La historia

Catacumba



Catacumbas descubiertas: 10 datos sobre Indy y monumento histórico n. ° 8217

Easterseals Crossroads quiere que lo lleve bajo tierra al lugar más espeluznante, oscuro y espeluznante que Indianápolis tiene para ofrecer y # 8211 las catacumbas de City Market.

El sábado 25 de octubre de 7:00 & # 8211 11:00 p.m., lo haremos realidad en nuestra inauguración. Hallow's Eve: una noche para la habilidad evento. Ubicado en el mercado de la ciudad de Indianápolis, Hallow’s Eve contará con recorridos históricos por catacumbas, deliciosas delicias de una variedad de vendedores de comida, cerveza de Sun King Brewing, vino y entretenimiento de hilanderos de fuego, magos, lectores de cartas del tarot, lectores de palma y un concurso de disfraces.

Durante la víspera de Halloween, queremos que experimentes los 6.000 metros de espacio húmedo, polvoriento, espeluznante y aterrador que está lleno de historia y misterio. Pero por ahora, aquí hay diez hechos para descubrir algunos de los desconocidos:

1. Las catacumbas del mercado de la ciudad de Indianápolis tienen más de cien años.

2. Las catacumbas son uno de sólo una docena de sitios de catacumbas en los Estados Unidos en la actualidad.

3. Las catacumbas son lo que queda de Tomlinson Hall, que fue construido en 1886. El salón solía albergar a 3.500 personas.

4. En 1886, los vendedores del City Market servían comida en las catacumbas.

5. El primer partido de baloncesto visto en Indianápolis se jugó en Tomlinson Hall.

6. Hace cien años, las catacumbas también servían como refugio nocturno para personas sin hogar para hombres y mujeres que buscaban calor durante un mal invierno en Indianápolis.

7. Tomlinson Hall se incendió en 1958.

8. Todo lo que queda es piedra caliza, arcos de ladrillo, pisos de tierra y cuartos profundos y oscuros.

9. Según Stevi Stoesz, Director Ejecutivo de City Market, “Hay una silla encantada en una de las habitaciones que dan a las catacumbas. No cree que se haya movido durante años ".

10. Hasta la fecha, 700 personas han recorrido las catacumbas de City Market a través de los lugares emblemáticos de Indiana.

¿Serás uno de ellos? Los docentes de Indiana Monumentos proporcionarán información sobre las catacumbas mientras navega por el espacio y visita a los cuatro lectores psíquicos que estarán esperando para contar su futuro.

Únase a nosotros en Hallow's Eve: una noche para la habilidad para descubrir más del espacio espeluznante, oscuro y espeluznante que ofrece el mercado de la ciudad de Indianápolis. Compre sus boletos hoy en http://hallowseveability.eventbrite.com! Las ganancias del evento apoyan los programas y servicios de Easterseals Crossroads & # 8217 para niños y adultos con necesidades especiales, discapacidades y desafíos en el centro de Indiana.

Vea esta entrevista en video de la histórica Indianápolis con Stevi Stoesz para obtener más información sobre las catacumbas:


Catacumba - Historia

En la primera mitad del siglo II, como resultado de diversas subvenciones y donaciones, los cristianos comenzaron a enterrar a sus muertos bajo tierra. Así se fundaron las catacumbas. Muchos de ellos comenzaron y se desarrollaron alrededor de tumbas familiares, cuyos dueños, cristianos recién convertidos, no los reservaron para los miembros de la familia, sino que los abrieron a sus hermanos en la fe. Con el paso del tiempo, estos lugares de enterramiento se fueron agrandando por las donaciones o por la compra de nuevas propiedades, a veces por iniciativa de la propia Iglesia. Típico es el caso de San Calixto: la Iglesia asumió directamente la organización y administración del cementerio, asumiendo un carácter comunitario.

Con el edicto de Milán, promulgado por los emperadores Constantino y Licinio en febrero del 313, los cristianos dejaron de ser perseguidos. Tenían libertad para profesar su fe, tener lugares de culto y construir iglesias tanto dentro como fuera de la ciudad, y comprar parcelas de tierra, sin temor a ser confiscadas. Sin embargo, las catacumbas continuaron funcionando como cementerios regulares hasta principios del siglo V, cuando la Iglesia volvió a enterrar exclusivamente en la superficie o en las basílicas dedicadas a importantes mártires.

Cuando los bárbaros (godos y longobardos) invadieron Italia y bajaron a Roma, destruyeron sistemáticamente muchos monumentos y saquearon muchos lugares, incluidas las catacumbas. Impotentes ante tan repetidos saqueos, hacia finales del siglo VIII y principios del IX, los Papas ordenaron trasladar las reliquias de los mártires y de los santos a las iglesias de la ciudad, por razones de seguridad.

Cuando se completó el traslado de las reliquias, las catacumbas dejaron de ser visitadas por el contrario, quedaron totalmente abandonadas, a excepción de San Sebastián, San Lorenzo y San Pancracio. Con el paso del tiempo, los deslizamientos de tierra y la vegetación obstruyeron y ocultaron las entradas a las otras catacumbas, de modo que se perdieron las huellas mismas de su existencia. Durante finales de la Edad Media, ni siquiera sabían dónde estaban.
La exploración y el estudio científico de las catacumbas comenzó, siglos después, con Antonio Bosio (1575 & # 8211 1629), apodado el & # 8220Columbus de la Roma subterránea & # 8221. En el siglo pasado, la exploración sistemática de las catacumbas, y en particular de las de San Calixto, fue realizada por Giovanni Battista de Rossi (1822 & # 8211 1894), considerado el padre y fundador de la arqueología cristiana.


Las catacumbas

Debajo de la ciudad de Roma se encuentra un vasto sistema de catacumbas. Los antiguos romanos construyeron estas catacumbas porque simplemente no les gustaba la muerte, la temían y no querían pensar en ella. Querían empujar la muerte hacia los márgenes, incluso fuera de la vista, por lo que enterraron a sus muertos bajo tierra.

Estas catacumbas juegan un papel interesante en la historia del cristianismo. En los primeros siglos después de Cristo, el cristianismo estaba en desacuerdo con el imperio y los cristianos fueron marginados, marginados y perseguidos. A pesar de la oposición que enfrentaron, descubrieron que podían adorar libremente en las catacumbas. Los romanos no querían bajar allí, sino que enviaban esclavos a excavar las catacumbas y enterrar a sus muertos. Entonces, los cristianos eran relativamente libres de adorar allí. Incluso a veces construyeron asientos en las paredes de estas catacumbas y también dejaron pinturas en las paredes.

Otro testimonio de la práctica de adorar en las catacumbas es el maravilloso himno cristiano primitivo llamado & # 8220O Gladsome Light & # 8221:

Oh luz alegre, oh gracia
Del rostro de Dios el Padre,
El eterno esplendor vistiendo
Celestial, santo, bendito,
Nuestro Salvador Jesucristo,
Gozoso en tu aparición.

Este himno cristiano primitivo continúa diciendo que & # 8220 el día cae tranquilo y vemos la luz del atardecer & # 8221. Y ellos derraman su himno a Cristo. ¿Puedes verlo en tu mente? Los cristianos se están reuniendo, tienen la luz en las catacumbas y se reúnen alrededor de la luz para adorar juntos y cantar sus himnos de alabanza.

Después de que se legalizó el cristianismo y se extendió por el imperio, las catacumbas se convirtieron no solo en un lugar donde los cristianos podían reunirse, sino que también se convirtieron en el lugar donde los cristianos enterrarían a sus muertos. Podemos aprender sobre la vida de los primeros cristianos de los epitafios que quedaron en varias de estas catacumbas. Uno de ellos simplemente dice: & # 8220 Aquí yace Quintiliano, un hombre de Dios, un firme creyente en la trinidad, que amaba la castidad y rechazaba los encantos del mundo & # 8221.

Otro epitafio pertenece a alguien llamado Domitila. Dice, & # 8220Quién creyó en Jesucristo, junto con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. & # 8221 Muchos de estos primeros epitafios de las catacumbas hacen referencia a los cristianos & # 8217, la creencia en la Trinidad. Muestra cuán importante era esa doctrina para la iglesia primitiva.

Otro de estos epitafios dice: & # 8220 Aquí descanso, libre de toda ansiedad, ha sucedido lo que esperaba, cuando ocurra la venida de Cristo me levantaré en paz. & # 8221 Este es un testimonio maravilloso del reposo en Cristo.

Uno de estos epitafios se dirige directamente a la persona. Su nombre era Aproniana, y solo tenía cinco años y cinco meses cuando murió. Su epitafio dice: & # 8220Aproniana, creíste en Dios, vivirás en Cristo. & # 8221 Este es un hermoso testimonio de la esperanza de nuestra salvación y la vida eterna que tenemos en Cristo.

Otro de estos epitafios dice: & # 8220Ahora que he recibido la gracia divina, seré recibido en paz. & # 8221 Este texto en particular está precedido por el símbolo cristiano primitivo, el pez. Un último epitafio simplemente dice: & # 8220 Esta persona era un siervo del Señor Jesucristo. & # 8221

Estos epitafios brindan un hermoso testimonio de la vida y las creencias de los primeros cristianos.


Las catacumbas de Priscilla no gozan de la misma popularidad entre los visitantes que las catacumbas de Via Appia. Sin embargo, son uno de los lugares de enterramiento antiguos más importantes de Roma y uno de mis lugares favoritos en la Tierra.

Conocida como la Reina de las Catacumbas desde la antigüedad, el cementerio subterráneo albergaba los huesos de al menos siete papas primitivos y muchos mártires cristianos. También son notables por las bellas piezas de arte cristiano, incluidos algunos de los primeros frescos cristianos conocidos y controvertidas representaciones de mujeres.

Si eres el tipo de persona que salta de emoción con la idea de caminar por los estrechos pasillos de una emblemática cripta, aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre las Catacumbas de Priscilla.

La historia de las catacumbas

Las Catacumbas de Priscilla se utilizaron para entierros cristianos desde al menos el siglo II hasta entre los siglos IV y V. Aunque nadie sabe con certeza el origen de su nombre, algunos argumentan que las catacumbas recibieron el nombre de una devota mujer noble que donó su tierra para la construcción de un cementerio para su familia y otros cristianos.

Priscilla era la esposa del cónsul Manius Acilius Glabrio, un hombre importante que fue ejecutado junto con muchos otros acusados ​​de conspirar contra el emperador Domiciano. Según la leyenda, Glabrio fue uno de los primeros conversos al cristianismo.

Catacumbas de Priscilla por Boris Doesborg & # 8211 Flickr

En 1888, cerca de las Catacumbas de Priscilla, se encontró una tumba perteneciente a la familia Acilii Glabriones, de la que formaba parte Glabrio. En ese momento, los expertos afirmaron que el descubrimiento confirmó que de hecho él era un cristiano primitivo y que su esposa realmente habría inspirado el nombre de las catacumbas.

En 1931, sin embargo, los estudios apuntaban a que la tumba no pertenecía al complejo de las catacumbas, sino a una cámara funeraria diferente destruida después del siglo IV para las construcciones de la Basílica de San Silvestre, que mantenía sin demostrar la veracidad de la leyenda. .

Los arqueólogos creen que las catacumbas tenían al menos 40.000 tumbas en su día, incluidas las tumbas de siete papas y mártires cristianos, como el papa Marcelino (296-304) y el papa Marcelo I (308-309), y los santos Praxedes, Pudentiana y Philomena. .

Santa Pudentiana. Fresco del siglo XV, de la iglesia de Santa Pudenziana en Narni, Italia & # 8211 WikiCommons

Cuando el lugar del entierro cayó en desuso, ladrones y muchos cristianos que creían que los restos de los mártires realizaban milagros invadieron el cementerio subterráneo para recolectar objetos y huesos del interior de las tumbas. Las reliquias de los santos también fueron retiradas por la Iglesia Católica para ser colocadas en diferentes iglesias. Por esas razones, la cripta hoy en día está vacía.

Arte paleocristiano

A pesar de estar vacías, los visitantes todavía tienen mucho que ver en las Catacumbas de Priscilla, en particular los frescos que decoran las paredes y el techo.

La Virgen y el Niño con Balaam el Profeta & # 8211 WikiCommons

La pintura de María amamantando al niño Jesús es una de las obras de arte más importantes del cementerio y del mundo. Es la representación más antigua conocida de la Virgen María con el Niño, y una de las raras Madonna Lactans que quedan antes de la Edad Media.

Capilla griega de Steven Zucker & # 8211 Flickr

En la Capilla Griega, una cámara cuadrada que lleva el nombre de dos inscripciones griegas en la pared, los visitantes se sorprenden con los ricos frescos en estilo pompeyano que representan episodios del Antiguo y Nuevo Testamento, incluido Noé en el arca y la resurrección de Lázaro.

La capilla también alberga el polémico Fractio Panis, un fresco que retrata a siete personas en una mesa compartiendo pan, probablemente realizando la Eucaristía durante un lío. El jadeo atrajo la atención de los eruditos y generó controversia porque las figuras en la imagen parecen ser mujeres, lo que sugiere que las mujeres podrían haber tenido un papel mucho más activo y de liderazgo en la Iglesia Primitiva. ¿Te imaginas a las mujeres sacerdotes?

Fractio Panis & # 8211 WikiCommons

Mientras que algunos eruditos creen que seis hombres y una mujer se sientan alrededor de la mesa, otros argumentan que la mesa está completamente compuesta por mujeres, dado su peinado y ropa. Falta parte de la cabeza de la figura central, que algunos creen que es el resultado de una intervención intencional para hacer que la figura central parezca un hombre. En el lado izquierdo de la imagen, sentado en el extremo de la mesa, aparece lo que parece ser un hombre de barba larga partiendo el pan, como en la Eucaristía. El género de este personaje también es muy debatido, ya que algunos argumentan que la barba también fue el resultado de la manipulación.

Mujer con velo de Steven Zucker & # 8211 Flickr

Además del Fractio Panis, otros frescos de las Catacumbas de Priscilla ilustran misteriosos personajes femeninos en posiciones generalmente reservadas a los hombres. El Cubículo de la mujer con velo, como su nombre indica, alberga una imagen de una mujer con velo que levanta los brazos en oración. En los lados izquierdo y derecho de la mujer hay imágenes que no hacen referencia a ningún pasaje de la Biblia y son diferentes a otros frescos cristianos encontrados en las catacumbas romanas. Esto ha llevado a los arqueólogos a concluir que las figuras que rodean a la mujer son episodios de su vida, aunque nadie sabe quién fue.

Cubículo de la mujer con velo de Boris Doesborg & # 8211 Flickr

Visita las catacumbas

Las catacumbas de Priscilla están abiertas desde De 9 a. M. A 12 p. M. y de 2 p. M. A 5 p. M., excepto los lunes, cuando las catacumbas están cerradas. La última visita de la mañana comienza a las 11:30 am y la última visita de la tarde comienza a las 4:30 pm.

Las entradas se venden en la taquilla de las catacumbas por € 8.

Los niños de 7 a 16 años, estudiantes de primaria y secundaria en viaje escolar, estudiantes de Arqueología, Arquitectura, Historia del Arte y Estudios Culturales y sacerdotes, religiosos, seminaristas y novicios, tienen acceso a boletos con descuento.

Las entradas con descuento cuestan 5 €.

Niños hasta 6 años personas con discapacidad y sus alumnos ayudantes del Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana profesores, maestros y catequistas acompañantes de grupos guías turísticos e investigadores titulados que emitan solicitud a la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada, ingresan gratis.

Entrada de las catacumbas en Via Salaria, 430 por Andy Rusch & # 8211 Flickr

Las catacumbas de Priscilla se encuentran en Via Salaria, 430

Si te diriges a las catacumbas por autobús, toma el líneas 63 y 83 desde el centro de la ciudad, o líneas 92 y 310 desde la estación Roma Termini.

El lugar de enterramiento es un Caminata corta lejos de las estaciones de metro S. Agnese Annibaliano y Libia.

Ah, y no olvides llevar contigo una chaqueta. La temperatura dentro de las catacumbas es de unos 13 ° C.

Mariana

Mariana es una periodista apasionada por el mundo y la historia de la humanidad. Para ella, Roma es una fuente inagotable de inspiración donde las personas se vuelven tan eternas como la ciudad. Siempre está deambulando por sus ruinas, catacumbas, monumentos, museos y galerías de arte, y le encanta escribir sobre lo que ve. Por la noche, se la puede ver fácilmente saltando de bar en bar, siempre con una buena cerveza italiana en la mano.


La Palabra & # 8220Catacumbas & # 8221

La mayoría de los cristianos se sorprenden cuando les digo que no se mencionan las catacumbas en los escritos de los primeros cristianos. Eso es porque los primeros cristianos no se referían a estos lugares de enterramiento como las & # 8220 catacumbas. & # 8221 Simplemente los llamaban & # 8220 cementerios & # 8221.

Sin duda se estará preguntando: & # 8220 ¿De dónde vino la palabra & # 8220catacumbas & # 8221? & # 8221 Originalmente era simplemente un término geográfico, sin tener nada que ver con los primeros cementerios cristianos. Los mapas antiguos llevaban la notación, & # 8220ad catacumbas, & # 8221 para un área alrededor de la Vía Apia donde la tierra se hundía, donde había huecos. Ad catacumbas es simplemente latín para & # 8220cerca del hueco. & # 8221 El nombre de la región estaba allí antes de que los primeros cristianos construyeran sus cámaras funerarias subterráneas.

Ahora, no muy lejos de la Catacumba de San Calixto, hay otro cementerio subterráneo que lleva el nombre de un santo cristiano llamado Sebastián. Bueno, a finales del siglo IV y V, muchos peregrinos vinieron a Roma para ver estas cámaras funerarias subterráneas. Y se hicieron mapas y guías para estos peregrinos. En estas guías y otros documentos, el cementerio de Sebastián recibió este nombre: & # 8220Cymiterium Catcumbas ad sanctum Sebastianum via Appia. & # 8221 Este nombre solo indicaba la ubicación de este cementerio, siendo uno de los cementerios ubicados en la región de las catacumbas a lo largo de la Vía Apia.

De alguna manera, durante la Edad Media, principalmente por ignorancia, la gente comenzó a referirse a todos estos cementerios subterráneos como & # 8220catacumbas & # 8221. Y así fue como empezó el nombre.

CD: La verdad sobre las catacumbas

70 min. Disco compacto de audio

David Bercot ¿Se reunieron realmente los primeros cristianos en las catacumbas? ¿Se escondieron allí durante la persecución? ¿Por qué se construyeron las catacumbas? ¿Qué nos dicen las pinturas de las paredes de las catacumbas? En este cd de audio, Bercot analiza la desinformación popular sobre las catacumbas y responde las preguntas que la mayoría de la gente hace sobre las catacumbas. 70 min. Disco compacto de audio


Una breve historia de las catacumbas de París

¿Alguna vez has oído hablar de las catacumbas de París? ¡Es probable que lo haya hecho si se ha topado con este artículo! Las catacumbas tienen una reputación bastante espeluznante, ya que son, después de todo, un cementerio masivo para los parisinos que han muerto en la ciudad a lo largo de los años.

Las catacumbas están ubicadas debajo de la ciudad de París y son un enorme laberinto de huesos viejos, cámaras secretas y túneles antiguos. París es un lugar hermoso, pero la ciudad también tiene un lado macabro. ¡No hay muchos lugares en el mundo que hayan convertido un cementerio subterráneo en una atracción turística!

Hoy les voy a contar un poco más sobre la historia de las Catacumbas de París. Entonces, si te gusta la historia, París y los cementerios ... ¡has venido al lugar correcto!

INFORMACIÓN PRÁCTICA PARA VISITAR LAS CATACUMBAS
CUOTA DE ENTRADA: 13 EUROS
HORARIO DE APERTURA: TODOS LOS DÍAS EXCEPTO LUNES 10 AM-8: 30PM
DIRECCIÓN: 1 AVENUE DU CORONEL HENRI ROL-TANGUY, 75014 PARIS
ESTACIÓN DE METRO: DENFERT-ROCHEREAU / MOUTON-DUVERNET
SITIO WEB

¿Por qué se construyeron las catacumbas?

Grabado que representa el cementerio de los Santos Inocentes en París, alrededor del año 1550 por
Theodor Josef Hubert Hoffbauer & # 8211 WikiCommons

París no siempre ha sido la ciudad elegante y cosmopolita que es hoy. En general, las principales ciudades europeas de antaño eran conocidas por estar sucias y abarrotadas. Pero, si quería encontrar un trabajo en Francia en los siglos XVI, XVII y XVIII, tenía que dirigirse a la capital. Curiosamente, esta noción sigue siendo bastante cierta hoy en día.

Para cuando llegó el siglo XVIII, incluso los cementerios de París comenzaban a estar abarrotados. Los médicos comenzaron a darse cuenta de que incluso eran responsables de muchas enfermedades diferentes que estaban surgiendo en la ciudad.

El cementerio de los Santos Inocentes fue el que planteó la mayoría de los problemas, ya que estaba ubicado en el centro de la ciudad y era el cementerio más grande de París en ese momento. También era el cementerio más antiguo de París y, a menudo, se había utilizado como fosa común. Eso significaba que había una tonelada de cuerpos en descomposición allí. No quiero llevar ese gráfico con todos ustedes, pero ¿pueden imaginar el hedor que debe haber emanado del sitio? ¡Qué asco!

Como una forma de aliviar a la ciudad del oder y la enfermedad que salía del cementerio de los Santos Inocentes, la ciudad de París llegó a la conclusión de que era necesario cerrar el cementerio. Ahora la pregunta era: & # 8220 ¿dónde colocamos todos estos cuerpos? & # 8221 La respuesta llegó en un sistema de antiguas canteras, ubicadas en una ciudad a las afueras de París llamada Montrouge. Las canteras se extendieron a un montón de túneles que se ubicaron debajo de París.

Y así en 1785 comenzó un proyecto masivo para transportar los cuerpos desde el cementerio a las canteras. Para evitar molestar a los habitantes de la ciudad, la mayor parte del proyecto se llevó a cabo de noche. Hubo una pequeña ruptura en las transferencias durante la Revolución Francesa, pero el proyecto continuó hasta 1814.

Las catacumbas están abiertas al público

Las catacumbas de París (Catacumbas de París) por Jorge Láscar & # 8211 Flickr

Hay algo en la arquitectura parisina que es tan emblemático de la ciudad. Espera, no es just algo, ¡es cierto! París cuenta con un estilo arquitectónico muy particular, que se llama haussmanniano.

En 1840, Napoleón III decidió embarcarse en un proyecto que cambiaría el rostro de París para siempre. Consiguió la ayuda del prefecto de Sena, el barón Haussmann (lo que explica el nombre del estilo arquitectónico), y juntos renovaron la ciudad. Eso significó que se instalaron grandes bulevares, se construyeron nuevos edificios y se instalaron nuevos cementerios.

Aunque el cementerio de los Santos Inocentes había estado cerrado durante años en este punto, todavía había algunos cuerpos que debían ser retirados y colocados en las canteras. En 1860, la nueva ciudad fue nombrada & # 8220Paris Municipal Ossuary, & # 8221 y fue bautizada & # 8220Catacumbas & # 8221 gracias al reciente descubrimiento de las Catacumbas Romanas en Italia.

Mucho antes de la remodelación de Napoleón III y el barón Haussmann, en 1809, las Catacumbas se abrieron al público solo con cita previa. Pero, antes de que se pudiera abrir el sitio, se necesitaba hacer mucho trabajo para que fuera seguro ingresar. Como puede imaginar, cuando los huesos viejos se transfirieron por primera vez a las canteras, se arrojaron allí de una manera bastante desordenada.

Podemos agradecer a un inspector llamado Héricart de Thury por las mejoras. En 1810, Thury rediseñó las catacumbas, convirtiendo el sitio de un cementerio subterráneo en un monumento que tanto los parisinos como los turistas podían visitar. Hoy, las Catacumbas están completamente abiertas al público y no requieren una cita especial.

¿Qué pensaban los parisinos de las catacumbas?

Famoso fotógrafo parisino Nadar & # 8217s autorretrato en las catacumbas, 1861 por Nadar & # 8211 WikiCommons

Las catacumbas se convirtieron en un destino popular para los parisinos y turistas tan pronto como se abrieron al público. Al principio, solo los parisinos más privilegiados podían ingresar al sitio. En 1787, el conde de Artois (que se convertiría en el rey Carlos X de Francia) visitó las catacumbas.

Una vez completadas las renovaciones, el público pudo visitarlo dentro del horario de apertura a partir de 1815 en adelante. ¡Las catacumbas fueron un éxito instantáneo! De hecho, en 1830 se restableció la regla de visitas con cita previa, debido al daño que causaron todos los visitantes en los últimos 15 años.

Las Catacumbas cerraron durante 17 años desde 1833-1850, porque la Iglesia se opuso a exhibir restos humanos. Los parisinos no estaban muy contentos con esta iniciativa, y en 1850 el sitio reabrió, pero solo 4 veces al año.

Debido a la creciente demanda pública, en 1867 el gobierno decidió abrir las Catacumbas una vez al mes para los visitantes. En 1874, el entumecimiento se incrementó a visitas quincenales, y luego el sitio se abrió una vez por semana durante las Ferias Mundiales de 1878, 1889 y 1900 que tuvieron lugar en París. Poco después de la Exposición Universal de 1900, el monumento parisino fue reabierto a las visitas diarias. ¡La gente no se cansaba de las catacumbas!

¿Vale la pena visitar las catacumbas hoy?

Mapa de las catacumbas visitables, elaborado por el IGC (Inspection Générale des Carrières) en 1858 & # 8211 WikiCommons

La respuesta corta aquí es sí, ¡vale la pena visitar las catacumbas hoy! Realmente dudé en bajar yo mismo por primera vez, ya que no soy el mayor fanático de los espacios pequeños, la oscuridad y caminar entre huesos. Pero estoy aquí para decirles que si yo (el más débil de todos los tiempos) disfruté visitando las Catacumbas, ¡cualquiera lo hará!

Aunque las Catacumbas se han convertido en un importante destino turístico, es importante recordar que de hecho es un cementerio. Ese es otro motivo para ir: rendir homenaje a todas las personas que han encontrado allí su lugar de descanso.

Definitivamente debería considerar visitar las Catacumbas con uno de nuestros guías locales expertos. Ofrecemos un recorrido a pie sin colas especial por las Catacumbas de París, donde podrá explorar las Catacumbas de París y los huesos de los 6 millones de parisinos que descansan bajo tierra. Gracias a tu guía, podrás saltarte las largas colas. También tendrás acceso a todos los lugares que están abiertos al público en las Catacumbas.

Además de otras cosas, descubrirás por qué en una ciudad conocida por sus cementerios, estos cráneos y huesos se amontonan bajo tierra por millones, ¡y aprenderás cómo París ha manejado a los muertos durante más de 2000 años!

Conclusión

¡Espero que hayan disfrutado aprendiendo más sobre la historia de las Catacumbas de París! Como tantas cosas en esta ciudad, hay una historia detrás que merece ser contada.

Si está interesado en unirse a otro de nuestros recorridos a pie, haga clic aquí para ver todas las opciones y hacer su reserva.

  1. El mejor libro de viajes: Rick Steves & # 8211 París 2020& # 8211 Más información aquí
  2. Lonely Planet Paris 2020 & # 8211 Más información aquí

Equipo de viaje

  1. Mochila ligera Venture Pal & # 8211 Más información aquí
  2. Samsonite Winfield 2 28 & # 8243 Equipaje & # 8211 Más información aquí
  3. Swig Savvy & # 8217s Botella de agua con aislamiento de acero inoxidable & # 8211 Más información aquí

Consulte la lista de los más vendidos de Amazon para conocer los accesorios de viaje más populares. A veces leemos esta lista solo para averiguar qué nuevos productos de viaje está comprando la gente.

Molli

Molli es un escritor que vive y respira París. Cuando no está escribiendo, la puedes encontrar en un café con un café en la mano y la nariz en un libro. ¡También le gusta leer y dar largos paseos por la playa, ya que creció junto al mar!


Una ciudad antigua debajo de Roma: visitando las catacumbas de Priscilla

Cualquier visitante de Roma querrá ver y explorar los lugares históricos y culturales populares: el Coliseo, el Foro, la Fontana de Trevi y, por supuesto, el Vaticano. Pero una gran parte de la historia antigua de la ciudad en realidad se encuentra bajo tierra en los túneles o catacumbas bordeados de tumbas que se tejen bajo las calles de Roma.

La ciudad cuenta con más de 40 catacumbas que se extienden a lo largo de cientos de kilómetros y nos hablan de las costumbres y tradiciones fúnebres de los antiguos romanos y primeros cristianos. Muchas de estas catacumbas están abiertas al público, incluidas las Catacumbas de Priscilla.

Anuncio publicitario

La palabra catacumba fue utilizado por los arqueólogos para describir los extensos cementerios subterráneos y cubicula o pequeñas habitaciones que se encuentran a lo largo de sus galerías y pasillos ramificados. También se piensa que catacumba se refiere a un lugar cercano a la Vía Apia llamado Catacumbus, que significa “cerca de las hondonadas”.

Las catacumbas fueron talladas en toba - una piedra volcánica suave y porosa que es sorprendentemente fuerte. Desde principios del siglo II hasta el siglo V d.C., fossores o trabajadores especializados construyeron estas maravillas subterráneas que se convirtieron en el lugar de descanso final para muchos mártires cristianos, así como ciudadanos judíos y paganos.

Anuncio publicitario

Las necrópolis subterráneas de Roma fueron olvidadas por la Edad Media debido a la práctica de bloquear las vías de entrada para evitar el robo por parte de los cazadores de reliquias. Fueron redescubiertos en el siglo XVI d.C. cuando el arqueólogo nacido en Malta, Antonio Bosio (1576 - 1629 d.C.), se dio cuenta de la importancia de un camino de entrada con el que se tropezó a lo largo de la Via Salaria en 1578 d.C.

En 1593 d.C., Bosio descendió al laberinto de las catacumbas de Domitila, convirtiéndose en la primera persona en explorar sistemáticamente las catacumbas de Roma. Se le ha llamado el "Colón de las Catacumbas", y su libro Roma Sotterranea, que se publicó póstumamente en 1632 EC, estableció la disciplina de la arqueología cristiana. Desafortunadamente, algunas de las catacumbas que exploró han sido destruidas desde entonces.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

¿POR QUÉ SE CONSTRUYERON LAS CATACOMBAS?

En el siglo II d.C., Roma se enfrentó al doble problema de superpoblación y escasez de tierras. La ciudad se estaba construyendo hacia arriba y muchos edificios tenían cuatro o cinco pisos de altura. Los entierros no estaban permitidos dentro de las murallas de la ciudad y los primeros cristianos no estaban de acuerdo con la costumbre pagana de incinerar los cuerpos de sus muertos, por lo que los cementerios subterráneos comunales ofrecían una solución práctica.

Lo suave toba significaba que las catacumbas de varios niveles eran relativamente fáciles de construir. Los cementerios de sotobosque podrían construirse para alcanzar una altura de cinco metros y con miles de nichos horizontales o lóculos para acomodar cuerpos. Loculi estaban apilados uno encima del otro en el toba paredes.

Anuncio publicitario

Para los ciudadanos romanos ricos, cubicula podría excavarse para que una familia sea enterrada junta. Dentro de cubicula, las tumbas empotradas en la pared podrían decorarse con frescos.

Una de las primeras y más antiguas catacumbas redescubiertas en el siglo XVI EC son las Catacumbas de Priscilla. Estas catacumbas se conocen como las regina catacumbarum, o la reina de las catacumbas, debido a la gran cantidad de mártires y papas enterrados allí.

Anuncio publicitario

LAS CATACUMBAS DE PRISCILLA

Las Catacumbas de Priscilla es el cementerio paleocristiano mejor conservado de Roma y se excavó originalmente entre los siglos II y V d.C. Están ubicados debajo del extenso parque Villa Ada en Via Salaria, una antigua carretera que sale de Roma hacia el norte.

La entrada moderna a estas catacumbas es por una escalera de caracol de mármol en el convento de las Hermanas Benedictinas de Priscilla. La rica noble cristiana Priscilla (siglo I d.C.) fue una benefactora de la comunidad cristiana y donó la tierra, originalmente un toba cantera, bajo la cual se excavaron las catacumbas.

Priscilla era la esposa del cónsul romano, Manius Acilius Glabrio (91 EC), y madre del senador romano Saint Pudens. Se dice que los tres fueron mártires cristianos: Glabrio fue obligado a luchar contra un león por orden del emperador Domiciano (r. 81-96 EC) y luego fue ejecutado, San Pudens fue martirizado bajo Nerón (r. 54-68 EC) Priscilla también fue martirizada por su fe cristiana y enterrada en la tierra que ahora ocupa el convento.

Anuncio publicitario

En 313 EC, el emperador Constantino emitió el Edicto de Milán que estableció permanentemente la tolerancia religiosa para el cristianismo. Desde el siglo IV d.C., hubo un gran deseo de ser enterrado con los mártires en las catacumbas. El Papa Marcelino (r. 296-304 EC) yace en las catacumbas de Priscilla, otra víctima de la persecución bajo Diocleciano, junto con Pudenziana, hija de San Pudente. Aunque se ha sugerido que Pudenziana se refiere a la casa de Pudens, más que a un mártir cristiano específico.

ICONOGRAFÍA CRISTIANA TEMPRANA

Las catacumbas de Priscilla son una red de túneles con poca luz que se extienden a lo largo de ocho kilómetros por debajo del parque Villa Ada. Alrededor de 40.000 tumbas están apiladas y, en algunos puntos, estas catacumbas alcanzan tres pisos.

Después de bajar la escalera de mármol, lo primero que notará es el aire fresco y mohoso al entrar en un pasillo estrecho que conduce a las catacumbas. Los techos son bajos y el piso de tierra es rugoso en algunos lugares. Las bombillas están colgadas a lo largo del techo y se sabe que parpadean. De hecho, el poder puede verse interrumpido dejándolo en la más absoluta oscuridad, ¡una sensación bastante espeluznante! Si no le gustan los espacios reducidos, tal vez disfrute de un día en el hermoso parque Villa Ada.

No hay cuerpos ni huesos en estas catacumbas. A mediados del siglo XVII EC, tanto el Papa Inocencio X (r. 1644-1655 EC) como Clemente IX (r. 1667-1669 EC) enviaron cazadores de tesoros para saquear las tumbas. No fueron tan minuciosos como quizás se esperaba porque se encontró un gran colgante de camafeo de ónix blanco y marrón en el tercer piso en 2018 EC. The cameo has been dated to the 4th century CE and shows the profile of a woman wearing a draped, embroidered gown.

On the first level, empty lóculos are to the left and right of the passageways, with the smaller niches being for children. Sometimes the passageways are so tight that your shoulders will touch the tufa walls on both sides.

Loculi were the most common type of tomb and were principally for the poor. The bodies were laid within them, wrapped in a shroud and sprinkled with lime to slow the normal process of decay and to control odours. The tomb was then closed up using marble, terracotta tiles or plaster.

Also on this level are cubicula y arcosolia, as well as the tombs of martyrs. The oldest Christian art can be found here as there are many stone inscriptions marked with the Greek word for fish - Ichthys - a symbol used by the early Christians. Ichthys is an acronym, a word formed from the first letters of several words, and it stands for "Jesus Christ God's Son Saviour”. You will also find many touching inscriptions left by the ordinary citizens of Rome in memory of a departed loved one. One such inscription reads: “You were a sweet son”.

Along the passageways and tunnels, there are also niches that would have contained oil lamps to light the way for workers and visiting families.

Biblical scenes can be seen on some of the walls and ceilings, particularly in a square chamber called Capella Greca or the Greek Chapel, known for its Pompeian-style paintings, faux marble and stucco work. The Greek Chapel has three niches for sarcophagi and a long seat for funeral banquets, which were held at the tombs in honour of the dead. These feasts were called refrigeria o agapae.

commonswiki (Public Domain)

There is a controversial fresco in this chapel that dates back to the first half of the 2nd century CE. Fractio Panis (or 'The Breaking of the Bread') is the name of this rich illustration that shows seven figures seated at a long table laden with bread and fish. The fresco is found on the face of the arch above the altar tomb and is reminiscent of The Last Supper. The assumption has long been that the figures depicted are male, but recently, this has been called into question by Nicola Denzey Lewis, a professor of religious studies at Rhode Island's Brown University.

Denzey Lewis suggests that the figures are wearing female clothing and that the middle figure is leading a religious ceremony or funeral banquet. This would imply that women played a larger role in the early church than previously assumed.

commonswiki (Public Domain)

The Priscilla catacombs are also believed to have a 3rd century CE fresco of the Virgin Mary, which is considered to be the oldest known Marian painting still in existence. Dated from between c. 230 and c. 240 CE, the fresco depicts Mary who appears to be nursing the infant Jesus on her lap. It is the only Marian image that pre-dates the 431 CE Council of Ephesus, which officially recognized Mary as the mother of God.

One of the most informative scenes is that of The Good Shepherd (c. 225 CE). We are familiar with the image of Christ as a humble shepherd or protector watching over his flock, as it is an established part of Christian art. But there are also pre-Christian images that show a man with a goat or ram slung across his shoulders. The early Christians adapted this imagery, and in a shallow dome of a ceiling in the catacombs of Priscilla, you will see this early adaptation in a large painting that shows Christ surrounded by three goats. He carries one of the goats over his shoulders and it has been suggested that the painter was familiar with Roman sculpture because Christ's stance is contrapposto. This term refers to a pose where one leg holds the body's full weight and the other leg is relaxed, while the hips and shoulders rest at opposite angles, giving a slight S-curve to the torso. A painting or representation of a man carrying a goat or ram is referred to as criophore o kriophoros.

The Good Shepherd painting also displays paradise imagery with two doves clutching olive branches (representing peace and the Holy Spirit) and the peacock, which was an early Christian symbol of resurrection, renewal, and immortality. Ancient legend said that the flesh of a peacock did not decay and so it represented eternal life.

This early Christian art focused on the teachings of Christ and adapted from pagan art the notion of a shepherd guarding his flock. It is only from the 4th century CE that we start to see artwork showing the crucifixion and resurrection of Christ.

A final stop on any visit to the catacombs of Priscilla is the Cubiculum of the Veiled Woman. In this room, there is a fresco (250 CE) on a back wall showing a woman wearing a rich purple garment and a veil, with her hands raised in the position used by priests for public worship. The garment is similar to a liturgical gown and once again raises the issue of the role of women priests in the early church.

HOW TO GET TO THE CATACOMBS OF PRISCILLA

There are a number of ways to reach these beautiful and peaceful catacombs. You can travel by underground on metro line B from Stazione Termini (Termini Station) and stop at Annibaliano. It is just a few minutes' walk from the station to the Priscilla catacombs.

If you would like to make a day of it, you can travel to Bologna, which is the third stop on metro line B from Termini. This is not to be confused with the city of Bologna in the north of Italy. Have a look around the town and its piazza or town square before walking for approximately 2.5 miles via Circonvallazione Nomentana to the catacombs.

To travel by bus, you would take line 86, 92 and 310 from Termini or 63 from Piazza Venezia / Largo Argentina / Barberini.

You are not allowed to take photos in the catacombs and you should note the two important words on the sign at the entrance to the Catacombs of Priscilla – Silenzio, y Rispetto. Silence, and Respect.

TAKE A VIRTUAL TOUR

No need to go to Rome though. You can enjoy a virtual tour of the Catacombs of Priscilla, thanks to Google Maps.


Roman Catacombs: the history

Pero el catacombs are so much more than this: they stand as a testimony to the faith of the very first Christians, who sought to immortalize their favorite passages of the Bible in beautiful fresco paintings that we can still admire in the decorations of the so called cubicula.

los cubicula (literally "rooms") are the funeral chapels that we often encounter when we visit the catacombs. These special rooms, deeply excavated from the rock, were probably more expensive than the other areas of the catacombs - their floors were often paved with marble (such as in the so-called Cubicula of the Sacraments en el catacomb of St. Calixtus), whilst paintings embellished the walls even the graves themselves were often elaborately designed, complete with arches.

It is in these beautiful chapels that we find the most significant paintings, amongst the most ancient in the entire history of Christianity. But what can we see in these very first Christian images? What do they depict?

Given the peculiar nature of the catacombs, one might expect to find dark and funereal images, referring to ideas of death and grief interestingly enough, however, it is quite the opposite. The walls of the catacombs were often painted in white, to help reflect and amplify the scarce light of the torches lit by occasional visitors, and amongst the paintings we often find plants, flowers and birds. Communicating a sense of peace and tranquility, they probably allude to the bliss of souls living their eternal life in Paradise, surrounded by every possible delight.


Inside the catacombs, buried history ties Jews to ancient Rome

ROME — Aristocratic Roman families have chosen the scenic environs of the Via Appia to build their villas for centuries. Shrouded by lush gardens and trees, the mansions near the 2,000-year-old road connecting Rome with Southern Italy still stand majestically. The ancient neighborhood is surrounded by archeological sites, lawns littered with remains of columns and ruins of timeworn buildings.

In 1859, then-owners of one estate, the Randanini family, made an extraordinary discovery while preparing to plant a vineyard — an ancient catacomb from Roman times.

Catacombs (underground cemeteries) are quite common in the area of the Via Appia. The very word “catacomb” derives from the Latin expression ad catacumbas, “to the caves,” that originally designated the nearby Christian underground cemetery that came to be known as San Sebastiano Catacomb.

But the Catacombe di Vigna Randanini is unique compared to the dozens of Christian catacombs in the city: only a few meters into the site, in a cramped, painted chamber, a large brick-red menorah is silhouetted against the upper part of the wall in stark contrast to the stone and earth surroundings.

To reach the menorah’s chamber, visitors must descend into the ground. With flashlights as the only source of illumination, the small staircase that separates the bright summer day from the dark, cold gallery is like a time machine to Ancient Rome.

Over the centuries, robbers and explorers have stripped this catacomb of most its content — the bones of those who were buried here, the decorations, the objects left by the mourners. But the hundreds of loculi (burial niches) excavated in the walls are still in situ, together with dozens of inscriptions, fragments of artifacts, and evocative frescoes which bear witness to how Roman Jews lived and died 1,800 years ago.

“The chamber with the painted menorah was the private chapel of a prominent family. There used to be a sarcophagus for the head of the family,” caretaker Alberto Marcocci tells The Times of Israel.

Marcocci is 84 years old. He spent 40 years working at the Superintendence of Cultural Heritage, with a specialty in the field of catacombs. Since his retirement in 1992, he has taken care of the Vigna Randanini Catacombs on behalf of the Marquis del Gallo di Roccagiovine. The family, who can number Napoleon Bonaparte among their ancestors, currently owns the catacomb as well as the estate above, under the oversight of the Superintendence in collaboration with the Jewish Community of Rome.

At the time of its discovery, the Vigna Randanini site was the second Jewish catacomb to be unearthed in Rome. Later on, more Jewish catacombs would come to light, but of the six found, only two are still accessible.

Marcocci knows every corner of the Vigna Randanini catacomb and takes care that the structure remains solid. He also accompanies visitors. But the site, which numbers around 2,000 tombs, is not easily accessible. It can accommodate only small groups of people (not more than 10 at a time), the ground is uneven and there is no lighting system.

While those who are interested are able to book a visit around once a month, in honor of the Extraordinary Jubilee of Mercy decreed by Pope Francis, the catacomb was opened for two extra days in May and June, thanks to the efforts of the Italian Ministry of Cultural Heritage, the Superintendence and the Jewish community.

The organizations are planning more open days in September and October as part of the program of the Jubilee Cultural Routes.

Upon deeper exploration, a few meters past the painted chamber — one of four that can be found in the catacomb — is another powerful symbol of the catacomb’s Jewish origin.

“Here was buried a four-year-old girl, Neppia Marosa,” Marcocci explains, pointing out a marble plaque. “Look at the carved symbols: there is a menorah, the small oil jug to refill it, a palm tree, an etrog, a shofar.”

Rome’s contemporary Jews recognize the importance of these symbols.

‘The Jewish catacombs are a source of pride since they attest to our presence in Rome since far-off times’

“The Jewish catacombs are a source of pride for our Jewish community, which is often referred to as one of the most ancient of the Diaspora, since they attest to our presence in Rome since far-off times,” Chief Rabbi of Rome Riccardo Di Segni said during a conference on the topic in 2012.

“The catacombs belong to a very specific period in the history of Judaism, when the verse ‘For dust you are, and to dust you shall return’ (Bereshit 3, 19) was fulfilled not by burying the dead in the ground, but in the loculi excavated in the stone,” Di Segni added, explaining what it is possible to learn about the Jewish life of that times.

“There are no references to rabbinical figures, but many inscriptions mention scribes and arcontes, who were comparable to community presidents,” Di Segni said. “Moreover, it is interesting to see that all inscriptions are in Latin or Greek, with no Hebrew. Most of the names are not Jewish, and along with the Jewish symbols, there are many paintings or symbols that are either mysterious or definitely not Jewish. Therefore, we are probably speaking of a community very assimilated in the general society.”

Among the paintings referred to by Di Segni are the frescoes in the other three private chapels (or cubicula) in Vigna Randanini, where the walls are decorated with plants, animals, and even pagan figures.

Why there are such symbols in a Jewish cemetery remains a mystery, scholar Jessica Dello Russo from the International Catacomb Society says in a Skype conversation with The Times of Israel.

‘I couldn’t tell you what these people believed in’

“Aside from the menorah chamber, the other three chambers do not bear any significant Jewish sign,” Dello Russo explains. “The paintings are interestingly neutral, they feature the most generic kind of Roman sentiment connected to paradise — flowers, birds, the goddess of fortune Tyche. They are symbols which everyone used in that times. I couldn’t tell you what these people believed in.”

Another possible hint at the Jewish identity of Vigna Randanini is the strong presence of a specific type of burial niche, called koch.

"Los kochim are shafts that go directly into the wall in a perpendicular direction, not parallel as you find in the vast majority of catacombs. They are very common in Israeli archeology, and for this reason many have taken them as evidence of Jewishness, but actually kochim have been found also in non-Jewish tombs in Palmyra and Northern Africa, as well as in Israel. Therefore, they are not necessarily a proof of a specific ethnicity. We need further studies on the issue,” Dello Russo points out.

“If it weren’t for the inscriptions, with the Jewish symbols they bear, but also the particular epitaphs and formulas that are used in them, like ‘lover of people’ ‘lover of laws’ ‘student of laws’ it would be very hard to identify the site as Jewish,” she added.

Dello Russo highlights that a vast part of the site, as well as the original entryways, are not currently accessible, leaving scholars with many questions.

“The catacomb, which is datable between the 3rd and the 4th century CE, stands on a pre-existing burial site. Whether it was pagan, Jewish or other, we don’t know. Vigna Randanini is still virgin territory. It would be wonderful to look at it more closely.”

Do you rely on The Times of Israel for accurate and insightful news on Israel and the Jewish world? If so, please join The Times of Israel Community. For as little as $6/month, you will:

  • Apoyo our independent journalism
  • Disfrutar an ad-free experience on the ToI site, apps and emails and
  • Gain access to exclusive content shared only with the ToI Community, like our Israel Unlocked virtual tours series and weekly letters from founding editor David Horovitz.

Estamos muy contentos de que hayas leído Artículos de X Times of Israel en el último mes.

Es por eso que venimos a trabajar todos los días, para brindar a lectores exigentes como usted una cobertura de lectura obligada sobre Israel y el mundo judío.

Entonces ahora tenemos una solicitud. A diferencia de otros medios de comunicación, no hemos instalado un muro de pago. Pero como el periodismo que hacemos es costoso, invitamos a los lectores para quienes The Times of Israel se ha vuelto importante a ayudar a apoyar nuestro trabajo uniéndose a Comunidad de The Times of Israel.

Por tan solo $ 6 al mes, puede ayudar a respaldar nuestro periodismo de calidad mientras disfruta de The Times of Israel. LIBRE DE ANUNCIOS, además de acceder a contenido exclusivo disponible solo para los miembros de la comunidad Times of Israel.