte superior, dos protuberancias redondas como dos pechos muy pequeños y muy juntos. Las formas se crearon tallando toda la superficie de la piedra caliza. Veinte pulgadas por debajo de & # 8220breasts & # 8221 hay líneas grabadas altamente erosionadas que forman un galón que podría haberse referido a los brazos colocados en el vientre. Este tipo de híbrido estatua-menhir es muy raro en Francia, y el recién descubierto es el único descubierto en Auvernia.

    Al igual que las piedras verticales, el mojón se aplanó deliberadamente para quitarlo de su lugar prominente en el paisaje. Las piedras verticales fueron empujadas hacia un gran pozo al lado. Tiene 46 pies de largo y 21 pies de ancho, un rectángulo construido alrededor de una tumba central. Contenía los restos esqueléticos de un hombre alto. Su cuerpo había sido enterrado en un ataúd de madera, ahora podrido y rodeado de bloques de piedra. Su tamaño indica que pueden haber sido menhires reutilizados, tal vez incluso deliberadamente rotos para su reutilización en el mojón. En total, se transportaron 30 toneladas de piedra a este lugar para construir el mojón.

    El sitio de Veyre-Monton es desafiante hasta la fecha porque no se encontraron artefactos que ayuden a identificar el período de ocupación. La complejidad de la construcción, incluido el transporte de piedras desde varios lugares diferentes, y la destrucción posterior indica una ocupación a largo plazo por comunidades sucesivas, pero si dejaron algo más que las piedras y el entierro, aún no se ha descubierto. Los arqueólogos intentarán determinar las fechas de ocupación utilizando la datación por radiocarbono de los restos esqueléticos y de los pocos rastros de materia orgánica encontrados en la excavación.

    Green Viking, camina. Red Viking, detente.

    A partir del lunes 26 de agosto, 17 de los semáforos en Aarhus, Dinamarca, están usando vikingos rojos y verdes para señalar a los peatones cuándo es seguro cruzar la calle.

    La segunda ciudad más grande de Dinamarca en la actualidad, el asentamiento fortificado de Aros fue fundado por vikingos en el siglo VIII. Estaba ubicado en la desembocadura del río Aarhus, un puerto natural de un fiordo en la costa este de la península de Jutlandia y, en el siglo X, era un importante centro de comercio, sede del obispado y defendido por una poderosa muralla de tierra. que rodeaba la ciudad.

    Hay un par de ciudades danesas que pueden tener genealogías más antiguas que Aarhus & # 8217, pero Ribe y Hedeby (fundadas a principios del siglo VIII) y otras ciudades colonizadas por vikingos tempranos ya no pueden presumir de sus diseños originales. El centro histórico de Aarhus hoy se relaciona con el asentamiento medieval. Las estructuras han cambiado y el nivel del suelo puede haber aumentado, pero muchas de las calles del centro de Aarhus están exactamente donde estaban en el siglo X. (Haga clic en las flechas y arrastre hacia la izquierda y hacia la derecha para comparar el mapa del siglo X con el centro de la moderna Aarhus). Los 17 semáforos rodean el centro vikingo.

    & # 8220Muchas personas no conocen Aarhus & # 8217 especial importancia para el período vikingo, y quiero cambiar eso. Queremos contar las historias olvidadas y cambiar el nombre de Aarhus como la ciudad vikinga que somos ”, dijo el Consejero de Tecnología y Medio Ambiente de Aarhus, Bünyamin Simsek].

    & # 8220Con un presupuesto modesto, podemos cambiar los pasos de peatones seleccionados y crear valor tanto para los turistas como para los aficionados, & # 8221, continuó.

    Es una forma barata y alegre de marcar una ruta a pie de Viking Aarhus. Cada luz cuesta 1.000 coronas danesas, menos de 150 dólares, y son ridículamente encantadoras. Las figuras de palo de la vieja escuela no tienen más posibilidades contra los invasores brutalmente lindos que los monjes de Lindisfarne.

    El centavo de un millón de dólares

    Un centavo de 1894 extremadamente raro se ha vendido en una subasta por más de un millón de dólares. Fue comprado en la Subasta Nocturna Stack & # 8217s-Bowers Rarities de la American Numismmatic Association World & # 8217s Fair of Money en Chicago el jueves 16 de agosto por el empresario de Salt Lake City y ávido coleccionista Dell Loy Hansen por $ 1.32 millones.

    La moneda de diez centavos fue diseñada por Charles E. Barber, sexto grabador jefe de la Casa de la Moneda de EE. UU. (1879-1917), cuyos diseños imperturbables y prácticos en bajo relieve y la cabeza Liberty # 8212 de perfil en el anverso, águila y / o corona en el reverso. & # 8212 resistió tan bien el desgaste que sus monedas continuaron circulando hasta bien entrada la década de 1950. El aspecto conservador y la longevidad de las monedas no las hicieron querer entre los coleccionistas inicialmente, pero la escasez de la moneda de diez centavos de 1894-S la colocó en una clase propia entre las monedas Barber.

    Es una moneda de prueba, una de las únicas 24 monedas de diez centavos de 1894-S acuñadas en la Casa de la Moneda de San Francisco. Se desconoce por qué la Casa de la Moneda de San Francisco solo alcanzó 24 de estas monedas de diez centavos. Hoy en día, solo se sabe que existen nueve de esos 24, y de esos nueve, dos son pruebas deterioradas muy gastadas. La moneda de diez centavos vendida la semana pasada está calificada como PR-63 por el Servicio Profesional de Calificación de Monedas, definida como un & # 8220 promedio o un golpe levemente débil con marcas o líneas de cabello moderadas & # 8221.

    Esta adquisición llena un vacío desafiante para cualquier coleccionista de monedas Barber y monedas de la Casa de la Moneda de EE. UU. En general. El ambicioso objetivo de Hansen es acumular la primera colección privada completa de monedas estadounidenses desde 1792 hasta el presente. Esto se conoce como & # 8220Eliasberg Quest & # 8221 en honor a Louis E. Eliasberg, el único coleccionista en alcanzar este noble objetivo.

    El Sr. Hansen, un hombre de negocios de Utah y socio de [David Lawrence Rare Coins], ha sido un coleccionista activo desde la infancia, pero solo ha reavivado su pasión durante los últimos tres años. En ese pequeño lapso de tiempo, ha adquirido lo que se considera la mejor colección de monedas de EE. UU. De todos los tiempos. Comentó: & # 8220 Esta fue una oportunidad para comprar otra rareza famosa para la colección en crecimiento. Como pieza final del rompecabezas de monedas de barbero, ahora hemos completado la colección de conjuntos de prueba y golpe de circulación de monedas de diez centavos, veinticinco centavos y mitades de barbero. Nunca imaginé que este increíble pasatiempo traería tanta emoción y alegría, pero estoy realmente emocionado de poder ser el cuidador de esta famosa pieza de la historia estadounidense y agregarla a la colección. & # 8221

    Cachorro siberiano de 14.000 años hace un gran avance en el ARN

    Sábado 24 de Agosto de 2019

    El cuerpo de un cachorro cánido conservado durante 14.000 años en el permafrost siberiano ha ayudado a los científicos a lograr un avance crucial en el análisis arqueológico de ARN. En las condiciones adecuadas, se puede extraer ADN de restos arqueológicos de miles de años de antigüedad, pero la hipótesis ampliamente aceptada era que el ARN se degrada con relativa rapidez debido a la acción enzimática en plantas y animales, especialmente en tejidos blandos de mamíferos. Estudios recientes han podido revelar genomas de ARN en material arqueológico, casi todos los especímenes de endospermo de semillas de plantas, que es especialmente adecuado para la conservación a largo plazo. Un nuevo estudio buscó secuenciar el ARN en especímenes de tejido históricos y arqueológicos que, mediante una rápida desecación o congelación, se habían conservado excepcionalmente bien.

    El equipo tomó cinco muestras de tres cánidos: una muestra de cada uno de dos lobos históricos (siglos XIX y XX) de Groenlandia, y tejido del hígado, cartílago y músculo de un cachorro de & # 8220wolf & # 8221 descubierto en Tumat, Siberia, en 2015 El cachorro fue encontrado en el permafrost descongelado y muchos de sus tejidos blandos habían sobrevivido los 14.000 años en excelentes condiciones. Fue identificado como un cánido juvenil, pero no está claro si era un cachorro de lobo o un híbrido de perro lobo domesticado.

    /> El ADN de las muestras ya había sido secuenciado, lo que dio a los investigadores los medios para verificar la autenticidad de los resultados de ARN. No es sorprendente que hubiera mucho más ARN en las dos muestras históricas, pero el equipo pudo secuenciar el ARN del tejido hepático del cánido de Tumat. Este es el ARN secuenciado directamente más antiguo en al menos 13.000 años.

    & # 8220 Los investigadores de ADN antiguos se han mostrado reacios a intentar secuenciar el ARN antiguo porque generalmente es más inestable que el ADN y más propenso a la degradación enzimática, & # 8221 [Dr. Oliver] Smith de la Universidad de Copenhague.

    & # 8220Sin embargo, tras nuestros recientes éxitos en la secuenciación de ARN antiguo a partir de material vegetal, especulamos que un espécimen animal bien conservado, congelado en el permafrost, podría retener suficiente material para secuenciar. & # 8221

    & # 8220 Para nuestro deleite, descubrimos que no solo encontramos ARN de varios tejidos, sino que en algunos casos la señal era tan fuerte que podíamos distinguir entre tejidos de una manera que tiene sentido biológico. & # 8221

    & # 8220 Sabiendo que el ARN actúa como intermediario entre el ADN y las proteínas, las cuales son más estables, podría ser tentador preguntarse, "¿y qué?" Pero creemos que el futuro del ARN antiguo tiene un gran potencial. Por ejemplo, muchos de los virus con mayor relevancia clínica en la actualidad tienen genomas de ARN, y la etapa del ARN suele ser crucial para comprender las complejidades y complejidades de la regulación genética. Esto podría tener repercusiones cuando se habla de las tensiones y tensiones ambientales que impulsan la evolución. & # 8221

    Los resultados del estudio se han publicado en la revista de acceso abierto. Biología PLoS.

    Piedra rara símbolo picto reciclada como lápida

    Los arqueólogos han descubierto una piedra de símbolo picto poco común que se reutilizó como lápida en el siglo XVIII. Se encontró durante una inspección de un sitio de la iglesia cristiana primitiva cerca de Dingwall en las Tierras Altas de Escocia. Se había identificado como una probable losa en forma de cruz que databa de finales del siglo VIII. Una inscripción apretada en la parte superior izquierda de la cara frontal dice: & # 8220Hugh McAulay Alexander McAulay 2 de enero de 1796. & # 8221

    Las losas transversales llevan el nombre de un elemento de diseño & # 8212 una cruz intrincadamente tallada & # 8212 que se encuentra en al menos un lado. Hay alrededor de 350 piedras simbólicas pictas registradas y documentadas. Solo se conocen alrededor de 50 losas de cruces pictas talladas. No hay una cruz en el frente de la piedra recién descubierta (lo que técnicamente la convierte en la parte posterior, o el reverso de la piedra, el lado de la cruz es el anverso). Cuando se limpie la parte posterior de la losa y si las tallas están suficientemente conservadas, los expertos podrán confirmar si se trata de una losa transversal.

    Solo sobrevive aproximadamente la mitad de la altura de la piedra. Los arqueólogos creen que originalmente tenía más de seis pies de alto y el # 8217 solo quedaba poco más de un metro (3,2 pies), probablemente desde la parte superior. Hay tallas en ambos lados y los arqueólogos vieron tanto cuando se levantó la piedra, pero la capa de tierra oscureció las imágenes.

    John Borland, de Historic Environment Scotland y presidente de la Pictish Arts Society, dijo: & # 8220 El descubrimiento de la mitad superior de una gran losa en forma de cruz con símbolos pictos es de importancia nacional.

    & # 8220El lugar del hallazgo & # 8211 un sitio cristiano primitivo en Easter Ross & # 8211 es una nueva ubicación para tal escultura, por lo que agrega información significativa a nuestro conocimiento de la iglesia picta y su distribución,

    & # 8220Este nuevo descubrimiento continuará estimulando el debate y la nueva investigación. & # 8221

    /> Antes se han encontrado piedras pictas recicladas. Se reutilizaron como mojones y dinteles, en portales y lápidas. This one has some characteristic Pictish abstract designs including the Z-rod and Double Disc, but it has Celtic interlace motifs as well. This is typical of later symbol stones which syncretized the decorative traditions and included carved pictorial references to Biblical characters, see the Nigg Church Pictish cross-slab, for example.

    The stone was raised on Thursday and will be cleaned and conserved. Eventually it will be exhibited in a museum, ideally in the Highlands.

    Gleeful seed gets toad friend

    Thursday, August 22nd, 2019

    The 3,800-year-old relief with the emoticon-like seed discovered last year at the ancient site of Vichama in Peru has a new-found friend: a toad with anthropomorphic hands on each side of a disembodied head. This tableau is on a small wall in front of the larger frieze, but they share a common theme. The large frieze on the nine-foot wall behind this ones featured four disembodied human heads with two serpents winding above them that meet over the anthropomorphic seed putting down roots and looking really happy about it.

    Snakes and toads both represented water in the Norte Chico civilization which occupied Vichama about 1800 B.C., a period afflicted by a succession of droughts that ultimately lead to the abandonment of Caral, Norte Chico culture’s captial and its largest and oldest city. Vichama, thanks to its proximity to the ocean and the freshwater Huara River, outlasted it by centuries. The city was abandoned around 1500 B.C.

    Dr Ruth Shady Solís, director of the Caral Archaeological Zone (ZAC), believes the scene represents the “arrival of water” through rainfall.

    She says that in Andean civilisation, toads represented water and says the face below it represents humans waiting for rainfall to give continuity of life. [& # 8230]

    Researchers said the sculptures would probably have been produced in a period of scarcity and famine.

    Tatiana Abad, another archaeologist at the site, said at a news conference on Monday the carving represented a time of “crisis” for the people living there.

    There are some differences between the figures on the background and foreground relief. The toad on the newly-discovered wall has PacMan-like pupils that look due east. The human face has the east side eye open and the west side one closed. (The heads on the long frieze all have closed eyes.) That persistent unidirectional strabismus may be a reference to the Andes which like to the east of Vichama and are the source of fresh water for the coast.

    The friezes were found in the anteroom of a large ceremonial hall that was almost 10,000 square feet in total area. That structure overlooked the agricultural fields of the Huaura River valley. The building was used for centuries and was constantly being remodeled, repaired and redesigned. Several important sculptural friezes have been found since excavations began in 2007. The motif of famine is addressed in many of them even more directly, depicting anthropomorphic characters with empty stomachs, some dead, other engaged in a ritual dance. Archaeologists have also discovered 22 architectural complexes including public buildings, plazas — one circular sunken one — and residential dwellings.


    Secret Soviet death rays. Yetis. Aliens. Just what did slaughter nine hikers on Siberia’s Death Mountain in 1959?

    Peering through the windswept snow on a dark February day, the rescue party finally came on the first sign of life – the flapping remains of a tent pitched on ski poles on an uppermost slope of Kholat Syakhl, ‘Mountain of the Dead’ in the native language of northern Siberia.

    But where were the nine young Russian students who should have been sheltering beneath the canvas?

    Curiosity turned to mystery as human tracks were seen in the snow heading downhill away from the tent in single file for a third of a mile… barefoot human tracks.

    In temperatures of minus 24! And mystery became horror when an inspection of the tent showed its front flaps still buttoned tightly together but huge knife slashes down the sides – through which the occupants apparently fled.

    Inside was like the Mary Celeste, with everything intact – warm clothes, waterproof jackets, blankets and sweaters that would have been essential to survive in the Siberian weather plus cameras, diaries and cooking utensils, all apparently abandoned in a moment of madness.

    So began the story of what became known as the Dyatlov Pass Incident, one that has baffled the world for more than half a century since whatever horrific tragedy overtook the nine in February 1959.

    They had been missing for almost a month after trekking out into the bleak wildness of the Ural mountains – seven men and two women, all of them fit, hardy and experienced hikers on what was supposed to be a short and invigorating break from their graduate studies.

    Haunting photographs from the film in their cameras show the happy and relaxed faces of good friends on an exhilarating adventure, capturing their journey by train, road and on foot to this desolate area.

    They smile out fresh-faced and jolly from black-and-white snaps, rugged, healthy young people in the anoraks, plus-fours, waterproof galoshes and gaiters of the day, oblivious to what fate has in store for them.

    When they failed to return, search parties went out, with every expectation of finding at least some survivors – hopes that were soon dashed.

    The first bodies – frostbitten and frozen stiff – were discovered lying in the snow on flat land near a river, a mile from the tent, next to the remains of a long burnt-out fire.

    Around 350 yards away lay the corpse of Igor Dyatlov, the 23-year-old engineering student from Ural Polyetchnic who had put the expedition together and was its leader. (His name would later be given to the area where the tragedy took place.)

    Nearby, a search dog sniffed out the remains of Zina Kolmogorova, 22, under four inches of snow, and then that of Rustem Slobodin. The bodies were in a line 200 yards apart, as if they had been trying to crawl behind each other back up to the shelter of the tent, but never made it.

    Another two months went by before the rest of the group were found, under 15ft of snow in a den they had desperately hollowed out for themselves before succumbing to the cold.

    Some of this group had broken bones and terrible internal injuries but, strangely, no external wounds, not even scratches on the skin.

    Stranger still, odd bits of their clothing contained higher than normal levels of radiation.

    Indeed, post-mortem examinations of all nine bodies threw up a string of bewildering anomalies. Why were some fully clothed, but others nearly naked? Most disconcerting of all was Lyudmilla Dubinina’s body, which was missing her tongue and eyes.

    What had gone on in those dark and dreadful hours on the Mountain of the Dead? What had caused nine highly educated, young adults to plunge panic-stricken into the sub-zero night to their deaths?

    The official Soviet investigator into the tragedy, Lev Ivanov, could find no answers. He concluded in his hastily composed report that all nine deaths had been caused by what he described as ‘an unknown elemental force which they were unable to overcome’.

    Privately, he told people he thought they’d been killed by aliens in a UFO.

    And that was where official investigations ended. Case closed. Access to the entire area was sealed off from prying eyes for the next four years, by which time the authorities believed this incident would have disappeared off the radar, as many strange happenings did in the old Soviet empire.

    But the mystery would not go away. The ingredients were too potent.

    Now the riddle has been revisited in a new book by British writer and researcher Keith McCloskey. It is also the subject of a gripping new film – released this weekend – by Hollywood director Renny Harlin, a veteran of mystery, thriller and horror movies.

    ‘There is no theory that makes sense,’ says Harlin, ‘only guesses.’ And he’s right. The explanations put forward over the years for what made the Dyatlov Nine flee mindlessly from the relative haven of their tent to die in the snow range from the obvious to the bizarre and then to the insane, with large doses of conspiracy theory along the way.

    There is the sexual explanation, for example – did a massive drunken punch-up break out among the men, possibly over advances made to the alluring Zina Kolmogorova? But while human nature is always suspect in the claustrophobic conditions of a tent on a blizzard-swept mountainside, that doesn’t explain why they fled en masse into the night.

    Wild bears on the prowl for prey are another proposition – but no animal tracks were found.

    An avalanche might have been enough for them to lose their nerve and run. Perhaps, in confusion, they raced away from the immediate danger but then could not find their way back in the pitch black of the night and against Arctic winds.

    Yet there was no sign of snow pouring over the tent, which was still largely upright when found. And these were experienced adult hikers, not likely to be easily scared. At least one of them surely would have kept calm enough not to join the lemming rush to their doom?

    Were they, perhaps, caught up in some bizarre military accident in the lonely (and top secret) vastness of the Russian interior – a missile misfiring or a low-flying jet sending out shock waves and noise that frightened them out of their wits?

    This was the height of the Cold War with both sides of the East-West divide searching for the ultimate weapon to knock the other out. But there is no evidence of experimental weapons sites within hundreds of miles.

    There has been speculation about the development of ultra-sonic weapons that destroy with sound alone, but no proof that such arms even exist.

    What is known is that nearby the Mountain of the Dead were gulag camps for those unfortunates who crossed the Communist leadership in Moscow. Could a bunch of desperate escapees have pounced on the unsuspecting hikers and slaughtered them?

    Or were the campers – as another unprovable theory suggests – collateral damage after a mass escape of criminal thugs from one camp in the area?

    This was supposedly foiled by the KGB using missiles loaded with nerve gas or vacuum bombs that sucked the oxygen from the air – perhaps explaining the internal injuries some of the hikers suffered.

    But there were no other footprints in the snow around the site suggesting more people were involved – which also rules out suggestions that the Nine stumbled on Soviet Spetznaz special forces testing secret weapons and were eliminated on the spot to shut them up.

    Conspiracy theories are two-a-kopek. While sceptics might dismiss the Soviet investigator’s talk of aliens, believers are encouraged by reports of strange lights and ‘bright orbs’ hovering in the night sky at around this time.

    The last photograph on the film in one of the cameras found in the tent appears to capture a giant flash against the night sky – but it could equally be the result of an accidental over-exposure.

    Then we must consider (but quickly pass over) the possibility of wandering yetis or abominable snowmen pouncing on the hapless hikers and squeezing the life out of the victims with those massive internal injuries.

    A centuries-old horror legend in the Urals speaks of a fearsome zolotaya baba – a ‘golden woman’ – lurking in the area.

    But the simple fact is no theory holds up to scrutiny. As Keith McCloskey concludes, we will probably never know for sure what actually happened on that remote mountainside.

    The one thing he feels sure about is that there was some sort of an official cover-up, which has served only to add to the mystery. But the Soviet Union was a place where concealing the truth was second nature to officials, high and low.

    Accidents were routinely airbrushed from the record. Twenty years after the Dyatlov incident, a fatal release of anthrax from a germ warfare research establishment in the Urals was hushed up. The KGB seized all hospital records and, to this day, the site is off-limits.

    McCloskey blames the deaths of the Dyatlov Nine on some unspecified accident caused by the Soviet military, but precisely what and where and how eludes him and us.

    Harlin’s provocative film, on the other hand, provides an answer.

    With impressive starring roles for young British actresses Holly Goss and Gemma Atkinson, it follows five modern-day American students as they trek to the Urals to make a documentary about the Dyatlov disaster, then succumb to . . .

    To what? It would be wrong for me to spoil the surprise for those who want to see this taut film drama for themselves. Let’s just say they stumble on a secret that builds slowly and atmospherically to a climax of horror that’s great on screen – but a time warp or two away from reality.

    The mystery of the Mountain of the Dead goes on, as intriguing and unresolved as ever.

    The only certainty in the whole mind-bending story is the luck of the tenth member of the group, 21-year-old Yuri Yudin.

    A fellow student, he set out on the expedition with the rest, but was in such pain from lumbago, exacerbated by the cold, that he reluctantly had to drop out three days before his friends reached the mountain and encountered whatever horror killed them.

    That ‘unknown elemental force’ identified by the original Soviet investigator more than half a century ago still lacks a convincing name. There will undoubtedly be more theories in this story. Watch this space.


    Gene transcripts from ancient wolf analyzed after 14,000 years in permafrost

    Fig 1. Regressions of ancient liver and historical skin samples, Method 1: Relationships between 95th percentile of expressed genes in each control tissue sample (x-axis) and each ancient sample or control samples from other tissues (y-axis). Black points in graphs comparing ancient samples are the relationships between the control tissue and the equivalent ancient tissue. Red points overlaid show the relationship between the control tissue and other ancient tissues specified in the graph subtitle. Yellow lines are least squares linear regression fit for black points. Green lines are least squares linear regression fit for red points. Filled lines indicate a significant linear regression. Dashed lines indicate a nonsignificant linear regression. (A) BGISEQ-500 data, de-duplicated (B) HiSeq-2500 data, de-duplicated (C) BGISEQ-500 data, duplicates retained (D) HiSeq-2500 data, duplicates retained. The underlying data for this figure are derived from Varistran output, summaries of which can be found in S2 Data and S3 Data. Crédito: PLOS Biología (2019). DOI: 10.1371/journal.pbio.3000166

    RNA—the short-lived transcripts of genes—from the "Tumat puppy", a wolf of the Pleistocene era has been isolated, and its sequence analyzed in a new study by Oliver Smith of the University of Copenhagen and colleagues publishing on July 30 in the open-access journal PLOS Biología. The results establish the possibility of examining a range of RNA transcripts from ancient organisms, a possibility previously thought to be extremely unlikely because of the short lifespan of RNA.

    DNA, which encodes the "hard copy" of genes, is known to survive for thousands of years under favourable conditions. But RNA—the short-lived working copy of a gene, which is transcribed from DNA in the cell and forms the instructions for making proteins—is rapidly broken down in living tissue by a suite of recycling enzymes. That instability typically continues after death, and because of that, researchers have generally assumed that the likelihood of finding intact an ancient cell's complement of RNA—its transcriptome—was vanishingly small. But there have been a few exceptions, mostly in plants, which led the authors to ask whether there might be ancient animal transcriptomes well-preserved enough to be sequenced.

    They isolated and analyzed RNA from liver tissue of a 14,300-year-old canid, possibly a wolf or partially domesticated wolf-like creature, that had been preserved in Siberian permafrost until its discovery, as well as tissue from two 19th- and 20th-century wolves for comparison. Using a variety of transcriptomic techniques and quality control measures, the team showed that the RNA sequenced from the Pleistocene-era canid was truly representative of the animal's RNA, with many liver-specific transcripts that matched more modern samples from both wolves and dogs.

    The Siberian canid's transcriptome is the oldest RNA sequenced by far, surpassing the next oldest transcriptome by at least 13,000 years. The authors note that unlike paleo-genomics, paleo-transcriptomics is unlikely to become routine, because even in the best conditions, RNA is not as well preserved as DNA.

    Nonetheless, there are likely to be a large number of other naturally frozen specimens for which deciphering the transcriptome is possible, opening up for researchers not just the genes of ancient organisms, but the flux of cellular activity encoded by the transcriptome.

    "Ancient DNA researchers have previously been reluctant to attempt to sequence ancient RNA because it is generally more unstable than DNA, and more prone to enzymatic degradation," said Dr. Smith. "However, following our recent successes in sequencing ancient RNA from plant material, we speculated that a well-preserved animal specimen, frozen in the permafrost, just might retain enough material to sequence. To our delight, we found that not only did we find RNA from various tissues, but in some case the signal was so strong that we could distinguish between tissues in a way that makes biological sense.

    "Knowing that RNA acts as an intermediary between DNA and proteins, both of which are more stable, it might be tempting to ask, 'so what?'. But we think the future of ancient RNA has great potential. For example, many of the most clinically relevant viruses around today have RNA genomes, and the RNA stage is often crucial to understanding the intricacies and complexities of gene regulation. This might have repercussions when discussing the environmental stresses and strains that drive evolution."


    Abstracto

    Permafrost thaw subjects previously frozen soil organic carbon (SOC) to microbial degradation to the greenhouse gases carbon dioxide (CO2) and methane (CH4). Emission of these gases constitutes a positive feedback to climate warming. Among numerous uncertainties in estimating the strength of this permafrost carbon feedback (PCF), two are: (i) how mineralization of permafrost SOC thawed in saturated anaerobic conditions responds to changes in temperature and (ii) how microbial communities and temperature sensitivities change over time since thaw. To address these uncertainties, we utilized a thermokarst-lake sediment core as a natural chronosequence where SOC thawed and incubated in situ under saturated anaerobic conditions for up to 400 years following permafrost thaw. Initial microbial communities were characterized, and sediments were anaerobically incubated in the lab at four temperatures (0 °C, 3 °C, 10 °C, and 25 °C) bracketing those observed in the lake's talik. Net CH4 production in freshly-thawed sediments near the downward-expanding thaw boundary at the base of the talik were most sensitive to warming at the lower incubation temperatures (0 °C to 3 °C), while the overlying sediments which had been thawed for centuries had initial low abundant methanogenic communities (< 0.02%) and did not experience statistically significant increases in net CH4 production potentials until higher incubation temperatures (10 °C to 25 °C). We propose these observed differences in temperature sensitivities are due to differences in SOM quality and functional microbial community composition that evolve over time however further research is necessary to better constrain the roles of these factors in determining temperature controls on anaerobic C mineralization.


    46,000-Year-Old Extinct Bird Frozen In Siberian Permafrost Identified As Horned Lark

    The well-preserved remains of an extinct bird that was found in the permafrost of Siberia have been identified as a horned lark that lived 46,000 years ago. The ancient bird was found by local fossil ivory hunters near the village of Belaya Gora in north-eastern Siberia. The bird was given to scientists from Stockholm University and the Swedish Museum of Natural History for analysis.

    The findings of the researchers were published in the journal Communications Biology.

    Radiocarbon dating revealed that the female horned lark flew the Earth toward the end of the last Ice Age or late Pleistocene. Further tests showed the extinct bird might have been an ancestor to a species of a lark that lives in the steppes of Mongolia and another that lives in northern Russia.

    Nicolas Dussex, a researcher at the Department of Zoology at Stockholm University, and Love Dalén from the Swedish Museum of Natural History said the bird remains were well-preserved as to be almost entirely complete. In fact, they are working to sequence the entire genome of the black-feathered bird to determine its relationship and evolution with modern larks.

    “The bird’s carcass was preserved in a state very close to its time of death,” Dussex said, and this will “allow for studies of morphological traits, as well as the ecology and evolution of a range of extinct and extant animal species.”

    The ancient bird was found close to a location where a frozen puppy which lived 18,000 years ago was found. Scientists are analyzing RNA and DNA examinations to determine if the animal remains were actually a dog or a wolf. A cave lion cub that lived 50,000 years ago is also being studied for clues into the past, and so is the prehistoric specimen of a woolly mammoth that lived thousands of years ago.

    Scientists from the Centre for Palaeogenetics of Stockholm University are helping with the research.


    03-09-2019 om 15:19 geschreven door peter

    A strange video has shown a UFO splitting into two separate flying objects allegedly over the East China Sea. The eyewitness said she felt joy and happiness at the sight that caused her to burst into tears.

    The clip was reportedly recorded around 6:20 pm on Monday near Shurijo, Japan from the top of a mountain.

    From the peak of the mountain, Lotus Raelian observed the mysterious object hovering for some 10 minutes before decided to record it on video. The footage starts with the sight of a singular bright flying in the far distance above the East China Sea.

    Seconds later, the brightness of the light dims and seems to separate into two lights.

    The two faintly lit objects slowly move further apart as the schoolgirl is heard starting to cry.

    The girl said she had a strong feeling to go to the top of a Shurijo mountain located just beside their school.

    Then she saw something hovering in the sky that was as bright as a star. The strange object was still there after around 10 minutes, according to the witness.

    After that moment, she said that the bright star began to move and shine blue and red colors.

    Then she took out her phone and began to record a video as the bright star started to move and become two parts.

    The witness said that she was so surprised and cried with joy and happiness of seeing a flying machine first hand.


    Snapshots From the Meeting

    Double whammy. Folklore has it that “earthquake weather” in California is sultry, but in Taiwan it really is blustery, according to seismologists Selwyn Sacks and Alan Linde of the Carnegie Institution's Department of Terrestrial Magnetism. While they were monitoring the strain within boreholes in eastern Taiwan during the second half of 2004, nine typhoons passed over, they reported. During five of them, so-called slow earthquakes swept unfelt across the deep, inclined fault below. Sacks and Linde reason that the low atmospheric pressure at the heart of typhoons can relieve some of the pressure squeezing the fault and keeping it from slipping. Under the reduced pressure, the fault slips, helping rapidly push up Taiwan's coastal mountains several centimeters per year.

    Not so hot. Earlier this year, some climate researchers warned that the climate system could be so sensitive to rising greenhouse gases that the next century would see truly scorching heat (Ciencias, 28 January, p. 497). At the meeting, climate modeler Reto Knutti of the National Center for Atmospheric Research in Boulder, Colorado, and colleagues reported that such extreme warming is “very unlikely.” In simulations with extremely high sensitivities, they found unrealistically large temperature swings between winter and summer region by region. The best agreement with the seasonal cycle came at climate sensitivities that would warm the world by 3°C to 3.5°C when carbon dioxide doubles, the sort of moderately large sensitivity many researchers had been coming to favor.


    Ver el vídeo: Evolução Ninhada 8 filhotes Husky siberiano (Agosto 2022).