La historia

Holandés Schultz

Holandés Schultz


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Arthur Flegenheimer, hijo de un tabernero, nació en Nueva York el 6 de agosto de 1902. Odiaba la escuela y a menudo se metía en problemas por no asistir. Encontró trabajo como techador, pero pronto se vio involucrado en el crimen y cumplió varios períodos de prisión.

Después de la aprobación de la Ley Volstead en 1919, Dutch Schultz se estableció como contrabandista. En 1931 era dueño de varias cervecerías ilegales y bares clandestinos y era una de las figuras criminales más importantes del Bronx. Para proteger su negocio, Schultz se involucró en una guerra de pandillas. Al igual que con Al Capone, las autoridades acusaron a Schultz de evasión del impuesto sobre la renta.

Schultz fue absuelto del cargo en 1933, pero Fiorello La Guardia, el alcalde de Nueva York, estaba decidido a sacar a Schultz de su ciudad. Dio instrucciones al fiscal especial de Nueva York, Thomas Dewey, para que investigara los intereses comerciales de Schultz. Cuando Schultz escuchó la noticia, comenzó a hacer planes para asesinar a Dewey. Esto preocupó a otros líderes de pandillas, ya que sabían que esto solo aumentaría la determinación de La Guardia de acabar con el gángsterismo de Nueva York.

Se advirtió a Schultz que no continuara con su plan de asesinato. Cuando se negó a tomar nota de esta demanda, Louis Lepke Buchalter, uno de los principales líderes de las pandillas de Nueva York, pagó a Charlie Workman y Emmanuel Weiss para que mataran a Schultz. El 23 de octubre de 1935, Dutch Schultz y tres de sus guardaespaldas fueron asesinados mientras comían en un restaurante de Newark.


Surgen problemas sobre el lugar donde cayó el mafioso

Un edificio de ladrillo de dos pisos en el Distrito Histórico del Parque Militar del centro de Newark, donde el gángster Dutch Schultz fue asesinado a tiros en uno de los más notorios de todos los ataques de la mafia, ha sido durante mucho tiempo un santuario para los aficionados al crimen organizado.

Pero el edificio de 12 E. Park St. ha cambiado de manos y su nuevo propietario quiere que lo derriben. En un esfuerzo por reforzar su caso, el propietario ha planteado preguntas sobre la autenticidad del edificio, agregando un toque de misterio a lo que ha sido durante mucho tiempo una de las historias más espeluznantes y fascinantes de Newark.
Como parte de una discusión ante la Comisión de Preservación Histórica y Monumentos Históricos de la ciudad, el propietario y el arquitecto opinaron que el antiguo restaurante donde tuvo lugar el tiroteo fue demolido hace mucho tiempo y reemplazado por el edificio que ocupa actualmente el sitio.

Las pruebas presentadas a la comisión eran escasas y, cuando lo presionó un periodista, el arquitecto admitió que podría estar equivocado.

Lo que no está en disputa es que Schultz, un contrabandista de Nueva York durante la Prohibición que se convirtió en el Enemigo Público No. 1, fue herido de muerte en un restaurante llamado Palace Chop House en la dirección de East Park Street el 23 de octubre de 1935.

En una vívida imagen que recuerda los días en que la mafia mostraba sus músculos en las grandes ciudades estadounidenses, Schultz fue fotografiado boca abajo sobre una mesa salpicada de sangre enmarcada por un espejo marcado por agujeros de bala dentados.

Disparado dentro de una habitación de hombres antes de llegar a esa mesa, Schultz (cuyo nombre real era Arthur Flegenheimer) murió días después en un hospital de Newark. Tenía 33 años y vivía exiliado en Newark para evitar una serie de delitos menores en Nueva York.

El tiroteo ordenado por la mafia también mató a dos de los secuaces de Schultz & # x27s. Los eruditos de la mafia creen que debido a que Schultz era judío, se eligió a un asesino judío para el golpe para evitar que se desarrollara una mala sangre entre las facciones étnicas de la mafia.

Desde los asesinatos, la dirección ha sido el hogar de varios negocios, incluida una imprenta y una operación de limpieza en seco. Más recientemente, fue una tienda de bagels.

Newark Hospitality LLC, propiedad de Miles Berger, tomó posesión del edificio en enero, según los registros de la ciudad. Quiere usar el espacio para estacionar y tener un mejor acceso a la parte trasera de un edificio cercano que le pertenece.

Berger solicitó derribar el edificio este verano y, debido a su ubicación en el distrito histórico, necesitaba obtener la aprobación de la comisión.

En un informe presentado a la comisión, el arquitecto de Newark William Mikesell planteó el fantasma del desmontaje anterior, basando su opinión en una revisión de los antiguos atlas de la ciudad. En 1926, el atlas enumera el edificio en 12 E. Park St. con 50 pies de ancho. Pero el atlas de 1941, seis años después del asesinato de Schultz & # x27, enumera el ancho del edificio en 24 pies. Basado en esta discrepancia, Mikesell concluyó que no podía ser el mismo edificio.


Dutch Schultz - Historia

Wikimedia Commons
Holandés Schultz & # 8217 ficha policial.

Dutch Schultz, nacido Arthur Flegenheimer de inmigrantes judíos alemanes en 1902, creció en los suburbios del Bronx. Después de que su padre dejara a la familia cuando era adolescente, el joven impresionable convirtió su estado de pobreza en una vida de crimen como un gángster profesional. Su vida violenta lo alcanzó, eventualmente, pero no antes de dejar un rastro de sangre, caos y tal vez un tesoro enterrado.

Dutch Schultz comenzó su carrera criminal con robos y robos menores, que lo llevaron a un arresto a la edad de 17 años. Schultz cumplió 17 meses de prisión por robo, el único tiempo en prisión que vio en su vida. Fue durante su tiempo en prisión que evitó su nombre de nacimiento y se convirtió en Dutch Schultz porque, como él mismo dijo, Flegenheimer era demasiado largo para los titulares de los periódicos.

Una vez fuera de prisión, Schultz se conectó con los jefes del crimen organizado Lucky Luciano y Legs Diamond. Schultz desarrolló una relación con su compañero criminal Joey Noe, y los dos formaron su propia pandilla. En la década de 1920, la pareja dirigió operaciones de contrabando para los salones de la ciudad de Nueva York durante la Prohibición, a menudo coaccionando a establecimientos rivales para que le compraran a su pandilla. En un momento, Schultz secuestró y torturó al dueño de un salón que se negó a comprarle.

Wikimedia Commons Vincent Coll, en el medio, saliendo de la corte en Nueva York.

La reputación de Schultz lo precedió desde este punto en adelante. Su territorio fue El Bronx, donde creció. La parte lucrativa de Nueva York estaba al otro lado del río en Manhattan, donde Schultz vio muchas oportunidades. Esto condujo a disputas territoriales con los gánsteres italianos, y Schultz adoptó un enfoque pragmático para hacer negocios.

El territorio de Diamond & # 8217 estaba en Manhattan, por lo que el mafioso ordenó un ataque contra Noe, el socio comercial y confidente de Schultz, en octubre de 1928. Schultz tomó represalias por el asesinato ofendiendo al colaborador cercano de Diamond & # 8217, Arnold Rothstein. No es alguien que se conforme con simples perros falderos, los hombres de Schultz fueron supuestamente responsables del asesinato prematuro de Diamond en 1931.

Las operaciones ilegales de Dutch Schultz & # 8217 no fueron poca cosa. En 1928, suministraba a los bares clandestinos del Bronx $ 2 millones en alcohol, lo que se traduce en $ 28,8 millones en dólares de 2018. En el apogeo de su imperio, Schultz obtuvo $ 54.126 de ganancias por mes, o $ 780.000 en dinero contemporáneo. Esa cantidad de dinero no pasa desapercibida por mucho tiempo.

Schultz chocó con otras bandas a medida que su empresa de contrabando crecía y sus rivales temían que Schultz les quitara el negocio. Vincent Coll, un antiguo socio de Schultz & # 8217s, se involucró en una sangrienta guerra de pandillas con él a principios de la década de 1930 que dejó decenas de muertos. El baño de sangre no se detuvo hasta que Coll fue asesinado en febrero de 1932.

En este punto, el gobierno federal comenzó a perseguir a Schultz. En lugar de depender únicamente del contrabando de alcohol ilegal, Schultz entró en el mercado del juego ilegal para diversificar sus intereses. Su grupo manejó máquinas tragamonedas y un fraude de políticas (una lotería) durante algunos años hasta que los federales acusaron a Schultz en 1933 de cargos por evasión de impuestos sobre la renta.

El líder de la pandilla luego se escondió antes de entregarse en noviembre de 1934. Fue juzgado dos veces por evasión de impuestos, pero dos jurados no pudieron condenarlo. En lugar de dejarlo en paz, el fiscal especial de Nueva York, Thomas E. Dewey, quería enjuiciar a Dutch Schultz por su política ilegal.

Wikimedia Commons Dutch Schultz & # 8217 tumba en el norte del estado de Nueva York.

En algún lugar de todo este caos, había rumores de un tesoro enterrado en las montañas Catskill en el norte del estado de Nueva York. Los lugareños en Phoenicia, Nueva York, dijeron que vieron hombres con sombrero de fieltro y palas a lo largo de Esopus Creek cerca de Fenicia. Supuestamente, hay una caja de acero llena de millones de dólares a orillas de este idílico canal cerca de un pequeño e inocuo pueblo. Los buscadores de tesoros llegan a la ciudad en busca del botín, que aún no se ha encontrado.

Ahora, Schultz apartó su ira de las pandillas rivales y culpó a Dewey por la recesión de su negocio mientras esperaba un juicio por evasión de impuestos. Los federales acusaron nuevamente a Schultz en octubre de 1935, y Schultz estaba furioso. Lanzó un hit para el propio Dewey, y los mafiosos rivales decidieron que Schultz estaba acabado.

Gangsters contrató al infame grupo Murder Inc. para llevar a cabo un ataque contra Schultz el 23 de octubre de 1935. Un hombre le disparó a Schultz justo debajo del corazón en el baño del restaurante Newark & ​​# 8217s Palace Chophouse.

Incluso muerto, Schultz se negó a ir en silencio. Se arrastró fuera del baño y se dejó caer sobre una mesa en el restaurante. En el hospital, le dio a un médico $ 10,000 para garantizar una buena atención. El médico devolvió el dinero a la cabecera del mafioso, temiendo que le deba una deuda al mafioso más adelante en la vida. Con y sin conciencia, Dutch Schultz murió 22 horas después del tiroteo. Murmuró una declaración casi incomprensible a la policía, pero se negó a nombrar a sus asesinos. Al parecer, las últimas palabras de Schultz fueron: & # 8220Oh, oh, perro Biscuit, y cuando está feliz no & # 8217t se pone ágil. & # 8221 Solo tenía 33 años.

Al igual que sus últimas palabras, los rumores de un tesoro enterrado en el norte del estado de Nueva York son nociones fantasiosas presentadas por un hombre enojado que nunca pudo superar sus demonios internos.

A continuación, revise estos datos sobre otro gángster notorio, Al Capone. Luego, eche un vistazo a Mickey Cohen, un gángster judío-estadounidense que se apoderó de Los Ángeles.


Leyendas de America

Dutch Schultz, mafioso de Nueva York

Dutch Schultz fue un mafioso del área de la ciudad de Nueva York de las décadas de 1920 y 1930 que hizo una fortuna en actividades delictivas. Antes de que lo mataran, se decía que había enterrado un tesoro en las montañas Catskill.

Nació como Arthur Simon Flegenheimer el 6 de agosto de 1901 en el barrio del Bronx de la ciudad de Nueva York de los inmigrantes judíos alemanes Herman y Emma Neu Flegenheimer. Al principio, su padre aparentemente abandonó a la familia, ya que Emma figura como divorciada en el censo de 1910. Cuando Arthur estaba en octavo grado, abandonó la escuela para ayudar a mantener a su madre y a su hermana menor. Luego trabajó en varios trabajos antes de unirse a Schultz Trucking en el Bronx alrededor de 1916, donde trabajó durante los siguientes tres años.

Trabajando en los tugurios del Bronx, también comenzó su carrera criminal con robos menores y robos, lo que llevó a su arresto a la edad de 17 años. Fue enviado a prisión por robo, donde cumplió 17 meses.

Cuando salió de la cárcel en diciembre de 1920, volvió a trabajar en Schultz Trucking. Con el inicio de la Prohibición, la compañía naviera comenzó a contrabandear licor y cerveza a la ciudad de Nueva York desde Canadá. Durante este tiempo, comenzó a asociarse con criminales conocidos y comenzó a usar el nombre de Dutch Schultz porque, como él dijo, Flegenheimer era demasiado largo para los titulares de los periódicos. Algunos de los criminales con los que entró en contacto fueron los jefes del crimen organizado Lucky Luciano y Legs Diamond y, después de un desacuerdo con Schultz Trucking, se fue y se fue a trabajar para sus competidores italianos.

Bronx, barrios marginales de Nueva York por Russell Lee

A mediados de la década de 1920, Schultz comenzó a trabajar como portero en el Hub Social Club, un pequeño bar clandestino en el Bronx, propiedad de un gángster llamado Joey Noe. Los dos pronto formaron su propia pandilla y abrieron más locales de bebidas ilegales en todo el Bronx, además de llevar a cabo operaciones de contrabando para los bares de la ciudad de Nueva York. La pareja también estaba coaccionando a establecimientos rivales para que le compraran a su pandilla y, en un momento, Schultz secuestró y torturó al dueño de un salón que se negó a comprarle. Posteriormente, la pandilla Noe-Schultz encontró poca oposición a medida que se expandía.

Aunque la operación Noe-Schultz estaba prosperando en el Bronx, la pareja vio muchas oportunidades al otro lado del río en Manhattan y pronto expandieron sus operaciones y trasladaron su sede al Upper West Side de Manhattan. Sin embargo, este descarado movimiento condujo a una guerra de contrabando con Nueva York & # 8217s Irish Mob liderada por Jack & # 8220Legs & # 8221 Diamond.

En represalia por invadir su territorio, Diamond ordenó atacar a Noe, quien fue asesinado a tiros fuera del Chateau Madrid en la calle 54 en octubre de 1928. Aunque Noe logró sobrevivir a la emboscada, murió un mes después. Aplastado por la pérdida de su amigo y mentor, Schultz tomó represalias matando al colaborador cercano de Diamond, Arnold Rothstein, un capo de la mafia judía, en noviembre de 1928.

En ese momento, Schultz estaba suministrando a los bares clandestinos del Bronx con $ 2 millones en alcohol y estaba generando grandes ganancias. También estaba chocando con otras pandillas a medida que su empresa de contrabando crecía y lidiaba con conflictos en su propia pandilla. En 1930, uno de sus ejecutores, Vincent Coll, exigió ser un socio igualitario y cuando Schultz se negó, Coll formó su propia tripulación con el objetivo final de asesinar a Schultz y apoderarse de su territorio. Esto condujo a otra sangrienta guerra de pandillas, pero Coll fue asesinado & # 8212 supuestamente por miembros de la pandilla de Schultz & # 8217s & # 8212 en febrero de 1932. Mientras tanto, Jack & # 8220Legs & # 8221 Diamond también había encontrado su amargo final en 1931, supuestamente a manos de uno de los matones de Schultz.

En este punto, el gobierno federal comenzó a perseguir a Schultz, quien había ingresado al mercado ilegal de juegos de azar para diversificar sus intereses. También estaba extorsionando a los dueños de restaurantes y trabajadores de Nueva York, usando tácticas de mano dura como golpizas y ataques con bombas fétidas.

Finalmente, los federales acusaron a Schultz en 1933 de cargos por evasión de impuestos sobre la renta. Pasó meses escondido antes de rendirse finalmente en noviembre de 1934. Al año siguiente, fue juzgado dos veces por evasión del impuesto sobre la renta, pero dos jurados no pudieron condenarlo. El primer caso terminó con un jurado colgado y fue absuelto en el segundo.

Sin embargo, el fiscal especial de Nueva York, Thomas E. Dewey, quiso entonces enjuiciar a Dutch Schultz por su política ilegal.

Durante estos juicios, los costos de defensa de Schultz fueron altos y redujo las comisiones que pagaba a quienes manejaban sus raquetas para reforzar lo que llamó el & # 8220Arthur Flegenheimer Defense Fund & # 8221. Esto obviamente enfureció a muchos de sus propios pandilleros. que celebró una reunión de protesta masiva y declaró una especie de huelga. Cuando Schultz se negó a cumplir con sus demandas, su flujo de efectivo se secó y el mafioso se vio obligado a retroceder. Sin embargo, sus acciones dañaron permanentemente sus relaciones tanto con los miembros de su propia pandilla como con otros asociados. Uno de sus principales lugartenientes pronto se reunió con el gángster siciliano Charlie & # 8220Lucky & # 8221 Luciano, quien planeaba tomar el control de las actividades de Schultz & # 8217s.

Mientras tanto, Schultz quería matar al fiscal federal Thomas Dewey, pero el National Crime Syndicate estuvo de acuerdo unánimemente en contra de la idea, y Luciano argumentó que un asesinato de Dewey precipitaría una represión masiva de las fuerzas del orden. Schultz enfurecido dijo que mataría a Dewey de todos modos y se retiró de la reunión. Posteriormente, la Comisión contrató al infame grupo Murder Inc. para llevar a cabo un ataque contra Schultz.

Dutch Schultz fumando fuera del Palacio de Justicia Federal de Nueva York, 1935.

Ya sea que Dutch Schultz temiera ir a la cárcel o anticipar su propia muerte, hizo que se hiciera una caja fuerte especial hermética e impermeable en la que colocó un estimado de $ 7 millones en efectivo, bonos y oro. Él, junto con su guardaespaldas personal, Bernard & # 8220Lulu & # 8221 Rosenkrantz, condujeron la caja fuerte a un lugar no revelado cerca de Phoenicia, Nueva York y la enterraron.

Poco tiempo después, el 23 de octubre de 1935, Schultz, junto con Rosenkrantz, Otto Berman, su contador y Abe Landau, su lugarteniente en jefe, estaban cenando en el restaurante Palace Chop House en Newark, Nueva Jersey. Mientras Schultz estaba en el baño, dos sicarios de Murder, Inc. llamados Charles & # 8220The Bug & # 8221 Workman y Emanuel & # 8220Mendy & # 8221 Weiss, entraron al restaurante. La pareja abrió fuego contra los miembros de la pandilla Schultz y los golpeó a los cuatro antes de que huyeran. Ninguno de los hombres murió en el lugar y fue trasladado al hospital. Sin embargo, todos morirían en los próximos dos días.

Schultz fue bautizado y recibió los últimos ritos de un sacerdote católico justo antes de ser operado. Lo habían golpeado en el bazo, el estómago, el colon y el hígado. Después, permaneció durante horas, pero murió el 24 de octubre de 1935. Tenía solo 33 años. Fue enterrado en el cementerio católico romano Gate of Heaven en Hawthorne, condado de Westchester, Nueva York.

Dutch Schultz en el Hospital

Antes de su muerte, dio una serie de declaraciones confusas y crípticas, pero nunca nombró a su asesino. Sin embargo, sí hizo varias referencias al tesoro enterrado, como por ejemplo:

& # 8220I & # 8217 te sacaré el efectivo de la caja & # 8230 allí & # 8217s suficiente para comprar cuatro-cinco más & # 8230 Lulu, llévame de regreso a Phoenicia & # 8230 Don & # 8217t seas un tonto Lulu, será mejor que consigamos esos Liberty bonos listos para usar y cobrarlos & # 8230 me pregunto quién es el dueño de estos bosques? & # 8230 él & # 8217 nunca sabrá qué & # 8217 está enterrado en ellos & # 8221

Aunque no hay evidencia de que Schultz o Rosenkrantz hayan hablado alguna vez sobre la caja fuerte ni hayan revelado su ubicación oculta, la búsqueda de su dinero se convirtió en el foco de muchos de sus enemigos.

Schultz, que hablaba sin rodeos, no hablaba de su riqueza, pero hizo una fortuna en sus actividades ilícitas y se sabía que era extremadamente frugal. A diferencia de otros gánsteres de la época, no se vestía de forma llamativa, no daba propinas generosamente ni compraba casas o coches caros. De hecho, se sabía que había sido muy estricto con su dinero, excepto en lo que respecta al soborno. Sin embargo, cuando murió, no se encontró dinero, bienes, inversiones, bonos o cualquier otra cosa de valor, lo que respaldaba la historia oculta del & # 8220treasure & # 8221.

Los lugareños en Fenicia, Nueva York fueron interrogados en ese momento y algunos informaron haber visto a dos hombres con sombreros fedora con palas en un bosque de pinos a lo largo de Esopus Creek cerca de Fenicia.

Pronto hubo muchas versiones de la historia, la mayoría de las cuales mencionaban a Fenicia y algunas hicieron referencia a un mapa que supuestamente había sido esbozado por Lulu Rosenkranz.

Una versión contada hace unos 50 años por un veterano local afirmaba que había visto a Schultz y Rosenkranz cuando se detuvieron a almorzar en el Hotel Phoenicia. Después de que la pareja hubo comido, condujeron media cuadra antes de girar a la derecha en la Ruta 214. Los gánsteres supuestamente viajaron hacia el norte a lo largo de Stony Clove Creek durante aproximadamente ocho millas y escondieron la caja fuerte debajo de la formación rocosa en forma de cráneo conocida como Devil & # 8217s Face. , antes de regresar a Fenicia a las tres de la tarde.

Ya sea que la historia del tesoro escondido sea cierta o no, muchas personas a lo largo de los años lo han buscado en Catskills. En los últimos años, el misterio ha aparecido en películas y documentales. Incluso se han utilizado psíquicos para ayudar a encontrar el botín perdido.

Hoy, se dice que el tesoro nunca se ha recuperado y permanece escondido en el norte del estado de Nueva York.


El camino hacia el botín de Dutch Schultz

Aún así, están convencidos de que están dentro de un campo de fútbol de la fortuna. El autor Hendley, sin embargo, parecía escéptico.

"No [soy] muy optimista", dijo. "Encontrar un tesoro cuando nadie sabe dónde está, en el mejor de los casos es fortuito. Los gánsteres no guardaron memorandos o actas de sus reuniones y no son conocidos por su cuidadosa deliberación. Dutch podría haber arrojado un montón de dinero en una bolsa de papel y haberle dicho a un tipo que lo enterrara. Todo podría estar disuelto a estas alturas ".

Las dos monedas de oro han animado a Zazulyk y Fazekas. Mark Schimel, de Stack's Bowers Rare Coins en Manhattan, valoró las piezas en alrededor de $ 950 cada una, y Fazekas las vio como "migajas de pan que nos llevan por un camino hacia el gran éxito". Aunque se ralentizó temporalmente por las restricciones de viaje relacionadas con COVID, él y Zazulyk están listos para sacar su equipo de buceo y comenzar a cavar alrededor del borde del agua.

"No solo necesitamos registrar esta área, sino que debemos hacerlo rápido, antes de que otras personas se enteren", declaró Zazulyk en el documento. "¡La caza ha comenzado!"


SECRETOS DE LOS MUERTOS: Gangster & # 8217s Gold

Arriba: representación gráfica de la caja de acero de Dutch Schultz y su contenido.

Se cree ampliamente que el famoso gángster y contrabandista del Bronx Dutch Schultz enterró una fortuna estimada en más de $ 50 millones en algún lugar de las montañas Catskill de Nueva York antes de su muerte en 1935. Schultz fue asesinado a tiros y murió sin revelar dónde estaba el tesoro. enterrado, generando un misterio que ha perdurado durante casi un siglo.

Ahora, 85 años después, tres grupos de buscadores de tesoros, armados con tecnología moderna y décadas de investigación intensiva, compiten para descubrir nuevas pistas con la esperanza de encontrar el tesoro perdido de Schultz.

En SECRETS OF THE DEAD "Gangster's Gold", únete a estos tres grupos de buscadores de tesoros mientras siguen el rastro de este misterio sin resolver hacia el descubrimiento de su vida.

SECRETS OF THE DEAD: Gangster & # 39s Gold: Vista previa

Únete a tres grupos de cazadores de tesoros, armados con tecnología moderna y pistas recién descubiertas, mientras se embarcan en la búsqueda del tesoro perdido del famoso gángster de la era de la Prohibición Dutch Schultz y resuelven un misterio de 85 años. Emisión: 18/11/20

La película presenta una nueva entrevista con Stanley Grauso, el último miembro vivo de 104 años de la pandilla de Dutch Schultz que trabajó como ejecutor en la década de 1930.

Conoce al último miembro vivo de la banda de Dutch Schultz

El ex gángster Stanley Grauso explica cómo el fiscal Thomas E. Dewey y el famoso gángster Dutch Schultz se convirtieron en enemigos. Emisión: 18/11/20

Los cazadores de tesoros profesionales Ryan Fazekas y Steve Zazulyk, junto con el archivero de Concordia College Travis Basso y el especialista en geo-tecnología Frank Lopergolo, descubren los restos de un túnel de contrabandistas rumoreado construido por Dutch Schultz y su banda en Bronxville, Nueva York.

Crédito de la foto: Cortesía de Yap Films Inc.

Travis Basso, Ryan Fazekas y Steve Zazulyk encuentran la puerta tapiada a un túnel oculto.

Hechos dignos de mención:

  • El gángster de la era de la prohibición, Dutch Schultz, nació Arthur Flegenheimer en 1902 de padres judíos alemanes en el Lower East Side de la ciudad de Nueva York. Como muchas familias inmigrantes en ese momento, creció en la pobreza absoluta. La vida de Schultz en el crimen comenzó al unirse a una pandilla juvenil. Obligado a los dueños de bares a elegir entre comprar la cerveza que vendía o la violencia, se hizo conocido como el "barón de la cerveza del Bronx".
  • La prohibición entró en vigor en los Estados Unidos el 17 de enero de 1920 y el crimen organizado comenzó a apoderarse de la ciudad de Nueva York. Al encontrar rentable el contrabando, Schultz estableció operaciones comerciales de contrabando en las profundidades de las montañas Catskill, lejos de las manadas de agentes de la Prohibición de la ciudad de Nueva York.
  • Como muchos durante la Gran Depresión, Schultz no confiaba en los bancos para mantener su riqueza a salvo. En cambio, lo mantuvo escondido en una caja fuerte que se cree que enterró en algún lugar del norte del estado de Nueva York. Los artículos que se cree que están en la caja fuerte incluyen diamantes, monedas de oro, billetes de $ 1,000 dólares respaldados en oro y bonos de la libertad de la Primera Guerra Mundial sin cobrar, que se estiman colectivamente en un valor de entre $ 50 y $ 150 millones de dólares en la actualidad.
  • El 23 de octubre de 1935, Schultz fue baleado en el Palace Chop House en Newark, Nueva Jersey por los sicarios Charles "The Bug" Workman y Emmanuel "Mendy" Weiss.
  • En el mundo actual impulsado por la tecnología, la fortuna de Schultz sigue viva como un "santo grial" para los buscadores de tesoros de todo el mundo. En "Gangster's Gold", tres equipos separados emprenden caminos únicos en busca del premio enterrado: los cazadores de tesoros profesionales Steve Zazulyk y Ryan Fazekas, los detectives de fin de semana Rob Macedonio y Erika Borkenhagen, y el dúo de padre e hija Ross y Grace Getman.
  • Con la ayuda del radar de penetración terrestre, mapas satelitales y fotografías recién descubiertas, estos cazadores de tesoros rastrean pasajes secretos y la posible ubicación del tesoro.

Entrevistados de la película:

Crédito de la foto: Cortesía de Yap Films Inc.

Bruce Alterman y Tim Trojian miran fotos familiares de NAME, uno de los ejecutores de Dutch.

  • Bruce Alterman - Detective privado
  • Travis Basso - Archivista de Concordia College
  • Erika Borkenhagen - Cazadora de tesoros aficionada
  • Mitchell Egenberg - Joyero
  • Ryan Fazekas - Cazador de tesoros profesional
  • Ross Getman - Cazador de tesoros aficionado
  • Grace Getman - Cazador de tesoros aficionado
  • Stanley Grauso - Antiguo mafioso
  • Alex Grauso - Hijo de Stanley Grauso
  • Nate Hendley - Autor de crímenes reales
  • Frank Lopergolo - Especialista en geo-tecnología
  • Rob Macedonio - Cazador de tesoros aficionado
  • Jacob Morris - Director de la Sociedad Histórica de Harlem
  • Tim Trojian - Propietario de la posada
  • Steve Zazulyk - Cazador de tesoros profesional

Crédito de la foto: Cortesía de Yap Films Inc.

Los cazadores de tesoros de padre e hija, Ross y Grace Getman, miran su tablero de pistas que describe toda la historia de Dutch Schultz.

Míralo en tu horario:

Este episodio estará disponible para transmisión simultánea en todas las plataformas de PBS con la marca de la estación, incluidas PBS.org y la aplicación de video PBS, que está disponible en iOS, Android, Roku, Apple TV, Amazon Fire TV y Chromecast. Los miembros de la estación de PBS pueden ver episodios a través de Passport (comuníquese con su estación de PBS local para obtener más detalles).

Este episodio está disponible para transmisión en línea por un tiempo limitado, hasta el 31 de diciembre de 2020. Extienda su ventana de visualización con KPBS Passport, transmisión de video para miembros que apoyan KPBS a $ 60 o más al año, usando su computadora, teléfono inteligente, tableta, Roku, AppleTV , Amazon Fire o Chromecast. Aprenda cómo activar su beneficio ahora.

Unirse a la conversación:

SECRETS OF THE DEAD está en Facebook, Tumblr, y puedes seguir a @SecretsPBS en Twitter. #SecretsDeadPBS

A yap films inc. producción para Bell Media en asociación con THIRTEEN PRODUCTIONS LLC para WNET. Producida y dirigida por Elizabeth Trojian. Escrito por Robin C. Waite. Narrado por Jay O. Sanders. Elliott Haplern y Elizabeth Trojian son productores ejecutivos de yap films inc. Para SECRETS OF THE DEAD: Stephanie Carter es productora ejecutiva. Stephen Segaller es el ejecutivo a cargo.

PODCAST DESTACADO

Noticias de San Diego cuando lo desee, donde lo desee. Obtenga historias locales sobre política, educación, salud, medio ambiente, la frontera y más. Los nuevos episodios están listos por las mañanas de lunes a viernes. Presentado por Anica Colbert y producido por KPBS, San Diego y la estación NPR y PBS del condado Imperial.


Historia de Schultz, escudo familiar y escudos de armas

El apellido Schultz proviene de la palabra del medio alto alemán / holandés medio & quotschilt, & quot que significa & quotshield & quot; y se supone que el nombre era originalmente un nombre ocupacional para un fabricante o pintor de escudos.

Juego de 4 tazas de café y llaveros

$69.95 $48.95

Los primeros orígenes de la familia Schultz

El apellido Schultz se encontró por primera vez en Holanda, donde el nombre se hizo famoso por sus muchas sucursales en la región, y cada casa adquirió un estatus e influencia que fue envidiado por los príncipes de la región. El nombre se registró por primera vez en Holanda Meridional, una provincia de Holanda, la provincia más poblada de los Países Bajos. Las principales ciudades son Rotterdam, Leyden y Shiedam. Se destaca el famoso castillo de Teilengen donde está enterrada Jacqueline de Baviera. En su historia posterior, el apellido se convirtió en un poder en sí mismos y fueron elevados a las filas de la nobleza a medida que se convirtieron en esta familia más influyente.

Paquete de historia de apellido y escudo de armas

$24.95 $21.20

Historia temprana de la familia Schultz

Esta página web muestra solo un pequeño extracto de nuestra investigación sobre Schultz. Otras 136 palabras (10 líneas de texto) que cubren los años 1739, 1787 y 1830 se incluyen bajo el tema Historia temprana de Schultz en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible.

Sudadera con capucha con escudo de armas unisex

Variaciones ortográficas de Schultz

Las variaciones ortográficas de este apellido incluyen: Vonschriltz, van Schriltz, Schriltz, Schiltz, Schilds, Schildts, Schilts, Schrilds, Schrultz y muchos más.

Primeros notables de la familia Schultz (antes de 1700)

Se incluye más información en el tema Notables tempranos de Schultz en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible.

Migración Schultz +

Algunos de los primeros pobladores de este apellido fueron:

Colonos de Schultz en Estados Unidos en el siglo XVIII
  • Anna Elizabeth Schultz, quien se instaló en la ciudad de Nueva York en 1710
  • Andreas Schultz, quien llegó a Nueva York, NY en 1710-1714 [1]
  • Michael Schultz, quien aterrizó en Nueva York, NY en 1710-1714 [1]
  • Johann Adam Schultz, quien llegó a Nueva York, NY en 1710-1714 [1]
  • Hendrich Schultz, que llegó a Pensilvania en 1727 [1]
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).
Colonos de Schultz en Estados Unidos en el siglo XIX
  • Christ Schultz, quien aterrizó en Pensilvania en 1800 [1]
  • Fried Augt Schultz, que llegó a Pensilvania en 1800 [1]
  • Gottf Friedch Conrad Schultz, quien aterrizó en Pensilvania en 1804 [1]
  • Job Christ Schultz, quien llegó a Filadelfia, Pensilvania en 1804 [1]
  • Juliana Schultz, quien llegó a Filadelfia, Pensilvania en 1804 [1]
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).
Los colonos de Schultz en los Estados Unidos en el siglo XX
  • Theodore Schultz, quien aterrizó en Mississippi en 1903 [1]
  • Carl Schultz, quien llegó a Arkansas en 1904 [1]
  • Charles Schultz, quien llegó a Arkansas en 1906 [1]
  • Henry Schultz, quien llegó a Alabama en 1920 [1]

Migración de Schultz a Canadá +

Algunos de los primeros pobladores de este apellido fueron:

Colonos de Schultz en Canadá en el siglo XVIII
  • Ferdinand Schultz, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1757
  • George Schultz, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1757
  • Josephus Schultz, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1757
  • Philipina Schultz, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1757
  • Sabina Schultz, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1757
Colonos de Schultz en Canadá en el siglo XIX
  • Johann Schultz, quien llegó a Quebec en 1850
  • Carl Schultz, quien llegó a Quebec en 1850
  • Aaron Schultz, quien llegó a Manitoba en 1875

Migración de Schultz a Australia +

La emigración a Australia siguió a las Primeras Flotas de convictos, comerciantes y primeros colonos. Los primeros inmigrantes incluyen:

Colonos de Schultz en Australia en el siglo XIX
  • J. Schultz, quien llegó a Adelaide, Australia a bordo del barco & quotSouth Australian & quot en 1837 [2]
  • Moses Schultz, quien llegó a Adelaide, Australia a bordo del barco & quotBuckinghamshire & quot en 1839 [3]
  • Friedrich Schultz, de 58 años, que llegó al sur de Australia en 1857 a bordo del barco & quotVictoria & quot

Migración de Schultz a Nueva Zelanda +

La emigración a Nueva Zelanda siguió los pasos de los exploradores europeos, como el Capitán Cook (1769-70): primero llegaron los marineros, balleneros, misioneros y comerciantes. En 1838, la Compañía Británica de Nueva Zelanda había comenzado a comprar tierras a las tribus maoríes y a venderlas a los colonos y, después del Tratado de Waitangi en 1840, muchas familias británicas emprendieron el arduo viaje de seis meses desde Gran Bretaña a Aotearoa para comenzar. una nueva vida. Los primeros inmigrantes incluyen:


La raqueta del restaurante

Junto con las estafas políticas, Schultz comenzó a extorsionar a los propietarios y trabajadores de restaurantes de Nueva York. Utilizando tácticas de mano dura como palizas y ataques con bombas fétidas, Schultz fusionó todos los sindicatos locales bajo su Asociación de Propietarios de Cafeterías y Restaurantes Metropolitanos. Un gángster corpulento llamado Jules Modgilewsky, también conocido como Julie Martin, fue el hombre clave de Schultz en esta operación. Martin logró extraer miles de dólares en tributos y "cuotas" de los aterrorizados propietarios de restaurantes.

Durante el juicio fiscal de Schultz, comenzó a sospechar que Martin estaba saliendo de la operación de represión. Schultz había descubierto recientemente una disparidad de 70.000 dólares en los libros. En la noche del 2 de marzo de 1935, Schultz invitó a Martin a una reunión en el Hotel Harmony en Cohoes, Nueva York. En la reunión, en la que también estuvieron presentes Bo Weinberg y Dixie Davis, Martin negó beligerantemente los cargos de Schultz y comenzó a discutir con él. Ambos hombres bebían mucho mientras la discusión continuaba y Schultz golpeaba a Martin. Finalmente, Martin admitió que solo había robado $ 20,000, que creía que tenía "derecho" de todos modos. Dixie Davis relató lo que sucedió a continuación:

"Dutch Schultz era feo; había estado bebiendo y de repente sacó su arma. Schultz llevaba su pistola debajo del chaleco, metida dentro de los pantalones, justo contra su vientre. Un tirón en su chaleco y lo tenía en la mano. Todo en the same quick motion he swung it up, stuck it in Jules Martin's mouth and pulled the trigger. It was as simple and undramatic as that—just one quick motion of the hand. Dutch Schultz did that murder just as casually as if he were picking his teeth."

As Martin contorted on the floor, Schultz apologized to Davis for killing someone in front of him. When Davis later read a newspaper story about Martin's murder, he was shocked to find out that the body was found on a snow bank with a dozen stab wounds to the chest. When Davis asked Schultz about this, the boss dead-panned, "I cut his heart out."


The Strange Poetry of a Notorious Gangster's Last Words

The mobster Dutch Schultz died eighty-five years ago this month after a pair of Murder, Inc gunmen shot him in the bathroom of a Newark, New Jersey chop house that served as his temporary meeting place and headquarters.

Schultz’s death earned the lurid front-page banner headlines you might expect from one of organized crime’s ruling figures. His passing also led to one of the oddest experiments in film history. Depression-era Hollywood fell in love with gangster films, but none was anything like the script inspired by Schultz’s death.

In the summer of 1935 New York City was drowning in corruption and violence as Lucky Luciano, Meyer Lansky and other crime bosses solidified their hold on racketeering. To quell the crisis, Governor Herbert Lehman appointed a 33-year-old lawyer named Thomas Dewey as special prosecutor to investigate the mob. At the time, Dewey was known as a a figure of national promise, a former district attorney with a history of convicting his targets with machine-like efficiency. In a radio address broadcast days after his appointment Dewey promised that he would “destroy organized crime and racketeering of all kinds.”

Schultz had reason to believe that he would be Dewey’s first target. Two years earlier, during his tenure as a federal prosecutor, Dewey had charged Schultz with failing to pay taxes on $2 million income from running beer throughout New York City, and from an illegal lottery known as the policy racket that he operated in Harlem.

Schultz was an easy man to hate. The entirety of the New York underworld knew him to be miserly and prone to episodic rages of psychotic violence. He nonetheless won over the upstate town of Malone, New York, site of his tax evasion trial, by buying rounds of drinks in taverns, donating new uniforms to the local baseball team and other acts of local generosity. The townsfolk came to regard Schultz as Robin Hood in a double breasted suit. A jury comprised of farmers shocked the legal establishment by acquitting Schultz, but his release made perfect sense to the recipients of his generosity. “ If New York thinks he ’ s so dangerous,” a local man asked a New York Times reporter, “ why don ’ t they get rid of him down there?”

Schultz knew that he would not be a free man for long: Dewey intended to indict him again, this time on more serious charges. Schultz called an emergency meeting of crime bosses to propose that they kill Dewey before he sent them all to the electric chair. The room did not agree. Lucky Luciano, in particular, argued that Dewey’s death would exert heat on all of them. If Schultz went rogue and killed Dewey then he might break under the pressure of prosecution and testify against fellow gangsters in exchange for lenience. In Luciano’s cold calculation, it was Schultz who must die, not Dewey.

At 10:15 on the night of October 23, 1935 two Murder, Inc, gunmen entered the Palace Chop House with a sawed-off 12-gauge shotgun and a .38 calibre pistol. They found Shultz’s lieutenants in a back dining room tallying the weekly profits from policy rackets and gambling operations. Schultz himself was in the men’s room. He ducked the first shot. The second hit him just below his chest. The bullet passed through Schultz ’ s body and out the other side, along its way penetrating stomach, large intestine, gall bladder and liver.

By morning Schultz lay in a hospital bed with a 106-degree fever. His wounds festered with infection. A Newark detective rushed to question Schultz before he died, a stenographer at his side. In his morphine delirium Schultz babbled nonsense threats to his enemies and incoherent entreaties to his friends. A stenographer recorded the entire two-hour interrogation, which lasted almost up until his death that evening.

A: The boss himself….Yes, I don’t know….I am sore and I am going up and I am going to give you honey if I can. Mother is the best bet and don’t let Satan draw you too fast.

Q: What did he shoot you for?

A: Him? John? Over a million, five million dollars….Come on, open the soap buckets. The chimney sweeps. Talk to the sword. Shut up, you big mouth. Please help me up..French-Canadian bean soup. I want to pay. Let them leave me alone.

The stenographer recorded the entire monologue —about two thousand words in all—before Schultz expired. The police hoped that Schultz ’ s answers, however incoherent, might reveal who shot him, or offer other insights. They did not. It would be five years before detectives arrested Schultz’s killers.

The stream-of-consciousness ramblings were of no use to police, but they did earn a footnote in literary history. William Burroughs, a mentor of sorts to Jack Kerouac and other beat writers, saw a form of accidental poetry in Schultz ’ s blathering. In 1969, the same year Mario Puzo published “The Godfather,” Burroughs published “The Last Words of Dutch Schultz,” a 115-page book written in the form of a film script, complete with directions for camera angles and sound effects. The book begins with the shooting at the Palace Chop House and flashes back to scenes drawn from Schultz’s Bronx childhood and rise to power as a beer bootlegger, gambling magnate and tax evader hiding from the Internal Revenue Service. The transcript of Schultz’s last words plays alongside thirty-eight ghostly black-and-white photographs of Packard sedans, crap games, mug shots, truck caravans transporting bootleg beer, Tommy guns firing in drive-by shootings. It is a hallucinatory version of a standard gangland biopic. Evaluaciones de Kirkus called it “a kind of demented aria, full of unconscious gutter poetry.”

Burroughs never managed to produce the screenplay, nor did he intend to. Though others did. For years the actor Dennis Hopper owned the rights, but nothing came of it.“The Last Words of Dutch Schultz” did make it to the stage. In 1988 a Chicago theater known for the unconventional mounted a production. Burroughs himself attended the opening, and earned a curtain call. The Chicago Tribune called it “entertaining, frequently gritty and full of ugly, funny, occasionally shocking surprises.”

In 2002 Dutch filmmaker Gerrit van Dijk produced a 22-minute version of the script combining live action and pencil-drawn animation. The actor Rutger Hauer speaks Schultz’s part in a slow gravelly baritone. The film unspools like a dying person’s life flashing before their eyes, just as Burroughs intended.


Reisman: For Sale in Yonkers — Flegenheimer's House

Crime buffs know that Flegenheimer — Arthur S. Flegenheimer to be exact — was the real name of Dutch Schultz, a cold-blooded bootlegging kingpin of the Prohibition era who may have been responsible for as many as 136 gangland murders over a 10-year span.

Schultz was a sociopathic killer, but he evidently had a domestic side to his nature. For a brief time lived in a prim, four-bedroom, center hall colonial home at 65 Hudson Terrace in Yonkers.

The house is still there — and it is for sale. The asking price is $549,000.

Built in 1923, the house has a commanding backyard view of the Hudson River and the Palisades. That’s a selling point all by itself, but Better Homes Realty of New York is betting that the Schultz connection gives the property a certain je ne sais quoi.

“Own a piece of history,” the online listing says.

Cathy Clavel, the listing agent, said, “I think the story is going to sell the house. It’s an amazing house.”

In his heyday, Schultz controlled the illegal booze market in the Bronx and Harlem, a status he ruthlessly enforced with an army of goons. His other lucrative enterprises included running numbers and providing “protection” for restaurants.

When one of his henchmen was caught skimming $20,000 from the extortion racket, Schultz personally shot him in the head. A witness said later, “Dutch Schultz did that number just as casually is if he were picking his teeth.”

Legend has it that Schultz owned the Yonkers Brewery, which was located about a block from City Hall and was put out of the beer business in 1919 when the 18th Amendment banned the manufacturing and sale of alcoholic beverages. The brewery was reduced to making ice cream and non-alcoholic near beer.

Prohibition, of course, created a huge market for illegal booze — and Schultz and other mobsters gladly met the demand.

The story goes that Schultz, using dummy corporations as a cover, took ownership of Yonkers Brewery and began producing real beer that was pumped to underground to Speakeasy bars through an elaborate underground hose system.

Lawmen cracked down on the saloons and put the brewery under a heavy watch. Anticipating a raid, Schultz on the night of Sept. 17, 1932, supposedly ordered his men to dump $50,000 worth of suds into the Nepperhan River. It was said that part of Yonkers reeked of beer.

There are all kinds of stories about Dutch Schultz. Some of them are undoubtedly true.

Bob Walters, a longtime Yonkers resident and the director of the Science Barge on the Hudson, told me recently that Schultz owned a pet monkey, which accompanied him on his rounds. He’d take the little ape into one local establishment and let him walk on the bar.

“In those days, monkeys didn’t wear diapers!” Walters said.

No one had the courage to object to the whims of the Dutch man.

Westchester County Legislator Sheila Marcotte, R-Eastchester, said Schultz is part of the lore of Tuckahoe as well.

It was rumored that the mobster lived with his wife and two children at 225 White Plains Road at the top of Winter Hill Road in the village, a property now owned by Concordia College.

Marcotte said there is no proof that Schultz ever resided at that address — nor is it likely that an old well located across the street was the entrance to a secret tunnel used by Schultz. However, she did find a newspaper story from the 1930s, which reported that Tuckahoe cops were tipped off that Schultz was hiding out with friends who owned the house.

The tip proved to be false.

“I give many historical trolley tours each year and 225 White Plains Road is a favorite stop,” Marcotte said in an email. “The tour goers are fascinated by the folklore and legend — and yes — we still tell people that Dutch Schultz once lived there.”

On Oct. 23, 1935, Schultz was fatally shot in the men’s room at the Chop House Palace in Newark, N.J. He was 34 years old and was worth about $7 million — a least that’s what he said on his deathbed. Where that money wound up is anybody’s guess.

Anybody interested in buying the house on Hudson Terrace should know there’s no hidden stash of cash on the property. Clavel, the real estate agent, said the man who owns the house only found some liquor bottles when a retaining wall was rebuilt, and all but one of the bottles was broken.

Jewish by birth, Schultz converted to Roman Catholicism. A priest gave him last rites.

Today he has a permanent residence that no one may dispute. It is the Gate of Heaven Cemetery in Valhalla.


Ver el vídeo: Comment les Narcos ont Envahi Miami dans les Années 80? (Mayo 2022).