La historia

La industria del carbón: 1914-1921 (comentario)

La industria del carbón: 1914-1921 (comentario)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Este comentario se basa en la actividad del aula: La industria del carbón: 1914-1921

Q1: ¿Cómo ayudan las fuentes 4 y 13 a explicar lo que dice Tom Hughes en la fuente 2?

A1: Tom Hughes (fuente 2) explicó cómo los mineros tuvieron que pagar a los chicos "de nuestro dinero". Las fuentes 4 y 13 muestran a los niños mineros.

Q2: Lea las fuentes 3, 5 y 8 y explique por qué la policía (fuentes 6 y 9) vigiló de cerca a Arthur J. Cook durante la Primera Guerra Mundial.

A2: Arthur Cook se opuso a la participación de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial (fuentes 3, 5 y 8). El capitán Lionel Lindsay, jefe de policía de Glamorgan, envió informes regulares al Ministerio del Interior sobre el contenido de sus discursos y sus artículos. Sin embargo, se tomó la decisión de que si lo arrestaban provocaría huelgas y disminuiría la producción de carbón.

Tercer trimestre: ¿Cómo ayuda la fuente 7 a explicar por qué tantos jóvenes mineros se unieron a las fuerzas armadas al estallar la Primera Guerra Mundial?

A3: Los carteles publicados al comienzo de la guerra utilizaron una variedad de estrategias para persuadir a los jóvenes a unirse a las fuerzas armadas. Este cartel sugiere que los hombres que no se unieron, se sentirían culpables más tarde si sus hijos les preguntaran qué hicieron en la guerra.

Cuarto trimestre: ¿Por qué los mineros estaban exentos de la Ley de Conscripción de 1916 durante la Primera Guerra Mundial?

A4: La Ley del Servicio Militar que introdujo el servicio militar obligatorio especificaba que los hombres solteros de entre 18 y 41 años podían ser llamados a filas para el servicio militar a menos que enviudaran con hijos o fueran ministros de religión. El servicio militar obligatorio comenzó el 2 de marzo de 1916. La ley se extendió a los hombres casados ​​el 25 de mayo de 1916. La ley pasó por varios cambios antes del final de la guerra y el límite de edad finalmente se elevó a 51. Como la producción de carbón era tan importante, los mineros estaban exentos de reclutamiento.

Q5: Estudie las fuentes 10 y 15. Explique por qué hubo una disminución en la cantidad de carbón extraído por turno de hombre en 1917.

A5: La fuente 15 muestra que la producción de carbón cayó de 287,4 en 1913 a 227,7 en 1918. Esto se debió principalmente al número de mineros que se unieron a las fuerzas armadas en 1914-1916. Sin embargo, la producción por hombre aumentó durante este período. J. F. Martin (fuente 10) señala que en 1916 las autoridades militares hicieron todo lo posible para evitar que los jóvenes se unieran a las fuerzas armadas. Sin embargo, "la disminución en la cantidad de carbón extraído por turno de hombre" tuvo lugar en 1917 y 1918. La razón de esto fue que tenían una fuerza laboral más vieja y, por lo tanto, "la disminución de la capacidad física de los trabajadores varones en La industria".

Q6: Fuente del estudio 11. Los salarios nominales se refieren a la cantidad de dinero que se paga a los trabajadores como los mineros. Los salarios reales, por otro lado, tienen en cuenta el efecto de factores como la inflación. Por ejemplo, si el salario de alguien subió un 10% (p. Ej., De £ 120 a £ 132 por semana) pero el costo de vida, incluidos los precios minoristas de los alimentos, subió un 15%, la persona en realidad estaría un 5% peor que ella. fueron el año anterior. ¿Cómo afectó la Primera Guerra Mundial a los "salarios nominales", el "desempleo", los "precios minoristas" y los "salarios reales"? Explique las razones de estos cambios.

A6: Los salarios nominales aumentaron drásticamente durante la guerra (107,4 en 1914 a 189,9 en 1918). La principal razón de esto fue que el alto número de hombres que se unieron a las fuerzas armadas creó una escasez de mano de obra. Esto obligó a los empleadores a aumentar los salarios para atraer personal. La escasez de mano de obra significó una caída significativa del desempleo. El aumento de los salarios significó un aumento en los costos de los empleadores que respondieron cobrando precios más altos por sus bienes. Por lo tanto, los salarios de los trabajadores podrían comprar menos bienes. Como puede ver en el gráfico, aunque los "salarios nominales" aumentaron durante la guerra, sus "salarios reales" cayeron de 90,7 a 78,2.

Q7: Arthur J. Cook, fue secretario general de la Federación de Mineros de Gran Bretaña. ¿Por qué Cook y otros miembros del sindicato exigieron la nacionalización de la industria del carbón después de la guerra?

A7: Arthur Cook da dos razones principales para querer nacionalizar las minas. En la fuente 16 señala: "por la seguridad económica, y en segundo lugar, porque queremos seguridad". Afirma que "en propiedad privada nuestros hombres son asesinados" porque "el sesenta por ciento de los accidentes se pueden prevenir". Agrega que "los hombres que manejan las minas ... simplemente con fines de lucro, y la seguridad es la última consideración".

En junio de 1919, la Comisión Sankey (fuente 17) presentó cuatro informes, que iban desde la nacionalización completa por parte de los representantes de los trabajadores hasta la restauración de la propiedad privada sin diluir de los propietarios. El 18 de agosto, el primer ministro, David Lloyd George, utilizó la excusa de este desacuerdo para rechazar la nacionalización, pero ofreció la perspectiva de una reorganización.


Thomas subterráneo


El carbón y su impacto en Thomas

La historia de la industria del carbón es inseparable del desarrollo del Distrito Histórico Comercial Thomas. Si los hermanos Davis no hubieran invertido en la minería del carbón y el transporte en el área, la ciudad y los edificios que conocemos hoy no existirían.

Henry Gassaway Davis nació en Woodstock, Maryland en 1823. Se sobrepuso a la muerte prematura de su padre y las dificultades financieras, y comenzó una carrera exitosa en el ferrocarril de Baltimore y Ohio a los 20 años. En 1858, Davis había ahorrado suficiente dinero para comenzar a comprar propiedades. con potencial para carbón y madera. A lo largo de los años, los hermanos Davis, incluidos William y Thomas, construyeron un poderoso imperio en los ferrocarriles, los recursos naturales y la política.

En 1884, los buscadores de H.G. Davis & Bros.descubrieron la veta de carbón Kittanning entre Thomas y Davis y se abrió una mina. En 1887, se construyeron dos hornos de coque y se descubrió que la veta de carbón de Freeport era excelente para hacer coque. La compañía, que también incluía al yerno de Davis, Stephen B. Elkins, se reorganizó como Davis Coal and Coke Company en 1888.

La coquización es un proceso en el que el carbón se quema sin oxígeno, expulsando el agua y los gases volátiles. El coque es esencial para la fabricación de acero, que en ese momento era una de las industrias más grandes de los Estados Unidos.

States y se centró en el oeste de Pensilvania, no lejos de Thomas. Cuando comenzó la producción de carbón y coque en Thomas, la ciudad se convirtió en un engranaje en una inmensa máquina industrial, impulsando acerías que construían las ciudades y rascacielos de Estados Unidos, construyendo los rieles y puentes que conectaban las costas y alimentando fábricas, locomotoras y barcos de vapor. La Davis Coal and Coke Company tenía más de 500 hornos de coque tipo colmena de ladrillos encendidos en el apogeo de la producción. La ciudad de la compañía se llamaba Coketon y estaba ubicada junto a la ciudad de Thomas. Coketon incluía una tienda de la compañía, viviendas para empleados, escuelas y otras estructuras y servicios, pero debido a su proximidad a Thomas y la población considerable del área, muchos empleados de la compañía de carbón también compraban, pasaban tiempo y vivían en Thomas.

Las nuevas tecnologías dejaron obsoletos los hornos de coque en 1915, pero se siguió extrayendo carbón durante la década de 1940. Aunque la operación de 15 minas que rodea a Thomas fue la sexta área más productiva del estado, solo ocurrió un desastre en el transcurso de su historia: una explosión que mató a 25 el 4 de febrero de 1907. De 1915 a 1921, 1 millón de toneladas de carbón anualmente se enviaban fuera de las minas de Thomas / Coketon. La industria del carbón comenzó un lento declive hasta 1950, cuando solo dos minas subterráneas seguían en funcionamiento. La última mina subterránea cerró en 1956.

Trabajando las minas
Publicidad paga de minería

y la coquización eran trabajos agotadores, no para los débiles o los débiles de corazón. Salvatore DiBacco (asociado con Tour Nos. 2, 3 y 4) comenzó a trabajar en los hornos de coque cuando era adolescente, el día después de su llegada a Thomas desde Italia en 1889. Describió la experiencia en su autobiografía:


Salvatore recibió 48 centavos al día por limpiar un horno de coque. Más tarde, cuando comenzó a trabajar como comerciante, siempre guardó el recuerdo de las noches calurosas y agotadoras trabajando en los hornos como aliciente para que su tienda tuviera éxito.

Erigido por la ciudad de Thomas, West Virginia.

Temas y series. Este marcador histórico se incluye en estas listas de temas: Publicidad pagada por la industria y el comercio

y toros Ferrocarriles y tranvías. Además, se incluye en las listas de series de Baltimore and Ohio Railroad (B&O) & # 128642, y West Virginia, The City of Thomas. Una fecha histórica significativa para esta entrada es el 4 de febrero de 1907.

Localización. 39 & deg 8.885 & # 8242 N, 79 & deg 29.958 & # 8242 W. Marker se encuentra en Thomas, West Virginia, en el condado de Tucker. Marker está en Appalachian Highway (West Virginia Route 32), en la mediana. Toque para ver el mapa. El marcador está en o cerca de esta dirección postal: 220 Appalachian Highway, Thomas WV 26292, Estados Unidos de América. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a poca distancia de este marcador. "Todo lo que la humanidad podría desear ..." (a una distancia de gritos de este marcador) Thomas, ayer y hoy (a unos 300 pies de distancia, medidos en línea directa) ¡Thomas histórico y el complejo industrial de Coketon / News Flash! (a unos 400 pies de distancia) Exploración del sitio industrial de Coketon / West Virginia Coal (a unos 400 pies de distancia) La historia de un río / La vida en una ciudad minera de carbón (a unos 400 pies de distancia) Thomas, West Virginia Mine Disaster Memorial (a unos 600 pies de distancia) de distancia) Viviendas y diseño (a unos 700 pies de distancia) Una lección de ingenio (aproximadamente a 0,2 millas de distancia). Toque para obtener una lista y un mapa de todos los marcadores en Thomas.


Comentario de un invitado: La batalla por los combustibles fósiles en los Apalaches

La batalla por los combustibles fósiles se ha calentado en uno de los enfrentamientos más feroces que ha visto el país en años. Los Apalaches han sido testigos de la destrucción de sus montañas. sus hogares y sus propias vidas.

Los residentes del campo de carbón ya han tenido suficiente. Pero, los pocos a los que se les paga para volar las montañas no se detendrán ante nada para proteger sus cheques de pago.

A medida que el enfrentamiento llega a la histórica Marcha en Blair Mountain en West Virginia, se ha convertido en & # 8220Climate Ground Zero. & # 8221

El 14 de enero, la EPA denegó el permiso de remoción de la cima de una montaña más grande jamás considerado para el estado de Virginia Occidental. La negación se basó en el historial de violaciones que la compañía de carbón había cometido en anteriores sitios de remoción de la cima de la montaña, con graves consecuencias para el agua en esas áreas. & # 8220La EPA determinó & # 8220 que la mina Arch Coal & # 8217s Spruce No.1 en el condado de Logan, traería procedimientos de minería & # 8220 destructivos e insostenibles & # 8221 que alterarían los hábitats naturales de los pequeños y medianos condados de los Apalaches de Virginia Occidental & # 8221. (OVEC)

Los residentes del campo de carbón estaban asombrados por la incredulidad y estaban celebrando. Esta fue una gran victoria. Inmediatamente empezaron a circular rumores de que la industria del carbón acabaría con la EPA. Las compañías de carbón estaban celebrando mítines y erigiendo vallas publicitarias que proclamaban a la EPA como el enemigo del comercio de Virginia Occidental. Una de esas manifestaciones se llevó a cabo en la Rotonda del Edificio del Capitolio de Charleston, donde los residentes del campo de carbón marcharon silenciosamente con carteles y dejaron saber su presencia.

Dentro de los límites del sitio denegado por la EPA se encuentra la amada Blair Mountain. La montaña es un sitio importante en la historia de Virginia Occidental y fue el escenario de una valiente muestra de mineros y solidaridad. Según el Dr. Harvard Ayers, en un blog de Appalachian Voices Front Porch, & # 8220 La batalla de Blair Mountain en 1921 fue la segunda insurrección armada más grande en la historia de Estados Unidos, y la culminación de las & # 8220mine wars & # 8221, donde hubo mucha sangre. cobertizo para garantizar los derechos laborales de los mineros. & # 8221

Ayers continúa explicando la rara acción que puso en peligro a Blair Mountain. & # 8220I, junto con la historiadora Barbara Rasmussen, en nombre de Friends of Blair Mountain, logré que el campo de batalla de Blair Mountain en el Registro Nacional de Lugares Históricos en marzo de 2009. Sin embargo, nueve meses después, debido a un & # 8220bogus & # 8221 lista de objetores creada por los operadores del carbón, el Servicio de Parques Nacionales tomó la rara acción de eliminar el sitio de la lista. Los operadores del carbón quieren volar la cima de la montaña para colocar el carbón debajo y erradicar cualquier evidencia de la batalla de 1921. Friends of Blair Mountain, junto con Sierra Club, actualmente están llevando a cabo acciones legales para que el sitio vuelva a aparecer en la lista. & # 8221

El 4 de mayo y nuevamente el 11 de mayo, la amenaza de la industria del carbón de llamar a la EPA culminó en una Audiencia del Comité de Transporte e Infraestructura y el Subcomité de Recursos Hídricos y el Medio Ambiente # 8217, llamado Políticas mineras de la EPA: Asalto a los trabajos de los Apalaches. # 8221 La administradora adjunta de la EPA, Nancy Stoner, parecía ser una & # 8220 oveja en la guarida de los leones & # 8217. & # 8221 Los residentes de los campos de carbón de los Apalaches se sentaron impotentes mientras los testigos apilados a favor del carbón presentaban & # 8220 hechos & # 8221 falsos, y como Los impactos del MTR & # 8217s en las comunidades fueron minimizados. El representante de la EPA estaba solo. Ella fue la única testigo llamada en apoyo de la decisión de la EPA. A los residentes de los campos de carbón les molestaba que no se les permitiera hablar.

Es irónico que el nombre de la Audiencia implique que detener el bombardeo de montañas en busca de carbón destruirá de alguna manera esta gran cantidad de puestos de trabajo. De hecho, esta práctica les ha quitado puestos de trabajo a los mineros. Este punto es importante. El minero es con quien Estados Unidos tiene una deuda. El verdadero minero es como un soldado, endurecido rápidamente en las profundidades de una mina de carbón y marchando hacia una tarea abrumadora todos los días. Un verdadero minero de carbón tiene carbón en las costuras de su piel. Es inconfundible. Es un trabajo duro, una vida dura y una forma difícil de morir. Sus trabajos han sido robados, junto con la herencia de sus hijos, el bosque de madera dura caducifolio más grande de los Estados Unidos continentales.

El Dr. Ayers explica el siguiente paso importante de la Marcha en Blair Mountain. & # 8220 Con el fin de resaltar el apoyo a la protección de Blair Mountain y otros lugares amenazados por la extracción de la cima de la montaña, una coalición de grupos, incluidos Friends of Blair Mountain y Appalachian Voices, están organizando la Marcha y Rally de Blair Mountain que comienza el lunes y termina el sábado. Esta marcha de 50 millas y cinco días desde Marmet a Blair, W.Va., es la misma ruta que tomaron los mineros pro-sindicatos en 1921 hasta la batalla. El objetivo del evento es pedir la abolición de la remoción de la cima de las montañas, garantizar los derechos de los mineros # 8221 y trabajar por una transición justa hacia una economía de energía renovable. & # 8221

Tres millones de libras de explosivos se utilizan diariamente en los sitios de remoción de la cima de las montañas en West Virginia solamente. La remoción de la cima de la montaña es la forma más rápida de llegar a la veta de carbón debajo de la montaña. Todo lo que se necesita para hacer este trabajo son algunos expertos en demolición y operadores de equipos pesados. Los puestos de trabajo se han reducido hasta el punto de volverse muy competitivos. Esto, a su vez, ha creado un aire de lealtad ciega hacia la compañía del carbón por parte de aquellos que tuvieron la suerte de ser contratados. Pero, otros ven un tipo diferente de valor en mantener vivos los bosques, montañas y arroyos. Se libra una feroz batalla por las antiguas montañas boscosas ricas en recursos.

La Marcha en Blair Mountain es una muestra de solidaridad y se les pide a personas de todas partes que se unan a ellos para demostrar que es hora de detener el bombardeo de los Apalaches y las montañas # 8217. La marcha empoderará a las comunidades que han luchado tanto para recuperar sus montañas y sus vidas. Su lucha contra King Coal sigue siendo abrumadora. Pero esta marcha no será una marcha de ovejas hacia la guarida de un león. El impulso está creciendo y también lo están los números que planean asistir. Esta será otra marcha histórica de solidaridad solidaria que se remonta a casi un siglo. Esta vez, la muestra de solidaridad no es solo para las comunidades de las montañas de los Apalaches. También es una muestra de apoyo a la Agencia de Protección Ambiental. Sin eso, todos podríamos estar enfrentando la misma destrucción que los Apalaches hoy.


HistoryLink.org

Bayne fue una de las muchas ciudades mineras de carbón que florecieron en el este del condado de King en los primeros años del siglo XX y desde entonces han desaparecido en gran medida. Muy poco de la ciudad, ubicada a lo largo de Cumberland-Kanaskat Road al este de Black Diamond, permanece ahora, pero en su apogeo Bayne contaba con más de trescientos residentes, una escuela, un hotel, una tienda, 40 casas propiedad de la empresa y un sucesión de minas de carbón. A diferencia de muchas ciudades circundantes, Bayne sobrevivió después de que la producción de carbón se desplomara en la década de 1920, gracias en gran parte al veterano minero Jim Bolde, quien asumió la operación de su mina en 1928 y la mantuvo en funcionamiento durante otras dos décadas. William Kombol, gerente de Palmer Coking Coal Company en Black Diamond, contribuyó con esta historia popular.

La primera mina de carbón en el área, originalmente llamada American Mine, comenzó a operar en 1895 en la base de Lizard Mountain, al norte de Cumberland. Cerró un año después y se hizo conocido como Old Carbon. En el verano de 1898, P. Gibbons abrió una mina en el extremo oeste del sinclinal Lizard Mountain, lo que llevó a la fundación de Occidental, a media milla al noroeste de lo que un día se convertiría en Bayne.

Fue en 1903, cuando Fred Nolte y R. S. Williams formaron Carbon Coal Company, cuando Bayne comenzó a tomar forma. Se abrió una nueva mina llamada Carbon, se construyeron búnkeres y se extendió un tranvía hasta las vías del tren que son paralelas a la ubicación actual de Cumberland-Kanaskat Road. El revestimiento del ferrocarril original, que proporcionó un enlace de transporte fundamental para el envío del carbón, se construyó en 1908. Ese revestimiento recibió su nombre de George Bayne de Oklahoma, quien había descubierto una veta de carbón. Él y su hermano William Bayne ayudaron a desarrollar las minas que llevaron a la construcción de una ciudad real. En 1909, las operaciones mineras fueron asumidas por Green River Coal Company, que en un año se reformó como Carbon Coal & Clay Company. Se produjo un boom de la construcción.

Antes de que se construyeran el hotel, las casas, la escuela y la tienda, solo había una pensión operada por George y Harriet Stonebridge Richardson y su familia. Alimentaron a 40 hombres, cobrando $ 25 por mes por alojamiento y comida. Los hombres dormían en literas y Harriet Richardson atendía sus necesidades. Ella recordó:

"Llegamos antes de que se construyeran las casas. Cociné la primera comida en Bayne en una fragua (café hervido y tocino frito) mientras George trabajaba con los fuelles. Hasta que se instaló el sistema de agua, tuvimos que llevar agua desde el sube una escalera y llena dos grandes barriles en el techo ".

Con dos minas, Daly y Carbon, y una fuerza laboral en crecimiento, Carbon Coal & Clay Company construyó un hotel descrito por George Watkin Evans en su informe completo de 1914 sobre las propiedades:

"El hotel propiedad de esta empresa, que es operado para el alojamiento de los mineros empleados en sus minas, es sin duda el mejor hotel en cualquier campamento minero en el estado de Washington. Es un edificio muy atractivo de tres pisos que tiene bien habitaciones construidas, sala de lectura, vestíbulo y comedor. Este hotel sería un crédito para cualquier comunidad. Junto al hotel hay un pequeño anexo de dos pisos en el que viven los ayudantes. El hotel tendrá capacidad para 175 hombres ".

Junto al hotel se encontraba la tienda de mercadería general, también descrita por Evans:

"La tienda de la Compañía, que se encuentra a poca distancia del hotel, es un edificio grande y bien iluminado, de 40 por 80 pies y 14 pies de piso a techo. Hay un almacén adjunto de 20 por 40 pies. La tienda está bien abastecida en todo momento, con productos de primera clase ".

También se construyeron unas 40 casas, 32 al sur del hotel, la tienda y la escuela, y otras ocho más o menos al lado de los búnkeres y el vertedero de la mina de Carbono. Fue un corto paseo para trabajar para los mineros. Las casas se llamaban "una por día", ya que ese era el tiempo promedio que se tardaba en construir una. Las casas de un solo piso tenían cuatro habitaciones, una instalación de plomería y un fregadero. El revestimiento exterior era de abeto y el interior se sellaba traslapada. Las estufas de carbón calentaban las casas mientras la electricidad provenía de la planta de energía de la mina de carbón. La mayoría de las casas tenían 688 pies cuadrados de tamaño y por lo demás eran idénticas.

En 1914, el equipo de la mina incluía tres calderas de la marca Erie de 150 caballos de fuerza que proporcionaban electricidad a la mina y a los residentes de la ciudad. La planta de lavado contaba con generadores de corriente continua de 250 voltios con una centralita de mármol. El taller de herrería contenía forjas, motores, herramientas, tronzadoras y cortadoras, bancos, prensas y muchas otras herramientas. La pequeña oficina de la mina tenía solo 168 pies cuadrados. Los mineros se cambiaban y colgaban su ropa de trabajo mojada después del turno en un espacioso cambio de 10 pies por 40 pies y una casa seca. El establo de mulas era un negocio de dos pisos capaz de acomodar 11 cabezas de ganado y un año de suministro de alimento.

El edificio de búnkeres y lavaderos era una de las estructuras más impresionantes del terreno. Con un tamaño de cuarenta pies por 104 pies y cinco pisos de altura, estaba equipado con un volquete automático Phillips cruzado para descargar los carros de carbón cargados a medida que los sacaban de la mina. Los búnkeres podían contener 500 toneladas de carbón y tres lavadoras de jig de la marca Pittsburg limpiaban el carbón de nueces a una capacidad de 40 toneladas por hora. Una mesa de recolección en movimiento con una trituradora de rocas permitió eliminar la holgura y llevarla a una cinta transportadora de 250 pies de largo y 40 pies de alto hasta una pila de basura.

Las instalaciones fueron servidas por ramales ferroviarios tanto del Pacífico Norte como de los ferrocarriles de Chicago, Milwaukee y St. Paul. La ciudad también estaba frente a la carretera del condado Cumberland-Kanaskat. Cerca de allí, Little Falls Brick Clay Company de Tacoma estableció una gran planta para fabricar y hornear ladrillos, lo que solo se sumó a las perspectivas del auge de Bayne.

En 1910, Bayne aparentemente estaba listo para décadas de prosperidad a medida que se expandía la producción de carbón y aumentaban los salarios de los mineros. Tres años después, un joven de 18 años de Milford, Massachusetts, se mudó al oeste para avivar las calderas de la mina. Su nombre era Jim Bolde.

La producción de carbón creció en todo Washington durante las dos primeras décadas del siglo XX. Por lo general, más de la mitad de la producción del estado se exportó, mientras que el resto impulsó una economía local en crecimiento. Los ferrocarriles, los barcos de vapor, las centrales eléctricas, las industrias, las empresas y los hogares dependían del carbón para generar electricidad y calor. En 1904, la Pacific Coast Coal Company consolidó la propiedad de las minas en Newcastle, Issaquah, Black Diamond, Franklin y Burnett. La Northwest Improvement Company, una subsidiaria de Northern Pacific Railroad, produjo enormes cantidades de carbón de sus minas de Roslyn para encender las calderas de las locomotoras de los trenes que transportaban mercancías hacia el este y el oeste y hacia arriba y hacia abajo por la costa.

La Carbon Coal & Clay Company de Bayne, de propiedad independiente, nunca tuvo ese tipo de poder de mercado consolidado, pero sus minas crecieron de todos modos. En su apogeo en 1917, se extrajeron más de 75.000 toneladas de carbón de alta calidad de catacumbas a 300 pies bajo tierra. Pero la competencia era dura con las minas cercanas en Cumberland (Eureka, Fleet, Hyde, Independent, Navy, Ozark y Sunset), Durham, Elk Coal, Hiawatha, Kangley, Kummer, Occidental y Pocahontas, todas compitiendo en un mercado volátil como precio, la calidad y la fiabilidad dictaban la producción.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, los precios del carbón cayeron en todo el mundo, al igual que la producción. Los operadores de las minas de carbón intentaron recortar los salarios, lo que resultó en una serie de amargas huelgas y cierres patronales tanto a nivel local como nacional. En 1921, las huelgas casi destruyeron la ciudad. En 1923, la producción de carbón se había reducido a solo unos pocos miles de toneladas por año. Parecía que Bayne podría enfrentar el mismo destino que el cercano Franklin, que se derrumbó a principios de la década de 1920.

Pero un hombre había crecido en el negocio de la minería del carbón en Bayne. Conocía las minas como conocía las tablas de multiplicar. Conocía todos los equipos de minería y podía operarlos. Conocía cada túnel de los trabajos subterráneos de carbón y podía realizar cualquier tarea en la mina. Jim Bolde, quien en los 15 años transcurridos desde su llegada como un fogonero de calderas adolescente se había convertido en maestro mecánico de Carbon Coal & Clay Company, se hizo cargo de la operación de la propiedad de Bayne en 1928. Comenzó de a poco, pero gradualmente hizo crecer el negocio, que rebautizó Carbon Fuel Company.

Bolde se interesó activamente en todos los aspectos de su nueva propiedad minera, a veces demasiado activo. En un momento, Bolde sospechó que se estaba robando dinamita del polvorín de la mina. Según Gene Emry, quien creció en Bayne, Bolde colocó una trampa con una escopeta que dispararía cuando alguien entrara. La trampa salió disparada y Bolde perdió una pierna, usando una clavija el resto de su vida. Algunos recuerdan que Bolde cerró las minas a principios de la década de 1930 para deshacerse de los huelguistas, pero la mayoría lo recuerda como un hombre dedicado a sus empleados y al pueblo. Don Windsor relató cómo Bolde financió a los Bayne Wolverines, quienes ganaron el campeonato estatal de béisbol amateur en 1939. Lorraine Windsor, la esposa de Don, contó que Bolde le compró a cada niño un regalo de Navidad y les cobró a los residentes solo $ 10 por mes de alquiler, que incluían electricidad y agua. .

Un día, Jim Bolde hizo un viaje corto a Cumberland y conoció a Rose Malatesta, de la vecina Veazie, que trabajaba en el único hotel de la ciudad. El 11 de septiembre de 1932, amigos de todas partes vinieron a la boda de la pareja, que se llevó a cabo en el hotel Bayne con una banda de música y enormes lados de carne asados ​​a la parrilla sobre hogueras abiertas. Rose Bolde describió a su esposo en una entrevista de 1967 en El Seattle Times:

"Jim nunca ganó mucho dinero. Podría haberlo hecho, pero siempre estaba ayudando a la gente en lugar de hacerse rico. Era muy rudo, pero tenía un corazón de oro y todos lo sabían".

Jim continuó trabajando codo a codo con los mineros que extraían su carbón.

Las minas se abrieron y cerraron cuando la mayor competencia de los pozos petroleros de California y las represas hidroeléctricas del río Columbia terminaron con la mayoría de las ventas de carbón a locomotoras y plantas de energía. Los años de depresión de la década de 1930 fueron difíciles para las empresas más pequeñas y descapitalizadas. Si bien las primeras operaciones en Bayne usaban polipastos eléctricos para sacar los carros de carbón de las minas, desde la década de 1930 hasta la de 1950 se solían utilizar mulas. George Costanich era un minero de carbón que contó la historia de una mula en particular llamada Jack:

"Trabajé como desollador de mulas para Bolde cuando comencé a trabajar en las minas. Una noche, en el segundo turno, dejé todos los carros cargados y estaba listo para volver a entrar. Le di un látigo y le pegué a la mula en el trasero un par de veces. , pero no se movía. No vi a Jim mientras estaba sentado sobre unas vigas a un lado. No lo había visto porque estaba un poco oscuro. Me dijo: 'Georgie, no deberías golpear Jack con un látigo y maldecirle. Tienes que hablarle bien. Así que se acerca a la cabeza de la mula y dice: "Vamos, Jackie, levántate". Esto se prolongó durante aproximadamente un minuto. Luego Jim comenzó a maldecir y tomó un retraso de dos por seis pulgadas y golpeó a Jack entre las orejas y dijo: 'Tú negro, S.O.B., cuando digo' Ponte ', será mejor que te muevas'. Sacudí el látigo y él comenzó a irse. Le dije: 'Jim, ¿es mejor usar el revestimiento que un látigo?' Realmente se puso a reír. Jim era un buen tipo. Pero así era ". (Revestimiento es un término de minería de carbón para las tablas de dos pulgadas de grosor que se usan para sostener el techo de una mina de carbón subterránea).

Todas las cosas buenas deben llegar a su fin. La minería del carbón en Bayne cesó alrededor de 1950. Con la partida de los mineros, Jim y Rose continuaron alquilando las antiguas casas de la empresa a los leñadores y luego a los trabajadores de la construcción que ayudaron a construir la presa Howard Hanson. Pero con pocos ingresos por alquiler, las casas de construcción barata se deterioraron lentamente. Para 1967, el año en que murió Jim Bolde, la mayoría de las antiguas casas de la empresa tenían techos de musgo y estaban abandonadas.

Hoy, poco queda de Bayne, salvo dos o tres de las casas originales remodeladas más allá del reconocimiento. El hotel, la tienda, la escuela y las minas desaparecieron. Antiguas pilas de escoria de carbón todavía salpican las laderas. El ferrocarril se usa poco, excepto para colocar vagones vacíos. Los mineros galeses, italianos y checos que vivían en Bayne y extraían el carbón se han ido. Pero para las familias con apellidos como Cinkovich, Costanich, Coutts, Ernise, Kranick, Manson, Parkerson, Richardson, Stonebridge, Tobacco, Zapitul y muchas, muchas otras, los recuerdos de Bayne nunca se desvanecerán.

Este ensayo es parte de la colección People's History de HistoryLink. People's Histories incluye memorias y reminiscencias personales, cartas y otros documentos históricos, entrevistas e historias orales, reimpresiones de publicaciones históricas y actuales, ensayos originales, comentarios e interpretaciones y expresiones de opinión personal, muchas de las cuales han sido enviadas por nuestros visitantes. No han sido verificados por HistoryLink.org y no necesariamente representan sus puntos de vista.

Asociación de Ciudades de Washington

Bayne, condado de King, parte sur, ca. 1914

Cortesía de Leroy y Doug Wagner

Bayne, condado de King, parte norte, ca. 1914

Cortesía de Leroy y Doug Wagner

Casa típica de un minero, Bayne, condado de King, 4 de abril de 1940

Cortesía de los archivos regionales de Puget Sound.

Estudiantes y profesor, escuela de Cumberland, 1935

Foto de Frank Perkins, cortesía de William Kombol

Estudiantes, grados 5-8, escuela Cumberland, 1937

Tanque de agua Great Northern Railway para locomotoras de vapor, entre Bayne y Palmer, King County, abril de 1940

Cortesía de los archivos regionales de Puget Sound.

Búnkers de carbón, Bayne, condado de King, 5 de abril de 1940

Cortesía de los archivos regionales de Puget Sound.

Jim y Rose Bolde, Bayne, condado de King, 25 de noviembre de 1966

Carbon Fuel Company, Bayne, condado de King, 9 de abril de 1940

Cortesía de los archivos regionales de Puget Sound.

Mapa, campos de carbón de Bayne-Cumberland, 1912

Cortesía del Servicio Geológico de Washington, Boletín No. 3

Carbon Coal & Clay Company, Bayne, condado de King, n.d.

Postal cortesía de Black Diamond Historical Society (1999.16)

Pistas de bolos, Daly Club, Bayne, Condado de King, 17 de marzo de 1915

Foto de Allen & Perkins, cortesía de Black Diamond Historical Society (1999.16)

Vista aérea, Bayne, Condado de King, n.d.

Cortesía de Black Diamond Historical Society (1999.16)

Hotel, Bayne, condado de King, n.d.

Foto de Allen & Perkins, cortesía de Black Diamond Historical Society (1999.16)


¿Es la captura de carbono demasiado cara?

Adam Baylin-Stern, analista de energía
Niels Berghout, analista energético Comentario - 17 de febrero de 2021

Citar comentario

AIE (2021), ¿Es la captura de carbono demasiado cara?, IEA, París https://www.iea.org/commentaries/is-carbon-capture-too-expensive

Comparte este comentario

Las tecnologías de captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS) son fundamentales para poner los sistemas de energía de todo el mundo en un camino sostenible. A pesar de la importancia de CCUS para lograr transiciones de energía limpia, la implementación ha tardado en despegar: solo hay alrededor de 20 operaciones comerciales de CCUS en todo el mundo. Pero el impulso está creciendo. En los últimos años se han anunciado planes para más de 30 instalaciones comerciales de CCUS y, a pesar de la crisis de Covid-19, en 2020 los gobiernos y la industria comprometieron más de USD 4.500 millones para CCUS.

Varios factores pueden explicar la lenta adopción de CCUS, pero el alto costo es uno de los más frecuentes. Los comentaristas a menudo citan a CCUS como demasiado costosa e incapaz de competir con la electricidad eólica y solar dada su espectacular caída en los costos durante la última década, mientras que las políticas climáticas, incluida la fijación de precios del carbono, aún no son lo suficientemente fuertes como para hacer que CCUS sea económicamente atractivo. Como explicamos en este comentario, descartar la tecnología por motivos de costo sería ignorar sus fortalezas únicas, su competitividad en sectores clave y su potencial para ingresar a la corriente principal de soluciones bajas en carbono.

La idea de que CCUS es de "alto costo" ignora el panorama general

El análisis de la IEA muestra sistemáticamente que se necesita una amplia cartera de tecnologías para lograr reducciones profundas de emisiones, tanto de manera práctica como rentable. La eficiencia energética y las energías renovables son pilares centrales, pero otras tecnologías y estrategias también tienen un papel importante que desempeñar.

In its recently published report, the IEA identified four crucial ways in which CCUS can contribute to a successful clean energy transition:

  • CCUS can be retrofitted to power and industrial plants that may otherwise still be emitting 8 billion tonnes of CO2 in 2050 – around one-quarter of today’s annual energy-sector emissions.
  • CCUS can tackle emissions in sectors with limited other options, such as cement, steel and chemicals manufacturing, and in the production of synthetic fuels for long-distance transport.
  • CCUS enables the production of low-carbon hydrogen from fossil fuels, a least-cost option in several regions around the world.
  • CCUS can remove CO2 from the atmosphere by combining it with bioenergy or direct air capture to balance emissions that are unavoidable or technically difficult to avoid.

Limiting the availability of CCUS would considerably increase the cost and complexity of the energy transition by increasing reliance on technologies that are currently more expensive and at earlier stages of development. One such example is the electrification of very high-temperature heat furnaces used for cement production and virgin steelmaking.

Achieving net-zero goals will be virtually impossible without CCUS

CCUS applications do not all have the same cost. Looking specifically at carbon capture, the cost can vary greatly by CO2 source, from a range of USD 15-25/t CO2 for industrial processes producing “pure” or highly concentrated CO2 streams (such as ethanol production or natural gas processing) to USD 40-120/t CO2 for processes with “dilute” gas streams, such as cement production and power generation. Capturing CO2 directly from the air is currently the most expensive approach, but could nonetheless play a unique role in carbon removal. Some CO2 capture technologies are commercially available now, while others are still in development, and this further contributes to the large range in costs.

There is no single cost for CCUS

Levelised cost of CO2 capture by sector and initial CO2 concentration, 2019

Moving on to the cost of transporte y almacenamiento, this can also vary greatly on a case-by-case basis, depending mainly on CO2 volumes, transport distances and storage conditions. In the United States, for example, the cost of onshore pipeline transport is in the range of USD 2-14/t CO2, while the cost of onshore storage shows an even wider spread. However, more than half of onshore storage capacity is estimated to be available below USD 10/t CO2. In some cases, storage costs can even be negative if the CO2 is injected into (and permanently stored in) oilfields to enhance production and thus generate more revenue from oil sales.

Indicative CO2 storage cost curve for the United States, onshore

Achieving deep emissions reductions in heavy industry (cement, steel and chemicals production) can be challenging for several reasons. But CCUS is a relatively advanced and cost-competitive option for dramatically cutting the CO2 emitted during the production of these essential materials. It can also be more cost-effective to retrofit CCUS to existing facilities than building new capacity with alternative technologies.

In the case of cement production, where two-thirds of emissions are from chemical reactions related to heating limestone (rather than burning fossil fuels), CCUS is currently the only scalable solution for reducing emissions. And in the iron and steel sector, production routes based on CCUS are currently the most advanced and least-cost low-carbon options. Incorporating CO2 capture raises estimated costs by less than 10%, while approaches based on electrolytic hydrogen can raise costs by 35-70% compared with today’s conventional production methods.

CCUS is currently the cheapest option for reducing emissions in the production of some important chemicals such as ammonia, which is widely used in fertilisers. The estimated costs of CCUS-equipped ammonia and methanol production based on natural gas are around 20-40% higher than their unabated counterparts, while the cost of electrolytic hydrogen routes is estimated to be 50-115% higher.


Wages by state, 1910-1919

WAGES in CALIFORNIA, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in MASSACHUSETTS, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in MISSOURI, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in MICHIGAN, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in NEW YORK, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in OHIO, 1910s

See tabs above for additional states

WAGES in VERMONT, 1910s

WAGES in PENNSYLVANIA, 1910s


Site of Mark Twain High School

From 1921-65 school served students from coal towns Hot Coal, Big Stick Woodbay, McAlpin, Stotesbury, Tams, Ury, Helen, Amigo, Sophia and Slab Fork. Robert C. Byrd, valedictorian, Mark Twain High School class of 1934, served in West Virginia Legislature (1847- 53) & Congress (1853-59). Elected to Senate in 1858, Senator Byrd held every major leadership position and was third in line for presidency and noted Senate scholar.

Erected 1995 by Mark Twain High School Alumni Association and West Virginia Archives and History.

Temas y series. This historical marker is listed in this topic list: Education. In addition, it is included in the West Virginia Archives and History series list. A significant historical year for this entry is 1934.

Location. 37° 41.456′ N, 81° 16.836′ W. Marker is in McAlpin, West Virginia, in Raleigh County. Marker is on McAlpin Road (County Route 30) 2.4 miles south of Tams Highway (West Main Street) in Sophia (West Virginia Route 16), on the left when traveling south. Toque para ver el mapa. Marker is in this post office area: Sophia WV 25921, United States of America. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. At least 8 other markers are within 8 miles of this marker, measured as the crow flies. Byrd Prillerman High School (approx. 6 miles away) Raleigh County / Wyoming County (approx. 6.9 miles away) Spanish Influenza Hospital

(approx. 7.6 miles away) Alfred Beckley (approx. 7.6 miles away) Citizens Hall Of Fame (approx. 7.8 miles away) Beckley (approx. 7.8 miles away) Upper Big Branch Mine Explosion (approx. 7.8 miles away) Eccles Mine Explosions (approx. 7.8 miles away).


More from Opinion

But never fear for the all the jobless coal miners. In calling for their firing, Biden – who characterizes himself as the champion of the working class and middle class – said the unemployed miners should “learn to program” computers instead.

“We have to make sure we explain it to those people who are displaced that their skills are going to be needed for the new opportunities," he continued.

How thoughtful. Kind of like Marie Antoinette, the last queen of France, supposedly responding when told that her hungry subjects had no bread during a famine: “Let them eat cake.” Marie’s career as queen did not end well – she was executed by the guillotine in the French Revolution in 1793.

I look forward to hearing Biden explain to coal miners why it’s in their best interest for him to deprive them of their livelihood and leave them with no income, no health insurance, no way to pay the mortgage or the rent, no way to feed their families, no way to send their kids to college.

Hmm … if Biden thinks learning how to program is such a good idea, he’ll have plenty of time on his hands to take his own advice. Once he loses the Democratic presidential primary or the general election if he is the Democratic nominee, he’ll be able to learn computer programing or any other new career he desires.

But it’s not just coal miners and those who work in related industries who would suffer if the American coal industry was suddenly abolished. Each of you reading these words would suffer.

Currently, almost one-third of the electricity the American people use is produced by coal. Depriving us of that much electric power would inevitably cause shortages, resulting in blackouts and brownouts that would cripple industries and leave ordinary Americans sweating or shivering in their own homes in darkness at times.

And, of course, the drop in U.S. electricity production would inevitably force our country to import more energy and would raise the price of electricity dramatically.

Today abundant coal keeps our utility bills lower than in most countries. Electricity around the U.S. averages 15 cents per kilowatt-hour. Compare that to our allies. Britain pays 27 cents. Germany pays 35 cents.

Do Biden and the other Democratic presidential hopefuls want to triple the electricity bills of the average American family? How popular do you think that will be with voters once they realize this is what the Democrats are calling for?

And the Democrats’ attack on coal is just one part of their war on fossil fuels. They demonize natural gas and oil as well. And many are also hostile to nuclear power.

Perhaps someday in the far-off future we’ll be able to get all the power we need from the sun, the wind and waves. But that’s a long way away – and certainly won’t take place in the term of whoever is elected president in November.

In the final 100 days of the 2016 campaign, Trump visited key battleground states including Michigan, Ohio, Florida, North Carolina and Pennsylvania 133 times. Hillary Clinton visited those states 86 times. Trump went to Wisconsin five times. Hillary Clinton did not go once.

And it’s not just campaign stops. Candidate Trump promised to bring back jobs. Clinton eventually referred to her comment about destroying coal companies and the jobs of their workers as her “biggest regret” of the campaign. Energy workers can only wonder: does she regret saying it or meaning it?

“Ex abundantia cordis os loquitor” (Matthew 12:34). The mouth speaks of what the heart is full. And when it comes to energy workers, their jobs, their dignity and the respect they deserve, Hillary Clinton’s and Joe Biden’s hearts are full of … malarkey.

In key energy states, energy workers rejected Hillary Clinton. Joe Biden and the other Democratic candidates this year don’t stand a better chance. Rejected, belittled, dismissed … energy workers and their families are listening. And soon enough they will be voting. No one should be surprised for whom.


The Problem with Fossil Fuels

Coal is America's most abundant source of climate change pollution&mdashand we have a lot of it in the United States. We currently use coal for over half of our growing electricity demand, but this comes at a great cost to our environment and our health.

  • Pollution from burning coal is responsible for nearly 30 percent of the climate change pollution in the U.S. and it puts our communities and wild places at risk from dirty air (from mercury and other pollutants), acid rain, and a variety of health problems such as asthma and other respiratory diseases
  • Coal mining (such as mountaintop removal) destroys vast amounts of land, pollutes our rivers and streams, and has significant environmental effects on local communities and wildlife.
  • Coal ash sludge, another by-product of burning coal, is stored in waste ponds all across the country. These ponds are leaking into our waterways, destroying entire ecosystems, and having traumatic effects on wildlife and our communities all across the country

Even worse, as conventional petroleum oil becomes scarcer and more expensive, industry and governments around the world are pushing to develop even dirtier fuels to power our transportation sector: tar sands, oil shale, and coal to liquids.

  • Tar Sands&mdashThe U.S. is currently importing over 1.3 million barrels of the world's dirtiest fuel, known as tar sands. Tar sands mining and extraction is responsible for the destruction of huge amounts of Canadian forest ecosystems, toxic contamination of massive amounts of fresh water, and significant increases in climate change pollutants into the atmosphere.
  • Oil Shale&mdashThe United States is home to approximately 50 percent of the world&rsquos oil shale deposits. A vast majority of the world's oil shale reserves can be found in the Rocky Mountain states of Colorado, Utah, and Wyoming, which also supports an abundance of mule deer, elk, mountain lion, black bear, bald eagles and other wildlife. Oil shale extraction is not only extremely costly, but it has also been shown to have significant environmental effects on local water and air quality, wildlife habitat, and energy use.
  • Coal to Liquids&mdashDue to the abundant coal resources in the United States, proponents of "liquid coal" see this fuel as a long-term, stable source for the transportation sector. However, the production of liquid coal proves otherwise: the process emits twice as much climate change pollution as gasoline and requires at least four gallons of water per gallon of fuel produced.

Each of these unconventional dirty fuels emits high levels of climate change pollution and comes with a unique set of risks to human health, our landscapes, and our water resources. The National Wildlife Federation is working to stop a new generation of these super-polluting fuels before they become the new face of America's energy and further push the world's climate over the tipping point.


HistoryLink.org

This article about the east King County coal towns of Black Diamond and Franklin is reprinted from The Coast, Vol. 3, No. 2 (March 1902).

Black Diamond and Franklin

Some of the most beautiful scenery on the face of the earth is found within the state of Washington. Not only do the great, high mountains rear their snowy crests far heavenward to pierce the clouds and thereby charm the eye with their grandeur and sublimity, but vast areas of large, tall trees -- a world of wealth by themselves -- cover the mountains and valleys, and unlimited and unexhaustible deposits of mineral and coal lie hidden beneath the surface, which awaken the mind to dreams of wealth and fortune.

Among the localities most favored with opportunities for the pursuit of pleasure and the quest for wealth we find that situated along the Green river, near Black Diamond and Franklin, in King County, Washington. Here the hunter and fishermen can indulge most satisfactorily in his chosen sport.

Here are found unlimited quantities of the finest coal to be procured on the Pacific coast. Here the scenery is resplendent with the grandeur and sublimity of the wonderful handiwork which has formed and fashioned the beautiful and artistic in nature.

Little more than twenty-two years ago the rich coal fields in this locality were prospected and the first permanent settlement made at Black Diamond. Tim Morgan is accredited with being the first white settler. The altitude is about 500 feet above the sea level. Eighteen years ago the railway was built into the place and the mines opened. The commodity is white ash coal and is found in veins averaging six feet in thickness.

Black Diamond today is a bustling and thriving camp of 1,000 souls. It is about thirty miles from Seattle. It has one church, three school buildings, with four teachers and a graded school most admirably conducted, four lodges, -- Knights of Pythias, Masonic, Odd Fellows and Red Men -- two general stores, three hotels, three barber shops, two meat markets, one saloon and numerous social societies and organizations. The people are hospitable and prosperous. There is some farming in the country surrounding. The finest view to be had of Mt. Rainier is the one from this place.

The Black Diamond mines are the nucleus of the business interests of the place. These are under the management of Morgan Morgans, who has been in charge for the past sixteen years. These mines are operated on the slope plan, there being two slopes -- “No. 14”, and “Morgan’s Slope.” "No. 14” slope extends 2,000 feet down and has bunkers with a capacity of 2,000 tons. “Morgan’s Slope” also leads down about 2,000 feet and has bunkers with a capacity of 2,500 tons. At the depth of 1,000 feet in each slope an electric engine is located in the mine which is used to haul the cars to that level from below. From the 1,000 foot level the coal is lifted by a cable operated at the mouth of the mine. Employment is given to over 500 men. The daily capacity of these mines is from 800 to 1,000 tons of coal. Little do we consider the hazardous and severe toil which gives us the coal as we sit comfortably before our fires in the home and enjoy its genial warmth, but there is a human hand operated by a human heart away off far below the surface of the earth in the dark, chilling, close confines of a grimy, little chamber in sweat and toil picking, picking, picking out the coals we burn. That person is our fellowman.

Franklin is located three miles from Black Diamond at the end of the railroad. A Mr. McKay about 18 years ago prospected for and discovered rich coal fields here. July 28, 1885, the first carload of coal was hauled away. Then there were 13 men working now the Franklin mines employ more than 500. The coal here is of most excellent quality and is shipped largely by the Pacific Coast Company to San Francisco. It is much sought for by steamships, being of the best steam coal on the Pacific coast.

The Pacific Coast Company operates the mines at Franklin. They employ about 800 men and have a yearly capacity of 515,000 tons of coal. There are three veins of coal now being mined which are known as the McKay vein, the Gem vein and the Fulton vein. The Gem vein is tapped by the Gem mine which is reached through the means of a tunnel. This coal is used exclusively on the Pacific Coast Company’s engines and steamers. Franklin mine No. 1 taps the Fulton vein and No. 10 vein and consists of a slope entrance reaching from 1000 to 2000 feet below the surface of the earth. The product of this mine is known as Fulton lump coal and is used for house purposes. The greatest activity is exerted in mining from the McKay vein. This product is a pink ash coal. Lawson slope, reaching down 1,600 feet Franklin slope, No. 7, reaching down 3,000 feet and Franklin shaft No. 2, reaching down 1,500 feet, touch this vein of coal, which runs in a six foot vein, and is used extensively for steam coal on the ocean going steamships touching at Seattle. These mines are worked upon scientific principles and are among the most successful on the Pacific coast.

Franklin is situated on the banks of the Green river and has an altitude of 750 feet. The population is 500. An excellent graded school is maintained. Green River Lodge, No. 33, K. of P., with 58 members and one of the best teams in the state, has an organization here and fine quarters in a new hall. The people are energetic and prosperous. Mt. Rainier, twenty five miles away, presents a most beautiful and charming sight from this place.

Here, where the Green river comes dashing and splashing along over rocks and stones, whirling in eddies and tumbling in many waterfalls, amidst scenes of the wildest and most picturesque nature, abound in countless numbers the delicious mountain trout “speckled” and “rainbow” which offer to the fond fisherman a paradise of sport. Who does not relish the small, but sweet and delicious trout which is savored with the sparkling life and activity of many a waterfall? Which has lived and grown in the pure and icy waters from the snowy crests and crevices of the mountains.

Game, too, is plenty along the Green river, both of animal and fowl, and many who have reveled in the sport of capturing from its wildness its’ limbed and feathered, treasures, attest to the high degree of pleasure they enjoyed.

It is to be regretted that the scenery and industry of this district cannot be more extensively by description and illustration set forth. The least that can be said is that it is a most charming and delightful locality where nature draws man near to the infinite and the hazardous employment of the inhabitants draws each other near together in the true and honest fellowship of sympathizing human hearts.


Ver el vídeo: Asi se hace Extraccion de carbon Discovery MAX (Mayo 2022).