La historia

Ley de Anastasio I Dicorus

Ley de Anastasio I Dicorus


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Anastasio, emperador romano oriental

Anastasio I (latín: Flavius ​​Anastasius c. 430 & # x2013 julio 518) fue emperador romano oriental (bizantino) de 491 a 518.

Antecedentes y características personales

Anastasio nació en Dyrrhachium, la fecha se desconoce, pero se cree que nació a más tardar en 430 o 431. Nació en una familia iliria, [1] el hijo de Pompeyo (nacido c. 410), noble de Dyrrachium y su esposa Anastasia Constantina (nacida c. 410). Su madre era arriana, hermana de Clearchus, también arriana, y nieta paterna de Galo (nacida c. 370), hijo de Anastasia (nacida c. 352) y esposo, a su vez hija de Flavio Claudio Constancio Galo y esposa y prima Constantina. [2]

Anastasio tenía un ojo negro y otro azul (heterocromía), [3] y por esa razón fue apodado Dicorus (griego: & # x0394 & # x03af & # x03ba & # x03bf & # x03c1 & # x03bf & # x03c2, & quot dos pupilas & quot).

En el momento de la muerte de Zenón (491), Anastasio, un funcionario de palacio (silentiarius), tenía un carácter muy alto y fue elevado al trono del Imperio Romano de Oriente por Ariadna, la viuda de Zenón, quien lo prefirió al hermano de Zenón. , Longinus.

Ariadna se casó con él poco después de su ascenso el 20 de mayo de 491. Su reinado, aunque posteriormente perturbado por guerras extranjeras e internas y distracciones religiosas, comenzó de manera auspiciosa. Se ganó el favor popular mediante una juiciosa condonación de impuestos y mostró gran vigor y energía en la administración de los asuntos del imperio.

Las principales guerras en las que participó Anastasio fueron la Guerra Isauriana y la Guerra con Persia.

El primero, que duró del 492 al 497, fue incitado por los partidarios de Longino, el hermano de Zenón que había sido candidato a su sucesión contra Anastasio. La batalla de Cotyaeum en 492 "rompió la espalda" de la revuelta, pero la guerra de guerrillas continuó en las montañas de Isaur durante algunos años más.

En la guerra con Persia sasánida (502 & # x2013505), Teodosiópolis y Amida fueron capturadas por el enemigo, pero las provincias persas también sufrieron severamente y los bizantinos recuperaron Amida. Ambos adversarios estaban agotados cuando se hizo la paz (506) sobre la base del statu quo. Posteriormente, Anastasio construyó la fuerte fortaleza de Daras para contener a los persas en Nisibis. Sin embargo, las provincias balcánicas quedaron despojadas de tropas y fueron devastadas por las invasiones de eslavos y búlgaros para proteger Constantinopla y sus alrededores contra ellos. El emperador construyó el Muro Anastasiano, que se extendía desde Propontis hasta Euxine.

Políticas domésticas y eclesiásticas

El emperador era un miafisita convencido, siguiendo las enseñanzas de Cirilo de Alejandría y Severo de Antioquía, quienes enseñaron `` Una naturaleza encarnada de Cristo '' en una unión indivisa de las naturalezas divina y humana, pero su política eclesiástica fue moderada, se esforzó por mantener el principio de la Henotikon de Zeno y la paz de la iglesia. Fueron las manifestaciones rebeldes de la población bizantina las que lo llevaron en 512 a abandonar esta política y adoptar el programa Miaphysitic. Su consiguiente impopularidad en las provincias europeas fue utilizada por un hombre ambicioso, llamado Vitalian, para organizar una peligrosa rebelión, en la que fue asistido por una horda de & quot; Cazadores & quot (514 & # x2013515) que finalmente fue reprimida por una victoria naval ganada por el general. Marinus.

El Anónimo Valesiano cuenta un relato sobre su elección de sucesor: Anastasio no pudo decidir cuál de sus tres sobrinos debería sucederlo, por lo que puso un mensaje debajo de un sofá e hizo que sus sobrinos tomaran asiento en la sala, que también tenía otros dos asientos. creía que el sobrino que se sentara en el diván especial sería su heredero. Sin embargo, dos de sus sobrinos se sentaron en el mismo sofá y el que tenía el mensaje oculto permaneció vacío. Luego, después de plantear el asunto a Dios en oración, determinó que la primera persona en entrar a su habitación a la mañana siguiente debería ser el próximo emperador, y esa persona era Justino, el jefe de sus guardias. De hecho, probablemente Anastasio nunca pensó en Justin como sucesor, pero el asunto se decidió por él después de su muerte. Al final de su reinado, dejó el tesoro imperial más rico en 23.000.000 de solidi o 320.000 libras de oro. [4]

Anastasio murió sin hijos en Constantinopla el 9 de julio de 518 (algunas fuentes dicen el 8 o 10 de julio) y fue enterrado en la Iglesia de los Santos Apóstoles.

Se sabe que Anastasio tuvo un hermano llamado Flavio Paulo, quien sirvió como cónsul romano en 496. [5] Una cuñada, conocida como Magna, era madre de Irene y suegra de Olybrius. Este Olybrius era hijo de Anicia Juliana y Areobindus Dagalaiphus Areobindus. [6] La hija de Olybrius e Irene se llamaba Proba. Se casó con Probus y fue madre de una Juliana más joven. Esta Juliana más joven se casó con otro Anastasio y fue madre de Areobindus, Placidia y una Proba más joven. [7] Otro sobrino de Anastasio fue Flavio Probo, cónsul romano en 502. [8] Caesaria, hermana de Anastasio, se casó con Secundino. Fueron padres de Hipatio y Pompeyo. [8] Flavius ​​Anastasius Paulus Probus Moschianus Probus Magnus, cónsul romano en 518 también era sobrino nieto de Anastasio. Su hija Juliana se casó más tarde con Marcelo, hermano de Justino II. [7] La extensa familia bien pudo haber incluido candidatos viables al trono. [9]

Reforma de la moneda del Imperio Bizantino

Los elementos principales del complejo sistema monetario de principios del Imperio Bizantino, que sufrió un colapso parcial en el siglo V, fueron revividos por el emperador Anastasio I (491 & # x2013518) en 498. El nuevo sistema involucró tres denominaciones de oro (el solidus y su mitad y su tercio) y cinco de cobre (el follis, vale 40 nummi y sus fracciones hasta un nummus).

Una moneda de 40 nummi de Anastasio está representada en el anverso del billete de 50 dinares macedonios, emitido en 1996. [10]


Leo I y Leo II, 457-474

Después de la muerte de Marcian y el final de la dinastía de Theodosian, Leo I fue colocado en el trono por el general Alan Aspar, quien se desempeñó como comandante en jefe del ejército romano de Oriente y disfrutó de un papel similar al de Ricimer en el Imperio Romano Occidental, nombrando emperadores títeres. Aspar había creído que Leo I sería un títere débil, pero Leo se volvió cada vez más independiente de él y después de que Aspar y su hijo Ardabur fueran asesinados en un motín en 471, el Imperio de Oriente fue restaurado a un liderazgo completamente romano, que retendría durante siglos. venir. [1]

En el momento de la adhesión de Leo, el Imperio Romano Occidental casi se había derrumbado por completo. Aunque disfrutó de una breve restauración del poder bajo el emperador Majorian, Occidente se había restringido al norte de la Galia, Italia y partes de Iliria a finales de los años 460. Leo intentó reconquistar el norte de África de los vándalos. La campaña no tuvo éxito [2] y el norte de África permanecería fuera del control imperial hasta el reinado de Justiniano I a principios de los años 500.

León I fue el primer emperador en ser coronado por el Patriarca de Constantinopla y no por un líder militar, que representaba a la jerarquía eclesiástica. Este cambio eventualmente se convertiría en permanente y la naturaleza religiosa de la coronación había reemplazado por completo a la versión militar en la Edad Media.

Como condición para una alianza con los isaurianos, Leo casó a su hija Ariadna con Tarasicodissa, quien tomó el nombre de Zenón, en 466. El hijo de Ariadna y Zenón, León II, tuvo éxito a la muerte de León I en 474 pero murió después de solo 11 meses de gobierno y fue sucedido por Zenón.


Contenido

Vida temprana y acceso al trono Editar

La dinastía de Justiniano comenzó con el ascenso al trono de su homónimo Justino I. Justin Nací en un pequeño pueblo, Bederiana, en el 450 d.C. [1] Como muchos jóvenes del campo, fue a Constantinopla y se alistó en el ejército, donde, debido a sus habilidades físicas, pasó a formar parte de los Excubitores, los guardias del palacio. [2] Luchó en las guerras Isaurian y Persa, y ascendió en las filas para convertirse en el comandante de los Excubitors, que era una posición muy influyente. En este tiempo, también alcanzó el rango de senador. Después de la muerte del emperador Anastasio, que no había dejado un heredero claro, hubo muchas disputas sobre quién se convertiría en emperador. [3] Para decidir quién ascendería al trono, se convocó una gran reunión en el hipódromo. El Senado bizantino, mientras tanto, se reunió en el gran salón del palacio. Como el Senado quería evitar la participación e influencia externas, se les presionó para que seleccionaran rápidamente a un candidato, sin embargo, no pudieron ponerse de acuerdo. Se nominaron varios candidatos, pero fueron rechazados por diversas razones. Después de muchas discusiones, el Senado decidió nominar a Justino y fue coronado por el Patriarca de Constantinopla Juan de Capadocia el 10 de julio. [2]

Reinado Editar

Justino, que era de una provincia de habla latina, hablaba poco griego [1] y era casi completamente analfabeto. [2] Como tal, se rodeó de consejeros inteligentes, el más notable de los cuales era su sobrino Justiniano. Justiniano pudo haber ejercido una gran influencia sobre su tío y es considerado por algunos historiadores, como Procopio, como el verdadero poder detrás del trono. [3] [4] Después de su ascenso, Justino destituyó a los otros candidatos al trono, dos fueron ejecutados y tres fueron castigados con la muerte o el exilio. A diferencia de la mayoría de los emperadores antes que él, que eran monofisitas, Justino era un devoto cristiano ortodoxo. [5] Los monofisitas y los ortodoxos estaban en conflicto por la naturaleza dual de Cristo. Los emperadores anteriores habían apoyado la posición de los monofisitas, que estaba en conflicto directo con las enseñanzas ortodoxas del papado, y esta lucha condujo al cisma acacio. Justino, como ortodoxo, y el nuevo patriarca, Juan de Capadocia, se pusieron inmediatamente a reparar las relaciones con Roma. [6] Después de delicadas negociaciones, el cisma acacio terminó a fines de marzo de 519. Después de esta reforma eclesiástica inicial, el resto del reinado de Justin fue relativamente tranquilo y pacífico. En 525, quizás ante la insistencia de Justiniano, Justino derogó una ley que prohibía efectivamente a los funcionarios de la corte casarse con personas de clase baja. Esto permitió que Justiniano se casara con Teodora, quien era de baja posición social. En sus últimos años, el conflicto aumentó alrededor del Imperio. Hubo un aumento de la lucha con el Reino Ostrogodo en la Península Italiana. Su rey, Teodorico el Grande, sospechaba de los complots de los bizantinos y se volvió contra la clase senatorial romana, llegando incluso a ejecutar al filósofo Boecio, que intentaba poner fin a la persecución. [7] Sin embargo, Teodorico murió en 526, poniendo fin a la persecución. El Imperio Sasánida, igualmente, reanudó las hostilidades con los bizantinos, y se inició la Guerra Ibérica en el este que no llegaría a su fin hasta el reinado de Justiniano. En 527, Justino nombró co-emperador a Justiniano después de enfermarse peligrosamente. Justin se recuperó de la enfermedad, sin embargo, varios meses después, murió de una úlcera en una vieja herida y luego Justiniano ascendió al trono. [8]

La fuerza de la dinastía se demostró bajo Justiniano I. Después de los disturbios de Nika, Justiniano reconstruyó la ciudad y reformó la ley con el "Código de Justiniano".

Justiniano había heredado una guerra con Persia de su tío y anterior emperador, Justino I. Justiniano continuó la guerra, logrando enviar una fuerza hasta el fondo del Éufrates, pero la incursión se estancó y perdió el comienzo de una nueva fortaleza en un devastadora derrota. Esta especie de impasse llevó a Justiniano a negociar la "paz eterna" en la que acordó pagar once mil libras de oro a cambio del cese de las hostilidades y la defensa de varios pasos de montaña. [9]

Luego se dedicó a cumplir su sueño de reconstruir el Imperio Romano. Bajo su mando, su general favorito, Belisario, comenzó a reconquistar el antiguo territorio romano, comenzando por los Vándalos.

Los vándalos, después de mantener el dominio del norte de África desde la caída del Imperio Romano Occidental, se habían contentado y relajado su ejército, a pesar de tener el doble de tamaño que los 15.000 hombres comandados por Belisario, estaba mal entrenado y mal equipado para lidiar con una amenaza imperial. El rey vándalo, Gelimer, intentó rodear a los bizantinos en la batalla de Ad Decimum y derrotó a Belisario, pero se puso histérico después de encontrar el cuerpo de su hermano muerto. Belisario reunió a los hombres que le quedaban y rompió la masa desorganizada de vándalos, ahora mal comandada. Belisario pasó a capturar Cartago y los bizantinos salieron victoriosos. [10]

Justiniano entonces recordó al victorioso Belisario. En Italia, las disputas dinásticas entre los ostrogodos gobernantes le dieron a Justiniano la oportunidad de invadir, y envió a Belisario a Sicilia con 7500 hombres. Belisario llegó y solo recibió una resistencia simbólica. [11] Luego se trasladó a la Italia continental. Después de sofocar un motín en el norte de África recientemente conquistado, Belisarius aterrizó en la Italia continental y encontró la misma resistencia simbólica. Sin embargo, la guarnición gótica de Nápoles resistió y, después de varios meses de asedio, [12] Belisario saqueó la ciudad. Después de más disputas dinásticas que resultaron en la muerte de dos reyes, el Papa invitó a Belisario a Roma mientras el rey estaba en Rávena. Al enterarse de esto, el rey godo, Witigis, envió una fuerza enorme, algunos relatos sitúan la fuerza hasta 150.000, para sitiar Roma. [13] Belisario había estado fortificando Roma y se produjo un sitio. Un año y nueve días después, después de un asedio agotador, Witigis había mostrado su total incapacidad como rey, y Belisario había mostrado su brillantez como comandante. El ejército gótico luego se movió para sitiar Ariminium, que sufrió debido a la falta de comida. Narses, otro general bizantino, fue llamado para ayudar y usó su influencia para ayudar a Belisario a romper el asedio. Después de una masacre en Milán, las rupturas en la cadena de mando de Narses se revelaron después de una carta de Belisarius, Narses fue llamado por Justiniano. A partir de entonces, la campaña se convirtió en una guerra de asedios, que llegó a su fin después de que Belisario fingiera aceptar una oferta para convertirse en emperador romano occidental. [14] Entró en la ciudad sin oposición, la ocupó y luego se deshizo del rey Witigis.

Belisario fue retirado de Italia y luego enviado inmediatamente al frente persa, que había vuelto a estallar en la guerra. Durante este período, los ostrogodos volvieron a tomar la mayor parte de Italia. Después de que el frente persa se extinguió, y los persas juraron que nunca volverían a luchar contra los bizantinos hasta después de su muerte, Belisario retomó Italia y capturó el sur de España en una guerra que duró 18 años. [15]

Las guerras de reconquista de Justiniano habían expandido el imperio para incluir las antiguas provincias romanas de Italia, Bética y África Proconsularis. Estas adiciones expandieron el Imperio Bizantino al punto más grande de su historia.

Después de la reconquista de Justiniano y los extensos programas de reconstrucción, el tesoro del imperio quedó vacío. [16] El desastre financiero debilitó al Imperio y obligó a su sucesor, Justino II, a suspender los pagos a los ávaros. Mientras los bizantinos estaban distraídos con los persas, las hordas lombardas bajo el rey Alboin invadieron Italia y pronto conquistaron la mayor parte de la península. Las guerras posteriores con los persas no fueron bien en Siria, lo que provocó una enfermedad mental que llevó a Justino II a la tumba.

Tiberio II sucedió a Justino II. Su reinado de cuatro años estuvo marcado por la debilidad imperial debido a que el Imperio estaba sobrecargado. Reforzó Rávena, sus generales tuvieron éxito contra los persas en las batallas en Armenia y contra los bereberes en el norte de África. Al mismo tiempo, los eslavos comenzaron a migrar hasta Grecia. El emperador sobrecargado se quedó sin dinero, no pudo pagar al Ejército del Este que estaba luchando contra los persas, y amenazaron con amotinarse. Como sus fuerzas se desplegaron en otros lugares, los ávaros se aprovecharon de él y obligaron a Tiberius a ceder la ciudad clave de Sirmium. Después de este revés, Tiberio comió algo en mal estado, que pudo haber sido envenenado intencionalmente, enfermó y murió.

Se dice que Mauricio, el quinto y último emperador de la dinastía Justiniano, vino de Armenia y comenzó su carrera en Constantinopla como notario. Finalmente ascendió al rango de secretario de la guardia imperial y, en 577 d.C., fue nombrado comandante en jefe del ejército. Él, después de una dura campaña en el Este en la Guerra Bizantino-Sasánida de 572-591, fue ascendido al rango de patricio. En 582 se casó con la hija del emperador y lo sucedió en el trono a la edad de cuarenta y tres años. [17]

El reinado de Maurice estuvo marcado por constantes problemas de dinero. Maurice ascendió al trono y recibió un imperio completamente en bancarrota, y este estado financiero continuó hasta más allá del final de su reinado. También heredó problemas militares: los eslavos continuaban migrando hacia el imperio, a menudo el control imperial violentamente sobre Italia estaba colapsando por completo, también tenía que continuar la guerra con Persia en la que había luchado durante toda su carrera militar. Esta guerra persa también luchó con dificultades monetarias, lo que condujo a un motín importante en 588, sin embargo, la disputa monetaria se resolvió la primavera siguiente. Durante el motín, comenzó una guerra civil entre facciones rivales en Persia y Maurice vio una oportunidad. Dio su apoyo a Khosrau II [18] en Persia, y logró ganar el trono. Esto puso fin a la guerra bizantino-sasánida de 572–591.

Maurice luego centró su atención en los Balcanes, que, después de una década de desatención por parte del ejército, habían sido completamente devastados por los eslavos. Con toda la atención del ejército, los bizantinos hicieron retroceder a los eslavos, los expulsaron del imperio y luego devastaron sus tierras más allá del Danubio. Los bizantinos, después de esta victoria decisiva, pudieron ahora fácilmente mantener la frontera en el Danubio como lo había sido desde el Imperio Romano, así como obtener el control de algunos territorios menores en el sur de Dacia.

A pesar de estas extensas victorias militares, Maurice era extremadamente impopular dentro de las fronteras del imperio, debido al hecho de que siempre tuvo un tesoro vacío y, a menudo, tuvo que reducir los pagos a sus soldados. Como resultado de esta impopularidad, fue depuesto por los Verdes en 602 y reemplazado por su elección, Phocas.


Joannina Belisarius (aproximadamente 0530)

Dado que se estableció su fecha de matrimonio de 547 (un año en que sus padres estuvieron fuera en Italia), déle una edad de, digamos, 17 en ese momento, lo que haría que su año de nacimiento sea 530.

547 Matrimonio con Anastasio

Joannina se casó con Anastasio. Pocopio escribió sobre el matrimonio: "Porque los dos entraron de inmediato en una relación por matrimonio y Joannina, la única hija de Belisario, estaba comprometida con Anastasio, nieto de la Emperatriz". [1]

Belisario los obligó a separarse después de ocho meses. No hubo ningún problema con el matrimonio. [2]

Cameron agrega más detalles: Procopio describe cómo la emperatriz Theodora planeó casar a Anastasio, un hijo de la hija anónima de Teodora, con Joannina, hija de Belisario, con el objetivo de obtener el control de la vasta riqueza de Belisario (Joannina es su única hija y única heredera). . La imperiosa esposa de Belisario, Antonina, se opuso enérgicamente al matrimonio, y solo (según alega Procopio) persuadiendo a Anastasio para que sedujera a Joanina mientras Belisario y Antonina estaban en Italia (547), Teodora logró llevarlo a cabo. [3] [4]

Lo último en el que se puede ubicar el nacimiento de la hija de Teodora es alrededor de 515 (si ella dio a luz a Anastasio a la edad de 15 años y él se casó con Joannina a la edad de 18) [3] [4]

La verdadera objeción a la paternidad de Justiniano de la hija de Teodora es que se la menciona invariablemente como la hija de Teodora, no como la hija de Justiniano y Teodora. [3]

En el momento en que Theodora murió (en 548), Antonina le quitó a su hija del joven Anastasio, "ganando así una gran reputación de crueldad a los ojos de todos los hombres", ya que la pareja se dedicaba el uno al otro. Su razón, según Procopio, era que "despreciaba a un nieto de Teodora como pariente". [3]


Для показа рекламных объявлений Etsy по интересам используются технические решения сторонний ком.

Мы привлекаем к этому партнеров по маркетингу и рекламе (которые могут располагать собрасполагать собрасполагать собрасполагать собранолагать собранений имимиме). Отказ не означает прекращения демонстрации рекламы Etsy или изменений в алгоритмах персонализации Etsy, но может привести к тому, что реклама будет повторяться чаще и станет менее актуальной. Подробнее в нашей Политике в отношении файлов Cookie и схожих технологий.


Contenido

El primer emperador, Augusto, heredó un Senado cuya membresía había aumentado a 900 senadores por su padre adoptivo, Julio César. Augustus buscó reducir el tamaño del Senado, y lo hizo mediante tres revisiones a la lista de senadores. [1] Para el momento en que se completaron estas revisiones, el Senado se había reducido a 600 miembros, y después de este punto, el tamaño del Senado nunca más fue alterado drásticamente. Para reducir el tamaño del Senado, Augustus expulsó a los senadores de baja cuna, [1] y luego reformó las reglas que especificaban cómo un individuo podía convertirse en senador. Según las reformas de Augusto, un senador tenía que ser ciudadano de libre nacimiento, no haber sido condenado por ningún delito bajo lex julia de vi privadoy tener una propiedad por valor de al menos 1.000.000 de sestercios. [2]

Bajo el Imperio, como fue el caso durante la última República, uno podía convertirse en senador siendo elegido cuestor. Sin embargo, bajo el Imperio, uno solo podía presentarse a las elecciones a la Cuestora si tenía rango senatorial, y para tener rango senatorial, tenía que ser hijo de un senador. [1] Si una persona no tenía rango senatorial, había dos formas de que esa persona se convirtiera en senador. Bajo el primer método, el Emperador otorgó a ese individuo la autoridad para presentarse a las elecciones a la Cuestora, [1] mientras que bajo el segundo método, el Emperador nombró a ese individuo para el Senado mediante la emisión de un decreto (el adlectio). [3]

A partir del 9 a. C., con el paso de Augusto lex julia de senatu habendo, [2] una lista oficial de senadores (la album senatorium) se mantuvo y revisó cada año. Las personas se agregaron a la lista si recientemente habían cumplido con los requisitos para ingresar al Senado y se eliminaron de la lista si ya no cumplían con los requisitos necesarios para mantener la membresía del Senado. [3] La lista nombró a cada senador por orden de rango. [3] El Emperador siempre superó en rango a todos sus compañeros Senadores y fue seguido por "Cónsules" (el magistrado de mayor rango) y ex cónsules, luego por "Pretores" (el siguiente magistrado de mayor rango) y ex Pretores, y así sucesivamente. La permanencia de un senador en un cargo electivo se consideró al determinar el rango, mientras que los senadores que habían sido elegidos para un cargo no necesariamente superaban en rango a los senadores que habían sido nombrados para ese mismo cargo por el Emperador [3]

Los miembros de la orden senatorial se distinguían por una amplia franja de color púrpura rojizo que bordeaba sus togas, la vestimenta formal de todos los ciudadanos romanos.

Bajo el Imperio, el poder que el Emperador tenía sobre el Senado era absoluto, lo que se debía, en parte, al hecho de que el Emperador ocupaba el cargo de por vida. [4] Durante las reuniones del Senado, el Emperador se sentaba entre los dos Cónsules, [5] y generalmente actuaba como presidente. Los senadores del Imperio temprano podían hacer preguntas extrañas o solicitar que el Senado tomara una determinada acción. Los senadores de rango superior hablaron ante senadores de rango inferior, aunque el Emperador podía hablar en cualquier momento. [5] Además del Emperador, los Cónsules y Pretores también podían presidir el Senado.

El Senado normalmente se reunía en el Curia Julia, generalmente en las calendas (el primer día del mes) o en los idus (alrededor del día quince del mes), aunque las reuniones programadas ocurrieron con mayor frecuencia en septiembre y octubre. Otras reuniones se llevaron a cabo en un ad hoc base. [3] Bajo Augusto, se estableció un quórum en 400 senadores, aunque eventualmente el ausentismo excesivo obligó al Senado a reducir el número de senadores necesarios para un quórum y, en algunos asuntos, a revocar las reglas del quórum por completo. [5]

La mayoría de los proyectos de ley que se presentaron ante el Senado fueron presentados por el Emperador o sus seguidores en el cuerpo. En el principado temprano, Augusto y Tiberio hicieron esfuerzos conscientes para ocultar su influencia en el cuerpo, presionando en privado en lugar de proponer directamente una legislación. [2] Dado que ningún senador podía presentarse a las elecciones para un cargo magistral sin la aprobación del Emperador, los senadores generalmente no votaban en contra de los proyectos de ley presentados por el Emperador. [ cita necesaria ] Si un senador desaprobaba un proyecto de ley, generalmente mostraba su desaprobación al no asistir a la reunión del Senado el día en que se iba a votar el proyecto de ley. [6] Cada Emperador seleccionó un cuestor compilar las actas del Senado en un documento (el acta senatus), que incluía propuestas de ley, documentos oficiales y un resumen de los discursos presentados ante el Senado. El documento se archivó, mientras que partes de él se publicaron (en un documento llamado acta diurna o "actividades diarias") y luego distribuidas al público. [6]

De acuerdo con la Historia Augusta (Elagabalus 4.2 y 12.3) el emperador Elagabalus hizo que su madre o abuela participaran en los procedimientos del Senado. "Y Elagabalus fue el único de todos los emperadores bajo el cual una mujer asistió al senado como un hombre, como si perteneciera a la orden senatorial" (traducción de David Magie). Según el mismo trabajo, Elagabalus también estableció un senado de mujeres llamado el senaculum, que promulgó reglas para ser aplicadas a las matronas, con respecto a la ropa, paseos en carros, el uso de joyas, etc. (Elagabalus 4.3 y Aureliano 49,6). Antes de esto, Agripina la Joven, madre de Nerón, había sido escuchando a los procedimientos del Senado, oculto detrás de una cortina, según Tácito (Annales, 13.5).

Si bien las asambleas romanas continuaron reuniéndose después de la fundación del Imperio, todos sus poderes fueron transferidos al Senado y, por lo tanto, los decretos senatoriales (consulta senatus) adquirió toda la fuerza de la ley. [4] Los poderes legislativos del Senado Imperial eran principales de naturaleza financiera y administrativa, aunque el Senado conservaba una serie de poderes sobre las provincias. [4] El Senado también podría regular festivales y cultos religiosos, otorgar honores especiales, excusar a un individuo (generalmente el Emperador) de la responsabilidad legal, administrar templos y juegos públicos e incluso promulgar leyes fiscales (pero solo con la aquiescencia del Emperador) . [4] Sin embargo, no tenía autoridad real ni sobre la religión del estado ni sobre las tierras públicas.

Durante el Imperio Romano temprano, todos los poderes judiciales que habían estado en poder de las asambleas romanas también fueron transferidos al Senado. Por ejemplo, el Senado ahora tiene jurisdicción sobre juicios penales. En estos casos, un cónsul presidido, los senadores constituyeron el jurado, y el veredicto se dictó en forma de decreto (senatus consultum), [4] [7] y, aunque no se puede apelar un veredicto, el Emperador puede indultar a un condenado mediante un veto. Cada provincia que estaba bajo la jurisdicción del Senado tenía su propio tribunal y, por recomendación de un cónsul, las decisiones de estos tribunales provinciales podían apelarse ante el Senado. [7]

En teoría, el Senado elegía nuevos emperadores, mientras que en conjunto con las asambleas populares, entonces conferiría al nuevo emperador sus poderes de mando (imperio). [7] Después de que un emperador había muerto o abdicado de su cargo, el Senado a menudo lo deificaba, aunque a veces aprobaba un decreto (damnatio memoriae o "condenación de la memoria") que intentaría borrar todo rastro de ese emperador de la vida de Roma, como si nunca hubiera existido. [7] El emperador Tiberio transfirió todos los poderes electorales de las asambleas al Senado, [7] y, aunque teóricamente, el Senado elegía nuevos magistrados, siempre se necesitaba la aprobación del Emperador antes de poder finalizar una elección. Sin embargo, a pesar de este hecho, las elecciones siguieron siendo muy controvertidas y enérgicas. [7]

Bajo Vespasiano (69-79 d. C.) se concedió a los senadores un papel cada vez mayor como altos funcionarios de la casa imperial en Roma o como gobernantes provinciales que representaban directamente al emperador. Al mismo tiempo, se empleó a miembros de la orden ecuestre en puestos administrativos que los emperadores anteriores habían reservado para los libertos. En el caso del Senado, esta responsabilidad ampliada aseguró una mayor oportunidad para brindar asesoramiento y ejercer autoridad. Al final de la dinastía Flavia, el Senado pudo elegir a Nerva como nuevo emperador, la primera vez bajo el Imperio que tal iniciativa había sido posible. [8] Sin embargo, después de la muerte de Marco Aurelio, el Senado se volvió cada vez más irrelevante, ya que los emperadores se volvieron más hostiles con sus miembros y lo consultaron con menos frecuencia. [2] Durante la dinastía Severana, la clase senatorial también se separó cada vez más de las operaciones reales del gobierno, que fueron asumidas cada vez más por los jinetes y otros miembros de la burocracia imperial. [2]

Alrededor del 300 d.C., el emperador Diocleciano promulgó una serie de reformas constitucionales. En una de esas reformas, Diocleciano afirmó el derecho del Emperador a tomar el poder sin el consentimiento teórico del Senado, privando así al Senado de su condición de depositario final del poder supremo. Las reformas de Diocleciano también acabaron con la ilusión que quedaba de que el Senado tenía poderes legislativos, judiciales o electorales independientes. Sin embargo, el Senado conservó sus poderes legislativos sobre los juegos públicos en Roma y sobre la orden senatorial. El Senado también retuvo el poder de juzgar los casos de traición y de elegir a algunos magistrados, pero solo con el permiso del Emperador. En los últimos años del Imperio, el Senado a veces intentaba nombrar a su propio emperador, como en el caso de Eugenio, quien más tarde fue derrotado por fuerzas leales a Teodosio I. El Senado siguió siendo el último bastión de la religión tradicional romana en el frente a la expansión del cristianismo, y varias veces intentó facilitar el regreso del Altar de la Victoria, primero removido por Constancio II, a la curia senatorial.

Después de la caída del Imperio Romano Occidental, el Senado Romano continuó funcionando bajo el cacique bárbaro Odoacro, y luego bajo Teodorico el Grande, quien fundó el Reino Ostrogodo. La autoridad del Senado aumentó considerablemente bajo los líderes bárbaros que buscaban proteger la institución. Este período se caracterizó por el surgimiento de prominentes familias senatoriales romanas como los Anicii, mientras que el líder del Senado, el princeps senatus, a menudo sirvió como la mano derecha del líder bárbaro. It is known that the Senate installed Laurentius as antipope in 498 despite the fact that both King Theoderic the Great and Emperor Anastasius I Dicorus supported Pope Symmachus.

The peaceful co-existence of senatorial and barbarian rule continued until the Ostrogothic leader Theodahad began an uprising against Emperor Justinian I and took the senators as hostages. Several senators were executed in 552 as a revenge for the death of the Ostrogothic king Totila. After Rome was recaptured by the Imperial (Byzantine) army, the Senate was restored, but the institution (like classical Rome itself) had been mortally weakened by the long war between the Byzantines and the Ostrogoths. Many senators had been killed and many of those who had fled to the East chose to remain there thanks to favorable legislation passed by emperor Justinian, who however abolished virtually all senatorial offices in Italy. The importance of the Roman Senate thus declined rapidly. In 578 and again in 580, the Senate sent envoys to Constantinople who delivered 3000 pounds of gold as a gift to the new emperor Tiberius II Constantinus along with a plea for help against the Lombards who had invaded Italy ten years earlier. Pope Gregory I, in a sermon from 593 (Senatus deest, or.18), lamented the almost complete disappearance of the senatorial order and the decline of the prestigious institution. It is not clearly known when the Roman Senate disappeared in the West, but it is known from Gregorian register that the Senate acclaimed new statues of Emperor Phocas and Empress Leontia in 603. [9] The institution must have vanished by 630 when the Curia was transformed into a church by Pope Honorius I. The Senate did continue to exist in the Eastern Roman Empire's capital Constantinople, however, having been instituted there during the reign of Constantine I. The Byzantine Senate survived until at least the mid-14th century, before the ancient institution finally vanished from history.


Anastasius II

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Anastasius II, (born, Rome [Italy]—died Nov. 19, 498, Rome), pope from Nov. 24, 496, to 498.

In notifying the Byzantine emperor Anastasius I of his accession, Anastasius expressed a conciliatory attitude toward the late patriarch Acacius of Constantinople, who had been deposed and excommunicated in 484 by Pope St. Felix III. The Acacian Schism resulted from this act. The pope’s reception of the Byzantine deacon Photinus, sent to Rome by a supporter of Acacius, was followed by a schism at Rome and the charge that the pope desired to rehabilitate Acacius. Anastasius died in the midst of the controversy, and his actions have led many to consider him a traitor to the western cause.

A confused tradition blamed Anastasius for being led by Photinus into heretical opinions concerning the divinity of Jesus Christ. Dante (Infierno XI, 8) placed him among the heretics in the sixth circle of hell.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy Tikkanen, Gerente de Correcciones.


Gelasius I on Spiritual and Temporal Power, 494

Letter of Pope Gelasius to Emperor Anastasius on the superiority of the spiritual over temporal power: The pope's view of the natural superiority of the spiriitual over the temporal power finds a clear expression the following remarkable letter of Gelasius I (494).

There are two powers, august Emperor, by which this world is chiefly ruled, namely, the sacred authority of the priests and the royal power. Of these that of the priests is the more weighty, since they have to render an account for even the kings of men in the divine judgment. You are also aware, dear son, that while you are permitted honorably to rule over human kind, yet in things divine you bow your head humbly before the leaders of the clergy and await from their hands the means of your salvation. In the reception and proper disposition of the heavenly mysteries you recognize that you should be subordinate rather than superior to the religious order, and that in these matters you depend on their judgment rather than wish to force them to follow your will.

If the ministers of religion, recognizing the supremacy granted you from heaven in matters affecting the public order, obey your laws, lest otherwise they might obstruct the course of secular affairs by irrelevant considerations, with what readiness should you not yield them obedience to whom is assigned the dispensing of the sacred mysteries of religion. Accordingly, just as there is no slight danger m the case of the priests if they refrain from speaking when the service of the divinity requires, so there is no little risk for those who disdain - which God forbid -when they should obey. And if it is fitting that the hearts of the faithful should submit to all priests in general who properly administer divine affairs, how much the more is obedience due to the bishop of that see which the Most High ordained to be above ,ill others, and which is consequently dutifully honored by the devotion of the whole Church.

translated in J. H. Robinson,

Readings in European History , (Boston: Ginn, 1905), pp. 72-73 This text is part of the Internet Medieval Source Book. El Libro de consulta es una colección de textos de dominio público y con copia permitida relacionados con la historia medieval y bizantina.

A menos que se indique lo contrario, la forma electrónica específica del documento está sujeta a derechos de autor. Se otorga permiso para copia electrónica, distribución en forma impresa con fines educativos y uso personal. Si duplica el documento, indique la fuente. No se otorga permiso para el uso comercial.

(c) Paul Halsall, enero de 1996
[email protected]

los Proyecto de libros de consulta de historia de Internet se encuentra en el Departamento de Historia de la Universidad de Fordham, Nueva York. El Internet Medieval Sourcebook y otros componentes medievales del proyecto se encuentran en el Centro de Estudios Medievales de la Universidad de Fordham. El IHSP reconoce la contribución de la Universidad de Fordham, el Departamento de Historia de la Universidad de Fordham y el Centro de Estudios Medievales de Fordham en la provisión de espacio web. y soporte de servidor para el proyecto. El IHSP es un proyecto independiente de la Universidad de Fordham. Aunque el IHSP busca cumplir con todas las leyes de derechos de autor aplicables, la Universidad de Fordham no es el propietario institucional y no es responsable como resultado de ninguna acción legal.

& copy Concepto y diseño del sitio: Paul Halsall creado el 26 de enero de 1996: última revisión el 20 de enero de 2021 [CV]


List of Byzantine emperors

Esto es un list of the Byzantine emperors from the foundation of Constantinople in 330 AD, which marks the conventional start of the Byzantine Empire (or the Eastern Roman Empire), to its fall to the Ottoman Empire in 1453 AD. Only the emperors who were recognized as legitimate rulers and exercised sovereign authority are included, to the exclusion of junior co-emperors (symbasileis) who never attained the status of sole or senior ruler, as well as of the various usurpers or rebels who claimed the imperial title.

Traditionally, the line of Byzantine emperors is held to begin with the Roman Emperor Constantine the Great, the first Christian emperor, who rebuilt the city of Byzantium as an imperial capital, Constantinople, and who was regarded by the later emperors as the model ruler. It was under Constantine that the major characteristics of what is considered the Byzantine state emerged: a Roman polity centered at Constantinople and culturally dominated by the Greek East, with Christianity as the state religion.

The Byzantine Empire was the direct legal continuation of the eastern half of the Roman Empire following the division of the Roman Empire in 395. Emperors listed below up to Theodosius I in 395 were sole or joint rulers of the entire Roman Empire. The Western Roman Empire continued until 476. Byzantine emperors considered themselves to be rightful Roman emperors in direct succession from Augustus ΐ] the term "Byzantine" was coined by Western historiography only in the 16th century. The use of the title "Roman Emperor" by those ruling from Constantinople was not contested until after the Papal coronation of the Frankish Charlemagne as Holy Roman Emperor (25 December 800 AD), done partly in response to the Byzantine coronation of Empress Irene, whose claim, as a woman, was not recognized by Pope Leo III.

The title of all Emperors preceding Heraclius was officially "Augusto", although other titles such as Dominus were also used. Their names were preceded by Imperator Caesar and followed by Augusto. Following Heraclius, the title commonly became the Greek Basileus (Gr. Βασιλεύς), which had formerly meant sovereign but was then used in place of Augusto. Following the establishment of the rival Holy Roman Empire in Western Europe, the title "Autokrator" (Gr. Αὐτοκράτωρ) was increasingly used. In later centuries, the Emperor could be referred to by Western Christians as the "Emperor of the Greeks". Towards the end of the Empire, the standard imperial formula of the Byzantine ruler was "[Emperor's name] in Christ, Emperor and Autocrat of the Romans" (cf. Ῥωμαῖοι and Rûm).

In the medieval period, dynasties were common, but the principle of hereditary succession was never formalized in the Empire, Α] and hereditary succession was a custom rather than an inviolable principle. & # 911 & # 93


Ver el vídeo: Scourging the Land: The Anastasian War Part 1 The Sassanid Wars (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Nguyen

    Gracias por tal publicación, hace que no te hurgues la nariz y te rasques los huevos. Y pensar y desarrollar.

  2. Toshiro

    Lo siento, no puedo ayudar a nada. Pero está seguro de que encontrará la decisión correcta.



Escribe un mensaje